Condenados a la salvación

La lunática campaña de vacunación masiva, si bien no obligatoria stricto sensu, pero no exenta de fuerte coacción directa y amenaza indirecta, tiene, si bien se mira, ribetes, connotaciones y aristas religiosas. Y, por supuesto, discriminatorias como se puede ver, aún más claramente, en la extensión del pasaporte covid o sanitario que no es sino una forma más de forzar a la gente a que se vacune si quiere viajar o, simplemente, entrar en un restaurante o un teatro, que hasta ese extremo llega la paranoia.

Recuerda las medievales «limpiezas de sangre» donde se distinguía entre «cristianos viejos» y «nuevos», esto es, entre quienes no tenían mácula de sangre en sus venas, léase judía o mora, y quienes eran moriscos o judíoconversos, o sea, cristianos de segunda categoría. Lo que no era óbice, en una muestra de hipocresía, para que judíos adinerados o preparados y formados profesionalmente ocupasen elevados puestos de la administración de la Corona. Igual que si eres «famoso» puedes sortear ese pasaporte y desplazarte a cualquier punto del globo.

Tenemos, pues, una clara muestra de discriminación social que el lector puede trasladar a los judíos marcados en la época nazi antes de los campos de concentración.

Volviendo a la vacunación no nos resistimos a compararla con los bautismos forzosos de otras épocas de conquistas ya periclitadas. Si a la fuerza ahorcan, como suele decirse, lo mismo cabría decir que «a la fuerza bautizan-vacunan». Si en los tiempos coloniales se bautizaba bajo la amenaza de la espada, ahora te bautizan ya recién nacido (salvo que seas anabaptista) y te vacunan bajo la más absoluta de las desinformaciones y con la severa admonición de un sumo sacerdote que viste la bata blanca de la llamada comunidad científica con sus inquisidores en la que no creemos, sometida a intereses espurios, pero sí en la Ciencia.

Y así tenemos que de igual modo que se bautiza al recién nacido, se ha llegado a oír la criminal intención de vacunar a criaturas de meses. Imagina uno la siuación tragicómica del padre que lleva a su hijo/a al Registro Civil y el funcionario le pregunta: ¿Religión? «Católica», responde. ¿Vacunado? «Por supuesto», responde casi ofendido por la duda. Se permitiría incluso que el padre dijera que no tiene religión a que confesara el grave delito de no haberse vacunado, esto no. Sería un atentado a la Humanidad, un ejercicio de «irresponsabilidad».

Pero lo peor y que no puede soportar una dictadura fascista sanitaria: un acto de desobediencia, un amago de rebeldía. por lo tanto, su destino es el limbo (si no estás bautizado) o el lazareto si eres tratado como un leproso (que, por cierto, no contagian), al manicomio si eres Miguel Bosé o al averno si denuncias y combates la estafa de la pandemia y sus planes de control social (y neomalthusiano en «altruistas» tipo Bill Gates) ante el marasmo y crack del sistema capitalista y sus miserias.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: