Una tanqueta en la sopa

Parece que, oyendo a miembros de la «izquierda» caviar, caniche, o, como se ha dicho siempre, «domesticada», se ha poco menos que «escandalizado» por la presencia de una o varias tanquetas del ejército en la represión de las movilizaciones del sector naval en la bahía de Cádiz.

Se diría que la presencia de las tanquetas son -como dice Pablo Iglesias- un «error» innecesario, quizá antiestético por demasiado vistoso e impresionista: con la presencia de los esbirros uniformados es suficiente. Todos en su papel: unos repartiendo hostias, y otros recibiéndolas, todo perfecto, legal, siguiendo el guión; si se responde a la violencia policial ya sería salirse del guión y cosa de cuatro vándalos. Esto sí que es viejo.

Ven una tanqueta como quien ve una mosca en la sopa y se indignan, o simulan hacerlo, y no dudamos que algunos lo dicen sinceramente. Como si fuera novedoso y «antinatural» en una democracia como la española y tal y tal… Acá subyace un episodio del subconsciente, y es que la presencia de la tanqueta, como un ogro feroz en las calles gaditanas, recuerda los tiempos no tan lejanos de esas mismas tanquetas en las calles de Euskadi reprimiendo manifestaciones independentistas o pro-amnistía. Y eso casi a diario sembrando el terror y la muerte.

En su queja falta la connotación explícita. Vienen a decir: ¿Qué hace ahí una/s tanqueta/s… como en los tiempos de la batalla de Euskadi? Pero callan esto último. Porque sería admitir que aquí nada ha cambiado. Bueno, sí, nosotros sí hemos cambiado.

comentario

  1. Hombre, la verdad –aúnque sea hacernos los frívolos en estos tiempos de cólera– es que nos ha hecho gracia y nos hemos reído –algo hoy en día inusual cuándo entramos en las ‘noticias’– cuándo habéis equiparado –metafóricamente– a los que han criticado a la «tanqueta» de la misma forma que reacciona alguíen cuándo encuentra «una mosca en la sopa»…
    Es verdad.
    Habéis acertado en la comparación!

    Le oímos decir a don Pablo –el Iglesias de capillas abandonadas– que «eso de la tanqueta no daba una buena impresión de España en el extranjero» (¿¡…!?)…Porque hay que admitir que encontrar una mosca en la sopa tampoco le da buena publicidad al restaurante dónde ocurre el hecho… Y quizás el buen don Pablo lleve razón…porque tenemos que procurar, sobre todo, y antes que nada, dar buena imagen, aúnque sea matando al cliente que descubrió al insecto flotando en la sopa antes de que salga a la calle y empiece a desprestigiar al restaurante dónde naufragó el insecto…En un país en el que siguen enterradas como perros decenas de miles de personas en ignotas fosas comunes, esta «sensibilidad tanquetera», esta «susceptibilidad de mosca-sopera», si, nos hace reír…y de tanto reír se nos saltan las lágrimas…en esta España, como decía Leon Felipe, del «polvo y el hacha»…Ay, ya me puse serio en plan «tanquetero». Me voy.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: