Un submarino nuclear estadounidense colisiona en las costas de China

El 2 de octubre el submarino de ataque de propulsión nuclear USS Connecticut se deslizaba sigilosamente por el Mar de China Meridional. Sufrió graves daños en un incidente submarino que la Armada estadounidense ha atribuido a una colisión con otro objeto que no ha querido precisar.

El submarino se averió y tuvo que salir a la superficie cerca de las islas Paracelso, que están a sólo 280 kilómetros de la base de submarinos china de Yulin, en la provincia de Hainan.

El USS Connecticut es uno de los tres únicos submarinos de ataque de la clase Seawolf y, supuestamente, estaba en misión de espionaje. Pueden estar equipados con misiles de crucero Tomahawk de alcance intermedio (1.250-2.500 kilómetros) con ojivas nucleares.

Nos tranaquilizan diciendo que actualmente no los portan porque la Armada ha eliminado su función nuclear.

Que colisione un submarino nuclear estadounidense capaz de aniquilar a su propia tripulación y verter material radiactivo en el Mar de China Meridional, debería ser noticia de primera plana en Estados Unidos, en los países de la OTAN y en el mundo.

No ha sido así porque en el momento actual las noticias están muy controladas, sobre todo cuando se trata de una guerra submarina en las costas de China. Pero conisgnemos que ha habido una excepción: la revista Forbes (*).

La Marina de Estados Unidos tardó cinco días en reconocer el incidente y Tan Kefei, portavoz del Ministerio de Defensa Nacional de China, lo denunció:

“Este incidente también demuestra que el reciente establecimiento de una asociación de seguridad trilateral entre Estados Unidos, el Reino Unido y Australia (Akus) para llevar a cabo la cooperación en materia de submarinos nucleares ha dado lugar a un enorme riesgo de proliferación nuclear, violando gravemente el espíritu del Tratado de No Proliferación, socavando la construcción de una zona libre de armas nucleares en el sudeste asiático y poniendo la paz y la seguridad regionales bajo una fuerte presión.

“Creemos que las acciones de Estados Unidos afectarán a la seguridad de la navegación en el Mar de China Meridional, causarán grave preocupación y malestar entre los países de la región y supondrán una grave amenaza y riesgo para la paz y la estabilidad regionales”.

Estados Unidos sigue con sus provocaciones en el Mar de China Meridional, amenzando con extenderlas por la región del Extremo Oriente.

(*) https://www.forbes.com/sites/craighooper/2021/10/15/hurt-attack-sub-uss-connecticut-faces-new-perils-investigators-and-a-dithering-navy/

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: