Una pandemia de informaciones manipuladas para sembrar el pánico en el mundo entero

Dr. Malcolm Kendrick

Nos dijeron esta semana que en Reino Unido, por lo menos, cualquiera que tuviera una prueba de coronavirus positiva y luego muriera -de cualquier enfermedad- sería registrado como una muerte relacionada con un coronavirus. No importa cuándo murieron.

Eso significa que cualquiera que hubiera podido dar positivo en marzo, sin ningún síntoma de coronavirus, y luego muriera en julio, se registraría en las cifras oficiales como muerto por causas relacionadas con coronavirus. Incluso si fue atropellada por un autobús.

Lo que es aún más extraño es que parece no haber límite de tiempo para esto. Así que podría dar positivo en marzo de 2020, luego morir en marzo de 2040, y aún así registrarse como muerto de coronavirus. Dudo que eso suceda, pero podría suceder.

Para ser honesto, sé que algo muy extraño ha estado sucediendo con los datos de Reino Unido durante algún tiempo. Reino Unido no ha proporcionado ninguna cifra sobre el número de personas que se han recuperado de coronavirus. En casi todos los países se proporcionan cifras sobre el número total de casos, el número total de muertes, el número de casos activos y el número de personas que se han recuperado.

En Estados Unidos, por ejemplo, se han producido casi cuatro millones de casos, más de 140.000 muertes y más de un millón de personas se han recuperado oficialmente. En Reino Unido se han producido casi 300.000 casos, 45.000 muertes, y no se ha registrado ninguna recuperación.

En resumen, en Reino Unido nunca te recuperas del coronavirus. Una vez que lo tienes, se acabó, es para siempre. Esta anomalía ya ha sido reportada, por ejemplo, en The Guardian en junio.

Gran Bretaña constituye una excepción a nivel internacional al no comunicar el número de personas que se han recuperado del coronavirus, junto con las estadísticas sobre muertes y el número de casos identificados.

¿Por qué alguien querría hacer eso? Uno pensaría que el gobierno haría todo lo posible para reducir el número de muertes de coronavirus. Tanto más cuanto que Reino Unido ocupa un lugar bastante lamentable en los cuadros comparativos internacionales. ¿Por qué inflar deliberadamente sus cifras?

Sin embargo, no sólo Reino Unido está exagerando el número de muertes de coronavirus. Un lector de mi blog me envió un análisis de los consejos de la OMS sobre la certificación de las muertes, que parece ser exacto. En su análisis:

1. Si mueres de cualquier cosa y se sospecha que podrías tenerlo, sin hacer pruebas y quizás sólo porque se supone que todo el mundo lo tiene, entonces el coronavirus aparece en el certificado de defunción como la principal causa de muerte. Básicamente… a menos que el paciente muera de algo que sea repentino y no pueda ser una comorbilidad a largo plazo.

2. Si tiene los mismos síntomas que la gripe o la neumonía, debe figurar en la lista como coronavirus y no como debido a una enfermedad similar a la gripe.

3. Cualquier certificado que sea erróneo de alguna manera con respecto a lo anterior debe ser recodificado para cumplir.

4. Bajo ninguna circunstancia deben corregirse los códigos incorrectos de coronavirus.

Para mí, esto suena como una receta para una inflación sistemática del número de muertes, diseñada para rechazar o eludir el juicio clínico.

En Estados Unidos, el Dr. Scott Jensen, médico y miembro del Senado de Minnesota, fue informado por la Junta de Práctica Médica de Minnesota de que está siendo investigado por las declaraciones públicas que hizo.

Se le acusa principalmente de difundir información errónea sobre la emisión de certificados de defunción y de sobrestimar el número de muertes debidas a coronavirus. Además, comparó el coronavirus con la gripe en términos de gravedad. Este consejo se considera “imprudente”.

Sobrestimar muertes debidas al coronavirus y atreverse a afirmar que el coronavirus no es peor que una mala temporada de gripe, conduce a ser eliminado del colegio de médicos.

El senador Scott Jensen es el objetivo de la Junta Médica de Minnesota por hablar sobre el coronavirus

Así que parece que en todo el mundo vemos las mismas cosas. Un intento aparentemente coordinado de sobrestimar dramáticamente el número de muertes causadas por el coronavirus y lo mortal que es.

Por ejemplo, hace unos días una noticia apareció en los titulares de Reino Unido, advirtiendo de cientos de miles de muertes este invierno.

Según los científicos, Reino Unido podría ver alrededor de 120.000 nuevas muertes por coronavirus en una segunda ola de infecciones este invierno.

Cuando se les pide que modelen un escenario “razonable” del peor de los casos, sugieren un rango de 24.500 a 251.000 muertes relacionadas con el virus sólo en los hospitales, con un pico en enero y febrero.

¿De dónde viene esto? Era un modelo, usando exactamente las mismas suposiciones que el creado por el profesor Neil Ferguson del Imperial College de Londres en marzo, que advirtió de 500.000 muertes en Reino Unido. Sólo una décima parte de eso. Probablemente mucho más, porque muchas de las muertes registradas como debidas al coronavirus fueron simplemente erróneas.

¿Hasta qué punto fue precisa su predicción de 120.000 muertes? El profesor Stephen Holgate, que presidió el informe en su momento, dijo: “No es una predicción sino una posibilidad”. Una posibilidad… Tal vez debería ser publicado en el Journal of Possibility Medicine. Un diario en el que la gente simplemente inventa hechos y luego ve cuánta gente corre por ahí aterrorizada.

Lo que está sucediendo ahora mismo es extremadamente inquietante. El coronavirus era ciertamente una enfermedad grave, pero las epidemias de gripe de 1957 y 1967 fueron igual de graves, si no peores, en términos de mortalidad total. Ambos superaron el millón, y al coronavirus le queda un largo camino por recorrer para igualar ese número.

Además, durante estas epidemias, muchos más jóvenes murieron. Con el coronavirus, si tienes menos de 15 años de edad, la probabilidad de morir es de aproximadamente una en dos millones, que es tres veces menor que la probabilidad de ser alcanzado por un rayo.

En toda Europa, el exceso de muertes simplemente ha desaparecido. En ningún lugar se produce un aumento de la mortalidad. Mientras escuchamos sobre las epidemias de muerte por coronavirus en diferentes ciudades, la tasa de nuevas infecciones en estas “epidemias” es menos de una sobre mil. Lo cual no es realmente una epidemia en absoluto.

A pesar de esto, el uso de mascarillas es obligatorio. Cuando el coronavirus despegó, nadie usaba máscara en mi unidad a menos que estuviera ayudando a un paciente, y no había distancia social entre el personal. Hoy en día, se ha decretado que las mascarillas deben ser usadas en todo momento y el distanciamiento social se impone sin piedad. Ahora suena una alarma, y tenemos que limpiar todas las superficies delante de nosotros…

La realidad es que el coronavirus casi ha desaparecido en Reino Unido y Europa. El lento pero inexorable aumento en el número de muertes en Reino Unido se debe al hecho de que cualquiera que dé positivo para coronavirus y muera se registra como muerto por coronavirus.

Sin embargo, a medida que coronavirus desaparece, el enmascaramiento y el distanciamiento social se imponen como nunca antes, y la perspectiva de una segunda ola mortal se agita como una mortaja negra, con advertencias de cientos de miles de muertes por venir.

Un científico biomédico de Reino Unido me envió un correo electrónico hace dos días sobre las pruebas que habían realizado: “Durante la semana del 9 al 16 de julio, realizamos 2.800 pruebas de PCR (en tres plataformas diferentes: principalmente en Hologic Panther, pero también en las cefeidas GeneXpert y Biomerieux BioFire) y sólo obtuvimos cuatro resultados positivos. Estos 4 positivos eran todos los pacientes que ya habían dado positivo. No tuvimos ningún caso nuevo, y después de unas semanas de comprobación, los únicos positivos que tuvimos fueron de muestras repetidas de estos mismos 4 pacientes, actuaron casi como muestras de control de calidad para asegurar que nuestras pruebas funcionaban realmente bien”.

2.800 pruebas y ninguna de ellas dio positivo. Este científico contactó con otros laboratorios y encontraron lo mismo. Me puse en contacto con dos laboratorios de patología del NHS vecinos y me informaron de los mismos hallazgos que nosotros: ningún o casi ningún caso nuevo durante varias semanas.

https://drmalcolmkendrick.org/2020/07/25/covid-fear/

Más información:
– Dossier coronavirus
 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: