Un piquete bloquea una fábrica de armas de Chicago implicada en los bombardeos de Gaza

La semana pasada un piquete bloqueó la planta de fabricación de Woodward MPC en Niles, Illinois, para protestar por el papel de la empresa en la matanzas en curso en la Franja de Gaza.

Woodward fabrica piezas del material de guerra y las bombas que se lanzan sobre la población de Gaza. En su sitio web dice que proporciona “soluciones de control y actuación para misiles de superioridad aérea y defensa aérea, misiles de ataque directo, bombas y cohetes guiados, misiles antibuque, proyectiles de artillería y mortero guiados, vehículos de hipervelocidad, misiles de entrenamiento y objetivos, así como así como propulsores de lanzamiento”.

La protesta comenzó a las 6 de la madrugada del miércoles, cuando el piquete bloqueó cuatro entradas a la fábrica, incluidas tres intersecciones que conducen a ella.

Una militante de Acción Directa Palestina, dijo: “Estamos aquí –más de 100 palestinos, árabes y nuestros aliados– en el sitio de Woodward en Niles, porque este sitio crea las aletas y tiene un contrato con Boeing que fabrica las bombas que han matado a 27.000 palestinos en Gaza”.

Otro miembro del mismo colectivo añadió: “La juventud palestina, sus aliados y miembros de la comunidad exigen que Woodward ponga fin a su contrato con Boeing y su contrato con Israel, también exigimos un cese y desista del fuego permanente e incondicional de parte de Israel de ahora en adelante, y una Palestina liberada, desde el río hasta el mar”.

Woodward llamó la atención del público después de que una imagen compartida en las redes sociales mostrara parte de un misil encontrado en Gaza indicando que fue fabricado por Woodward. La empresa cerró posteriormente sus cuentas en las redes sociales.

Los manifestantes formaron filas en cada punto de bloqueo y unieron sus brazos dentro de tubos de PVC. La policía informó a los manifestantes que les darían dos advertencias antes de usar su equipo para cortar las tuberías de PVC y luego detendrían a los manifestantes.

Alrededor de las 9:30 horas los manifestantes que bloqueaban la intersección entre North Caldwell y Howard comenzaron a ser rodeados por un gran cinturón de policías antidisturbios acompañados por perros K-9, equipados con equipos para cortar tuberías y realizar detenciones. La policía bloqueó a todos los demás y les pidió que permanecieran en las aceras o serían detenidos.

Durante la siguiente hora, la policía fue cortando las tuberías y deshaciendo todo tipo de cableado y equipo dentro de las tuberías de cada manifestante que le unía a los demás. Luego fueron atando y deteniendo a cada manifestante, metiéndolos en furgonetas.

Tras las detenciones en la primera intersección, la policía se dirigió a la segunda, entre N. Croname y Howard Street, donde un manifestante, con los brazos atados con PVC dijo: “Estamos aquí para exigir que Woodward rescinda su contrato con Boeing y no convierta el genocidio israelí en un arma contra los palestinos. Estamos lejos, por lo que es fácil pensar que no podemos hacer nada, pero es por el dinero de nuestros contribuyentes, es por nuestros negocios. La forma en que opera nuestro país es igualmente culpable. También depende de nosotros detener [el genocidio]”.

Después de una hora, la policía se dirigió a la tercera intersección, la de Merrimac Avenue y Howard Street, donde los manifestantes bailaron en un círculo “dabke”, una danza palestina, mientras la policía se acercaba a ellos y emitía nuevamente su advertencia.

Un total de 36 manifestantes fueron detenidos y en las redes sociales se hicieron llamamientos a la solidaridad, solicitando a la policía la liberación de los detenidos. Un piquete esperó en el estacionamiento a que los manifestantes fueran liberados. A las 15:30 horas se confirmó que todos los manifestantes habían sido puestos en libertad.

Una de las detenidas dijo: “Acabamos de ser liberados hace unos veinte o treinta minutos de la comisaría de Niles. Nos detuvieron por reunión ilegal, porque cerramos todas las carreteras que conducen a la fábrica Woodward en Niles. Es esta misma fábrica la que fabrica las aletas de las bombas lanzadas sobre Gaza y Palestina”.

“Ha sido una acción muy necesaria. Somos parte de la primera línea de un grupo llamado Yenín, que es el bastión de la resistencia en Oriente Medio y, particularmente, en Palestina. Ha sido un honor formar parte de este grupo, apoyar a nuestro pueblo y darles la justicia que merecen o, en cualquier caso, dejar de seguir como hasta ahora. Y para ser honestos, poca gente entró a trabajar en la fábrica y poca gente salió, por lo que nuestro trabajo fue un éxito”.

“Logramos cerrar la empresa fabricante de armas Woodward y sí, nos detuvieron. Era algo que absolutamente debía hacerse y era para nuestra gente en Palestina. Por lo general, ser detenido no es la mejor solución, pero cuando eres el némesis, no tienes muchas opciones, y nuestra única opción, la que seguimos, era que nos detuvieran, y no me arrepiento. Lo volvería a hacer”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo