Un carabinero arroja a un joven al río en medio de una manifestación en Santiago de Chile

Un joven de 16 años que se manifestaba anoche en Santiago de Chile fue arrojado desde siete metros de altura desde un puente al río Mapocho, el principal de la capital chilena, por un carabinero.

El joven se encuentra ingresado en la clínica Santa María de Santiago. Tuvo un tec cerrado, fractura en muñecas, corte en cuero cabelludo. Se encuentra consciente, estable y en observación, tras una intervención quirúrgica en sus manos.

Por las redes sociales chilenas, ayer circulaban decenas de convocatorias de protesta, a pesar del estado de excepción, que prohíbe  las reuniones de más de 50 personas.

Como todos los viernes, por la noche los manifestantes se reúnen en el epicentro urbano de las movilizaciones sociales de Santiago y, como también suele suceder, los carabineros cargaron y detuvieron a 21 personas.

El joven de 16 años escapaba junto a una multitud de un grupo de antidisturbios cuando uno de ellos lo alcanzó y lo lanzó al río. El adolescente quedó tendido boca abajo sin movimiento. Los carabineros no hicieron nada por sacarlo del río y fueron otros manifestantes los que bajaron a rescatarlo.

Los Carabineros han ido variando su versión de los hechos a cada minuto y, por su parte, el ministro del Interior dice que los antidisturbios han empezado a utilizar “nuevos protocolos” para actuar contra las manifestaciones.

Este incidente pone en aprietos nuevamente al ministro de Interior, el tercero que ha tenido el gobierno en menos de un año.

A dos semanas de que se cumpla un año del estallido social del 18 de octubre de 2019, una fecha que el gobierno chileno tienen marcada por la probabilidad de un resurgimiento de las protestas, Carabineros sigue en el ojo del huracán.

En el marco de las revueltas sociales de hace un año, fue el aparato represivo más destacado por su recurso a la brutalidad. Según un informe de la Fiscalía con datos actualizados hasta marzo, de las 493 personas denunciadas por diversos delitos cometidos por funcionarios del Estado, 444 pertenecen a Carabineros, 30 a la Policía de Investigaciones, 13 al Ejército, cuatro a la Armada y dos a otras instituciones.

La pandemia salvó al gobierno de Piñera. Cuando el 18 de marzo el gobierno impuso el estado de excepción, el movimiento popular chileno mostraba su fuerza en las calles. El 8 de marzo dos millones de mujeres salieron a protestar.

No obstante, en Chile la declaración de estado de excepción el 18 de marzo no ha podido impedir las protestas por completo. No han mostrado miedo a los carabineros y mucho menos al virus. Se han registrado 1.405 manifestaciones desde el 19 de marzo al 6 de septiembre, con casi 2.000 personas detenidas.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: