Turquía encarcela a un abogado por defender las víctimas del desastre en el que murieron 301 trabajadores

Los últimos 4 acusados relacionados con el caso del desastre de Soma fueron puestos en libertad el mes pasado. Selçuk Kozağaçlı, que trabajó voluntariamente como abogado de las familias de las víctimas, lleva 3 años en prisión acusado de «provocar al pueblo contra el gobierno».

Los cuatro acusados detenidos en relación con el desastre que convirtió Soma en la tumba de 301 mineros en 2014, fueron puestos en libertad el mes pasado después de que el Tribunal Supremo desestimara el caso. El abogado Selçuk Kozağaçlı, presidente de la Asociación de Abogados Contemporáneos (ÇHD), que actúa voluntariamente como abogado de las familias de las víctimas, ha estado en prisión durante 3 años. Al evaluar el caso de Soma, que comenzará de nuevo el próximo mes, Kozağaçlı dijo: “La acusación de “provocar al pueblo contra el gobierno” en Soma continúa sobre mí, así que supongo que soy el último prisionero “involucrado” en la masacre que vivimos en 2014. Hasta que se exijan responsabilidades sobre Soma, “cada sueño lo será solo a medias, cada sonrisa será amarga”

Selçuk Kozağaçlı, presidente de la Asociación de Abogados Contemporáneos (ÇHD), que fue clausurada por decreto en 2016 después del intento de golpe de Estado de FETÖ el 15 de julio de 2016, y volvió a ser una entidad legal en octubre de 2019, fue juzgado por «liderar una organización armada, ser miembro de una organización terrorista, colaborador y cómplice » y condenado a 11 años y 3 meses. Kozağaçlı, quien voluntariamente se encarga de la defensa de las víctimas en muchas causas sociales, así como en el caso Soma, ha estado detenido durante 3 años. Kozağaçlı afirmó que estaban pasando por un período difícil en la cárcel debido a la pandemia pero que su salud es buena, y respondió a nuestras preguntas sobre el caso Soma y la agenda

– Para empezar, ¿Cómo está usted? En un momento, oímos que tenía usted problemas de salud. ¿Continúan esos problemas?

Estoy bien de salud. A las pocas enfermedades crónicas que he arrastrado del pasado se han sumado algunas enfermedades nuevas causadas por el aislamiento físico; Estoy en pie, trabajando, estudiando, haciendo deporte. Sin embargo, demasiados presos se enfrentan a graves problemas de salud. No debemos olvidar que, cuando la ejecución de las prácticas administrativas o las condiciones físicas de la prisión agravan la situación de salud, las personas son castigadas en formas que no están plasmadas en las decisiones judiciales, con torturas, sufrimientos y, en ocasiones, lamentablemente con la muerte. No lo aceptemos, no lo normalicemos.

Tenemos compañeros que fueron infectados a la fuerza por Covid-19, fueron trasladados a cuidados intensivos y evacuados de allí porque las condiciones de salud se agravaron en las cárceles donde fueron detenidos en condiciones innecesarias e injustas. Estos ataques parecen ser acciones con intención de herir o matar, no detenciones. Desde el punto de vista de las cárceles, la campaña que debe llevarse a cabo siempre y sin interrupciones, independientemente de lo que se les acuse, es la lucha por los presos que están enfermos, son ancianos, que tienen bebés o que aún son niños. Como no he aceptado la vejez, dejo mi turno para más tarde, luego lo explicaré con más detalle y me quejaré …

– Usted estaba defendiendo a las familias de los trabajadores que perdieron la vida en la masacre de Soma. Ahora usted está detenido. Sin embargo, todos los acusados que causaron la muerte de 301 mineros fueron liberados. ¿Qué le gustaría decir sobre esta situación?

Como la acusación contra mí de «provocar al pueblo contra el gobierno» en Soma continúa, supongo que soy el último preso «relacionado» con la masacre que sufrimos en 2014. De hecho, hay algunos cargos de provocación más en mi expediente. Actué como abogado de la Resistencia de los queridos Nuriye y Yuksel; Por ejemplo, provocando a cientos de trabajadores públicos que se quedaron en paro y sin futuro en un día. De nuevo, desde Engin Çeber hasta Festus Okey, también está la provocación del pueblo contra los torturadores al aceptar los casos de personas asesinadas por tortura…

Es un honor estar en la posición de provocar a la víctima contra el asesino en vez de en la del asesino, claro, pero aún debo hacer una corrección: he definido mis veinticinco años de vida profesional, no como «provocación», aunque es un concepto atractivo, sino desde el pueblo, prefiero definirlo como la lucha por la justicia, la libertad, la independencia y el socialismo junto a ellos. Supongo que esto podría llamarse «ser provocado» en lugar de provocar. Me provocan la injusticia, el robo, la matanza, la mentira, la desvergüenza y, sobre todo, la pobreza. Cueste lo que cueste, tenemos que levantarnos y tomar nuestro futuro en nuestras manos.

La primera decisión judicial en el caso Soma no nos sorprendió a ninguno. Evidentemente, había escasas posibilidades de que una comisión íntimamente ligada al capital minero y de la construcción que mantenía estrecha amistad con un gobierno que se beneficiaba y cuyo objetivo era enriquecer aún más a los más ricos y un sistema judicial manipulado por el gobierno nepótico traicionase al nuevo capital. La gran sorpresa fue la primera decisión en contra de la 12ª Fiscalía Penal. ¿Cómo pudo pasar esto? Por supuesto, primero, gracias a las personas que se ocupan de sus casos a toda costa. Nos vimos obligados a equilibrar las pérdidas de nuestro régimen. E. Fraenkel determina que para que el «estado de las medidas» se mantenga sin reconocer ninguna ley dentro de la estructura estatal que tiene un carácter dual en el fascismo, el «estado normativo» también debe sobrevivir. La ley, que no funcionaba para los ocho o diez muertos o incluso para los veinte-treinta, trató de equilibrar la pérdida de trescientas vidas en la mayor masacre minera del siglo.

Debemos felicitar a los miembros de la fiscalía por la evaluación en este caso de asesinato más completa, razonada y justa en la historia de la República. Este es el límite y la posibilidad de dignidad de un juez en nuestras circunstancias. No lo olvidaremos.

La siguiente intervención perversa proviene del «estado de las medidas». Es repugnante la falta de forma al nombrar a tres nuevos «jueces», que habían hecho su carrera en la burocracia del Ministerio de Justicia, formados a la sombra del partido gobernante en lugar de en el tribunal, para el mismo departamento a la vez. Esto no es comprensible ni aceptable. Me refiero al método, no al resultado. Por ejemplo, cuando recogí la decisión firme y justa de la 12ª Sala Penal dije; “No lo dejarán así; Esta decisión será vista por la asamblea general con la objeción o la oposición del fiscal general…” Estaba claro que el capital minero y el gobierno no podían permitirse esa decisión. Sin embargo, al ver el método que siguieron, que dejó al Tribunal Supremo en una situación de vergüenza, no creí que pudiesen soportar las náuseas. Sucedió.

Aprendimos que, aunque no sepan de derecho, saben matemáticas; si la corte está formada por cinco personas, entonces la mayoría son tres. Por tanto, tenemos que colocar a tres personas a la vez. No tres jueces, sino tres personas con el nuevo veredicto en el bolsillo. Lo que hay que saber es que esta miserable matemática algún día será enseñada como ejemplo de vergüenza, junto con los nombres y la supuesta jurisprudencia de quienes llevan el veredicto en el bolsillo, después de un corto período de tiempo en términos de la historia del país. El único riesgo es que los estudiantes algún día digan: «Venga ya, ni tanto, esto fue inventado para una pregunta de examen».

Como «último preso del expediente», prometo sobre todo lo que valoramos, que nunca nos rendiremos. No olvidaremos. Si no se depuran responsabilidades por Soma, cada sueño será sólo la mitad, cada sonrisa será amarga. La vergüenza de trasladar a un juez para que intervenga en los expedientes se determinará, por supuesto, algún día, como una «Violación del derecho a un juicio justo». Pero lo que más nos interesa es la memoria de los trabajadores asesinados, la seguridad emocional y económica de sus familias y el futuro de la lucha de los trabajadores mineros. Este fuego no se apagará y ganaremos. Tengo una audiencia el 7 de abril. La audiencia de Soma es el 13 de abril. No sé qué se le ha dicho a quién, pero seguiré luchando para exigir responsabilidades por la masacre aquí o allá.

– En este periodo en que la Sociedad no puede respirar una resistencia ha comenzado en la Universidad de Boğaziçi. Como un ciudadano que ha dedicado su vida a la lucha revolucionaria, ¿Cómo valora usted esta resistencia?

En los primeros días de la Resistencia de la Universidad de Boğaziçi, estaba leyendo el libro de Giacomo Papi «El censo del radical chic». Papi nació en 1968, por lo que escribió para Italia en los noventa, más cercano a nuestra generación. Puedo decir que todavía está actualizado y es típico en términos de la agresión que hemos visto a la gente de Boğaziçi. El fascismo, con la impotencia de no poder establecer una superioridad cultural que no sea un populismo superficial como el que compra en los medios de comunicación; El fascismo odia a toda capa social educada, intelectual y consciente. Tiende a destruir lo que no puede asimilar. Esta es la experiencia y el conocimiento de los revolucionarios sobre el fascismo acumulada durante un siglo. Pero otro hecho que señala el libro es que los educados pueden fácilmente renunciar a resistir en una indefensión aprendida. Hay decenas de caminos que van desde la fuga de cerebros hasta el elitismo. Esto es lo que rompe la resistencia. Si hay resistencia, no se pueden establecer comisiones con el lobby de la construcción-importación, incautación de la propiedad común o plusvalía, ni con la policía, el ejercito o el rector. Necesitas palabras. Las palabras que pueden producir consisten en trolling feo e ineficaz. Sigamos produciendo nuestras palabras resistiendo. Cualquiera que haya adquirido su educación y conocimiento de fuentes limpias distintas del fascismo y haya podido nutrirlos debe apoyar la resistencia con todas sus fuerzas.

No solo esto, sino que debemos conectar entre ellas todas las resistencias que nos arropan y que levantan la lucha, debemos entrelazarlas formando un círculo. Sé que cada miembro de ÇHD se siente honrado de ser el defensor de los residentes de Boğaziçi, de ser empujado y detenido con ellos. Este es nuestro trabajo. Cuando el derecho se ejerce de esta manera, acumula esperanza y valor.

– No sé hasta qué punto puede usted seguir la información desde la cárcel, pero los trabajadores de Turquía están pasando por momentos bastante difíciles. ¿Qué le gustaría decir en una situación en la que el desempleo ha aumentado debido a la pandemia?

No es casualidad que cuando se hacen proyecciones históricas en estos días, los ojos de todos estén volviendo a la década de 1930. Tanto a nivel mundial como en Turquía el auge del fascismo y la presión de la incapacidad para gestionar la crisis, los ataques al pueblo que el populismo de derecha feo y superficial no puede justificar, los peores finales, la guerra, la decadencia, el colapso, todo nos recuerda a ese período. Sí, el desempleo, la inflación, buscar trabajo sin poder ver el futuro o incluso renunciar a la vida, creer que el futuro está perdido de antemano, se convierte en un desastre cotidiano y se generaliza. Tenemos que deshacernos de la percepción de la crisis mecánica de que la multitud desocupada, hambrienta e infeliz se deslizará hacia la «izquierda», digamos hacia la oposición. La base masiva del fascismo son los mismos pobres desesperados, y el fascismo continuará obteniendo sus votos y aprobación con la mayor habilidad posible. Ahora vemos que, si es necesario, no dudará en derramar sangre por esto y meternos en un gran conflicto global. Cómo línea principal de lucha, en lugar de revivir un parlamento fantasma cuya funcionalidad desapareció hace mucho tiempo, debemos conectar boicots, huelgas y la búsqueda de justicia, y construir una red de resistencia masiva, sobre una gran barricada.

– Cuando el tribunal que dicta sentencia en su caso no reconoce el veredicto del presidente del Tribunal Constitucional, somos testigos de que Turquía no aplica los veredictos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Como abogado, ¿qué le gustaría decir sobre esta situación del sistema judicial?

Los burócratas al estilo de Roland Freisler, que se han convertido en una caricatura en la persona del juez que manejó nuestro caso en el juzgado, son por supuesto un problema muy importante. El horizonte de este burócrata es la respuesta dada a la pregunta «¿Qué es la ley?»: «Führer worte haben Gesetzeskraft» La ley es lo que sale de la boca del Führer.

Pero nuestro problema es más grande de lo que se pueda pensar. A pesar de que todavía tiene los dientes lo suficientemente afilados como para lastimarnos hoy, hemos superado el auge de este estilo, que ya se ha expuesto lo suficiente. Lo cierto es que se ha reclutado a una generación de «jueces» en la treintena, que no se avergüenzan de los escándalos, ni el sinsentido, que no conocen la ley ni tienen interés en el derecho, criados en una jerarquía religiosa cuyas capas más allá de sus cabezas son vagamente visibles.

La afirmación de que estaban llenando el vacío dejado por la liquidación de otra -o la misma- burocracia judicial, la educada por la comunidad de Gülen impidió la extrañeza que este tipo merecía. Por supuesto que se irán, pero en las dos décadas entre 1946 y 1965, vimos cuán imposible era la purga de los jueces nazis, quienes se pidió que no fueran despedidos por razones similares de vacantes. El peligro está aquí.

Hoy pagamos por el daño que causan, pero no podemos permitir que este costo se extienda a las generaciones futuras. Una vez que todos juntos nos hayamos enfrentado a la lacra del fascismo, en los años de transición que se ven muy dolorosos a partir de hoy, no podremos aceptar el posible poder de una oposición que asuma el papel de Adenauer diciendo «No volveremos a una era pasada «. Debemos mantenernos alejados de los que dicen: «No se preocupen, no cambiaremos mucho cuando vengamos», para aumentar el número de votos y quedar bien ante los votantes de derecha. Los que dicen «Yo también trabajo con estos jueces» deben ir al basurero de la historia con ellos; no a nuestro futuro común.

Esta promesa debe hacerse hoy y aquí, en medio del dolor y el ataque. Nunca permitiremos que se normalicen, se olviden, se oculten. Nosotros lo prometemos. No se debe confiar en aquellos que no pueden hacer esta promesa. No confiaremos.

Ebru (la letrada Ebru Timtik) es la antítesis del presidente de la corte que dictó sentencia sobre nosotros. No tengo ninguna duda de que el siglo en el que estamos terminará con la conmemoración de Ebru. Ebru murió mientras luchaba con esta injusticia. “No, ella misma decidió morir; podía renunciar cuando quisiera y vivir”. La respuesta a quienes dicen esto es: La historia hipotética de quienes pueden renunciar cuando quieran, por supuesto, puede ser escrita, y a menudo incluso por ‘quienes renuncian porque quieren’. Ernesto “Che” Guevara podría haberse jubilado en el Banco Central de Cuba, Rosa Luxemburgo podría haberse ido en paz mientras tejía suéteres para sus nietos, Mahir Çayan podría haberse retirado del parlamento de Samsun y podría estar escribiendo sus memorias. No lo hicieron. Si vas a decir, «Los ejemplos no sirven, todos murieron a balazos», déjenme recordarles que Bobby Sands ya había sido elegido diputado, le bastaba para dejar la huelga de hambre por la «carrera política» que soñaba la mayoría. También están los que dicen «Bueno, todos estos son ejemplos muy famosos, ¿qué está haciendo nuestra Ebru entre ellos?» Se dice que «Nadie es profeta en su tierra». Hay muchos valiosos reconocimientos que vienen de Europa, incluso se está instaurando un premio en su nombre, hay una calle que se cree que tiene su nombre, sus fotografías adornan los juzgados y colegios de abogados de todo el mundo. Los mensajes de saludo a su lucha llegaron desde Filipinas hasta el Congo, desde Japón hasta Colombia, y las condolencias en su memoria siguen llegando. Incluso si nació en tu pueblo encontró la manera de fluir, me refiero a fluir sobre la tierra del mundo.

Continuamos donde ella lo dejó. Estamos hablando de una abogada que resistió sin dar un paso atrás a pesar de decenas de demandas presentadas en su contra. Estamos hablando de una mujer inteligente, diligente y hábil que hizo un refugio en su oficina porque no reconoció una supuesta orden de detención ilegal, y así pudo continuar trabajando en su oficina durante meses. Una mujer que pasó casi un año de hambre, llevando su cuerpo sano de guardacostas de ochenta kilos que tanto nos gustaba con orgullo, aun cuando pesaba menos de treinta. No nos rendiremos. Hay demasiada presión, demasiado ataque, no digas que la gente tiene miedo. Ebru era huérfana de padre y de madre. Era de Dersim. Era una zaza alauita. Era comunista, mujer, pobre, soltera y lo suficientemente revolucionaria como para poder con todo. ¿Existe alguna identidad más sujeta a recibir violencia? ¿Hay algo más que temer? No, si alguien piensa que su situación es más delicada, díganmelo, estoy dispuesto a escuchar. Si Ebru tuvo suficiente poder, todos tendremos la fuerza suficiente para resistir, para no rendirnos. La «programamos» porque ella así lo quiso antes de irse, esperamos nuestro momento con esperanza. Déjame terminar compartiendo su hermoso poema.

Prepárame,
Me levantaré cuando llegue el momento
Aquí cortan la cabeza
al gallo que cacareaba
ahuecando sus plumas verdes.
Aun así, el mundo gira la espalda,
como diciendo caliéntame aquí
al sol que viene de la tierra de Ariyen”
Por supuesto, el sol también calentará este país. El mundo gira
Venceremos.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: