Tres meses en las mazmorras de la policía política ucraniana

Larissa fue policía en Jarkov y sirvió fielmente a Ucrania durante 18 años. Pero cuando en 2014 empezó el Golpe de Estado en Kiev, ella y su familia, así como la gran mayoría de los habitantes de la ciudad, empezaron a preocuparse. Incluso antes de la masacre de Odesa, la población proclamó la República Popular de Jarkov e izó la bandera rusa sobre la administración del Consejo Regional, comprometiéndose firmemente a unirse a la Federación Rusa.

El levantamiento fue aplastado a sangre y fuego por las fuerzas de seguridad y la llegada a la ciudad de cientos de fanáticos fascistas, dirigidos por Andrei Biletsky, futuro comandante del regimiento neonazi Azov, pero también por Igor Mosiychuk, esbirro del partido Pravy Sektor, y por supuesto por las fuerzas de la policía política ucraniana, el SBU. El ministro del Interior de Ucrania, Arsen Avakov, también tiene una enorme responsabilidad por lo ocurrido en esta ciudad, y en muchas otras del este del país.

Larissa fue testigo de todos estos acontecimientos y, tras llevar ayuda humanitaria durante mucho tiempo al Donbas ocupado, fue finalmente detenida en marzo de 2015, junto con su hijo, y fue innoblemente torturada durante 3 meses en una de las cárceles secretas del SBU. Durante tres horas y media, aceptó contarnos su historia. Se sumergió en el corazón del terror ucraniano, bajo palizas, torturas psicológicas y físicas, chantajes e incluso mentiras y la negación absoluta del propio principio de libertad de pensamiento.

La revuelta de la ciudad de Jarkov, reprimida con sangre y terror. Larissa nos recibe en su tienda, ya que desde 2016 está refugiada en Donetsk. Es una mujer que a primera vista parece frágil. Se notan las secuelas de las terribles pruebas que ha vivido, pero en su interior arde un fuego que ni siquiera las torturas y humillaciones que ha sufrido han podido apagar. Madre y abuela, no era una combatiente de la resistencia y no participó en ninguna conspiración contra Ucrania, pero desaprobaba profundamente lo que había sido de Ucrania y, como mujer policía, también pensaba en términos de la ley, dice:

“Nací durante la Unión Soviética, en Minsk, porque mi padre era soldado y nos desplazábamos mucho. Finalmente nos instalamos en Jarkov, donde me casé y tuve a mis hijos. Me escandalicé, al igual que todos los que me rodeaban, por los acontecimientos de Maidan, todo era totalmente ilegal y violaba la constitución del país. Como lanzaban cócteles molotov a las fuerzas del orden, vi las imágenes de esas berkuts ardiendo como antorchas, la devastación causada en la capital, la destrucción y el saqueo. El nuevo gobierno que surgió después fue a su vez ilegal, nacido de esta locura y nacido con sangre”.

“En toda la ciudad la gente se apresuró a salir a la calle, a protestar. La gente era entusiasta, pacífica, y después de que Crimea pasara a formar parte de Rusia, pensamos que nosotros también teníamos que separarnos de un país que se había vuelto completamente loco. Mis abuelos lucharon en la Gran Guerra Patriótica, no podíamos entender que estos nazis pudieran gobernar en Ucrania, imponer su ideología y entendí que en 1945 no habíamos aplastado totalmente a esta gente”.

“Hoy en el mundo, en Ucrania y en los Estados Unidos, el nazismo hace estragos, ¿cómo no reaccionar y cómo no entender en Occidente? Y entonces vimos llegar a cientos de fascistas del Maidan, con armas, con uniformes negros, fuerzas del SBU y gente que venía del oeste de Ucrania, con Biletsky y Mosiychuk. Rápidamente dispararon en la calle y ya en abril asesinaron a tres personas”.

“El terror se extendió, la ciudad de Jarkov, que tanto amo, estaba bajo el control de estos bandidos. Fueron ellos los que motivaron la destrucción del monumento a Lenin. No le tengo especial cariño al personaje, pero es nuestra historia, no se puede recortar todo y es despreciable combatir la memoria, la cultura y las civilizaciones. Yo mismo soy un hablante de ruso, no hablo ucraniano, puedo entenderlo, apenas puedo leerlo, pero en toda la ciudad nuestro idioma es el ruso. Así que prohibir nuestra historia, nuestra lengua, los partidos políticos y luego usar una violencia terrible contra la población no era aceptable”.

Es intervenida por el SBU y detenida sin motivo por sus opiniones políticas. Larissa continúa su historia, a veces temblando ligeramente mientras habla, pero cuanto más avanza en ella, más se nos revela su fuerza moral y mental.

Escuchamos que su historia se desarrolla ante nosotros con precisión, numerosos detalles puntuados por reflexiones y consideraciones sobre los derechos humanos y la humanidad que nadie en Occidente podría contradecir. Vamos de sorpresa en sorpresa escuchándola, porque aún con la experiencia de los testimonios de torturados que ya he apuntado, nos sigue sorprendiendo relatando hechos atroces y nuevos de los que nunca había oído hablar:

“No hice resistencia armada, tenía mi opinión y no podía permanecer indiferente, así que empecé a llevar ayuda al Donbas.  Fue horrible ver a la fuerza aérea ucraniana y a su artillería disparando contra civiles en Lugansk o Donetsk. Recuerdo a una mujer moribunda destrozada por un proyectil, esa imagen se me ha quedado grabada. Nuestros canales de televisión mostraban imágenes sin comentar, ninguna denuncia de lo que estaba ocurriendo, así que decidí recoger lo que podía a mi alrededor, yo también tenía un buen sueldo, y empecé a llevar ayuda a la retaguardia, para la gente, para los ancianos y los civiles”.

“Fui a Mariupol, Avdeevka, otras ciudades del Donbas, llevamos lo que pudimos en coche, pan, medicinas, ropa, comida, lo que pudimos. Fue terrible ver eso, e incluso escuché que en una aldea tres ancianos murieron de hambre. No había nada, las pensiones estaban cortadas por Kiev, era aterrador. Hice mi último viaje en diciembre de 2014, pasando los controles, pero no podía sospechar que ya llevaba mucho tiempo con los micrófonos. Cuando me detuvieron en marzo de 2015, llevaban seis meses escuchando mis conversaciones telefónicas, según me dijeron después. Vinieron a detener a mi hijo primero, yo vivía con mi otro hijo en otro piso. Yo vivía en el noveno piso, y arrestaron a otras dos personas sólo en mi edificio”.

“Se produjo una oleada de detenciones en toda la ciudad, una redada, no sé cuántas personas, docenas, cientos. Estas represiones políticas fueron realmente a gran escala. Vinieron catorce de ellos. Catorce para agarrarme y no tuve tiempo de abrir la puerta antes de que ya la hubieran derribado. Algunos llevaban uniformes del SBU, otros iban de paisano, iban armados, se repartieron por el piso y me detuvieron. Algunos gritaban, otros preguntaban con calma. En un momento dado me pidieron que saliera al pasillo e inmediatamente después encontraron una granada en el maletero de mi nieta de 12 años… Por supuesto, fueron ellos los que la pusieron allí, yo negué tener armas, pero dijeron que era un terrorista y que estaba minando la seguridad del Estado. Encontré fuerzas para bromear y les dije que había comprado la granada para ponerla en esta bota forrada para protegerla del ataque de la polilla… Comprendieron entonces que no obtendrían nada de mí. Había pedido un abogado, estaban filmando con una gran cámara, me dijeron que no tenía derecho a un abogado, siendo un enemigo de Ucrania. Luego me llevaron a las instalaciones del SBU y comenzó el infierno”.

En el infierno de la tortura, el chantaje y las mazmorras del SBU

El resto de la historia de Larissa nos sumergirá en la pura maldad, porque aunque su detención fue más corta que la de otros presos políticos a los que entrevisté, Larissa fue maltratada casi todos los días de su encarcelamiento en esta prisión secreta del SBU en Jarkov, de marzo a mayo de 2015, y luego estuvo recluida en otras dos prisiones entre mayo de 2015 y finales de enero de 2016:

“Me llevaron a las instalaciones del SBU y mi primer interrogatorio fue realmente terrible, duró 37 horas sin parar, me impidieron dormir y me llovieron las preguntas más absurdas. Los agentes del SBU se turnaron, perdí la noción del tiempo y dejé de ser yo misma después de ese trato. Mi hijo había sido detenido sólo para presionarme. Fue golpeado salvajemente durante horas, era un cuerpo ensangrentado, magullado e irreconocible. Le rompieron las costillas y también las manos y me amenazaron con que si no confesaba todo lo que querían, le volverían a pegar. Es una terrible tortura para una madre ser chantajeada tan cruelmente”.

“Finalmente me metieron en una cárcel y me derrumbé en un profundo sueño. Cuando volví en sí, estaba en una celda con una docena de nosotros. Había varias celdas contiguas, quizás había 70 desgraciados como yo aquí. Cada día nos sacaban, nos llevaban a un nuevo interrogatorio, siempre con mentiras, presiones, humillaciones, amenazas. Teníamos poca comida, sopa y pan y las condiciones eran terribles, era realmente la antesala de la muerte. Los hombres y las mujeres estaban separados. En una celda contigua, cuando no estaban los guardias, podíamos hablar con presos de otros calabozos. Los hombres eran los que peor estaban, con camas sin colchones ni almohadas. Algunos de ellos resultaron heridos y no recibieron ningún tratamiento. A veces nos llevaban al paseo marítimo, que no era más que un pequeño patio rodeado de muros. Recuerdo el 8 de mayo de 2015, cuando para celebrar la Victoria cantamos canciones patrióticas de la época. Estaban furiosos, pero ¿qué podían hacernos más terrible que lo que ya habían hecho?”

“Amenazaron con atacar a mi madre de 84 años e incluso a mi nieta de 12 años. Este chantaje no funcionó, dije que podían hacer lo que quisieran. Me acusaron de cosas absurdas, como que era un espía que podía ver las idas y venidas de los aviones militares ucranianos desde mi balcón, que pasaba información a los rusos… Respondí que eso era absurdo, pero siguieron intentando hacerme firmar una confesión delirante. También me dijeron que si les entregaba nuestros pisos (el mío y el de mi hijo), podría quedar libre, o que también podía pagar una gran suma de dinero que provocaría mi liberación. Le contesté que no había ninguna ley que me obligara a hacerlo, que era un chantaje y un robo. Al final intervino un fiscal que conocía por mis años de servicio en la administración policial”.

“Pero no fui liberada. Me golpearon, me acusaron y amenazaron constantemente. Finalmente me juzgaron una vez, fue una farsa de juicio, me dijeron que me liberarían, lo que por supuesto fue una mentira para ilusionarme y luego quebrarme. Todas las falsas acusaciones contra mí fueron validadas, pero la verdad es que fueron sólo mis opiniones políticas las que me trajeron aquí. ¿Es esto normal en un país civilizado? Fue entonces cuando me trasladaron por la noche para que nadie pudiera verme en la calle, ni ver que había personas ilegalmente encarceladas allí, me trasladaron a una prisión de Poltava. Me quedé allí hasta octubre, estuve encerrada con mujeres que en parte eran presas de derecho común, había incluso asesinas, pero también presas políticas como yo. Me quedé allí hasta mi segundo juicio, en octubre de 2015, que me condenó a un año en el campo. Me enviaron a esta última, en una ciudad del centro de Ucrania. Luego me liberaron a finales de enero de 2016, y pude volver a mi casa en Jarkov, mi hijo había estado en el campo durante cinco años”.

Huyendo hacia la libertad… en Rusia y el Donbas

Tortura psicológica, intentos de estafa de sus bienes y dinero, chantaje y amenazas de dañar a su familia, incluidos los ancianos y los niños, nunca había oído una historia de horrores como ésta y, sobre todo, durante un período tan largo. Durante tres meses de intensos interrogatorios, nos encontramos aquí claramente con lo que conocía y cometía la Gestapo durante la Segunda Guerra Mundial, con la misma intensidad de violencia bárbara y gratuita. ¿Cómo es posible que este “delito de opinión” dure 5 minutos ante los medios de comunicación occidentales, estas famosas “democracias” de la Unión Europea? ¿Cómo se puede justificar el apoyo a Ucrania en estas condiciones? Porque la pregunta es importante, ¿lo sabían los de arriba? Sí, porque he recogido testimonios de prisioneros que fueron interrogados en su intercambio por personas de la Cruz Roja, la ONU y la OSCE. Larissa llegó a casa aturdida de semejante detención, de semejante pesadilla despierta. Pero sus problemas no terminaron, como relata en el resto de su historia:

“Volvía a casa, después de haber perdido mi trabajo, mi hijo en la cárcel, mi nieta a la que cuidar. Un día me encontré con el fiscal que había investigado mi caso, fue en la calle. Me reconoció y se acercó a mí. Se disculpó mil veces, diciéndome que se había visto obligado a llevar el juicio de tal o cual manera. Que le habían dictado lo que debía escribir en los documentos, todo estaba ya decidido. Me advirtió que estaba de nuevo en el punto de mira del SBU, que pronto vendrían a por mí. Me aconsejó que huyera. Enseguida comprendí que debía hacerlo y, gracias a mis amigos y conocidos, pude pagar a un contrabandista para que cruzara la frontera entre Ucrania y Rusia, que no está muy lejos de Jarkov. Tuve que pagar una gran cantidad de dinero y me escondieron en el maletero de un coche”.

“Así es como acabé en Kursk. Me quedé en la estación durante 24 horas. Llamé a otros amigos y a mi hermana que vive en Moscú. Miraba al suelo totalmente demacrada, lo único que me quedaba era el bolso… toda una vida para acabar con un bolso, era lo único que tenía, pero era libre, ¡por fin! Pedí a mis parientes que pusieran a mi nieta en un avión y la enviaran a Moscú. Vine a conocerla y recibí el estatus de refugiado político e incluso asistencia. Pero debido a la ley y al hecho de que Rusia y Ucrania no estaban en guerra, temí que mi nieta pudiera ser atacada, y exigí que fuera devuelta a Ucrania a través de los tribunales. Me dije a mí misma que el único lugar en el que no podía llegar el derecho internacional… eran las dos repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, que no estaban reconocidas por nadie.”

“Era consciente de que me iba a un teatro de guerra, pero finalmente decidí instalarme allí. Llegué a Donetsk en mayo de 2016. La gente me pareció estupenda, la mentalidad es ligeramente diferente a la de Jarkov, pero sigue siendo muy cercana. Algunas personas me encontraron un piso modesto en el que sólo pagaba los servicios públicos. Otros me encontraron cosas, entre ellas una sartén que me sirvió durante mucho tiempo para hacer de todo, no tenía ni sartén ni tetera, ¡así que hasta para hacer té!”

“Me arremangué, trabajé duro y ahora tengo mi propio negocio aquí. Mi hijo fue finalmente liberado tras su condena. Sigue en Jarkov, donde también ayuda a los civiles que carecen de todo en el frente, ya que la ciudad está siendo atacada por las tropas rusas. Después de la guerra, no sé si volveré a Jarkov, sigue siendo mi ciudad, tengo lazos allí, pero en Donetsk ahora también es mi hogar, estoy muy agradecida a la gente de Donbas por ayudarme tanto. Deseo la victoria de Rusia y del Donbass y que estos nazis sean destruidos, pero también que cuentes todo esto a la mayor cantidad de gente posible, la gente debe saber todo esto. Estos criminales y verdugos, estos políticos y soldados de Ucrania tendrán que responder de sus actos ante la justicia de los hombres. Hay que machacar y por eso estoy contando mi historia desde entonces, todo esto tiene que ser conocido, en la medida de lo posible, en todos los idiomas, porque mi caso no es aislado, y voy a intentar convencer a la gente que conozco, que ha sido torturada, para que hable con vosotros. Tienen miedo porque a menudo tienen familia todavía en Ucrania, puedes imaginar lo que el SBU podría hacer a sus parientes”.

Larissa sobrevivió a las cárceles del SBU, su historia en Occidente obviamente no interesará a nadie, y sin embargo es sólo una de las miles de personas en toda Ucrania que fueron detenidas, torturadas y maltratadas por la terrible policía política ucraniana. Pronto publicaremos su testimonio en vídeo en varias partes con subtítulos, nadie puede inventar esas cosas y nadie puede discutir la veracidad de sus declaraciones. Lo peor es pensar que los gobiernos occidentales, y el francés en particular, al apoyar a Ucrania desde el principio, han sido cómplices de todos estos crímenes, cometidos en nombre de la entrada de Ucrania en la OTAN y en la Unión Europea, y para que los oligarcas, los grupos de presión y los intereses extranjeros, especialmente los anglosajones, puedan despedazar a este país y golpear a Rusia.

Larissa concluyó diciendo que se hará justicia, que todo saldrá bien y que la victoria será inevitablemente para Rusia. A la pregunta de si votará en un referéndum por la integración en la Federación Rusa, respondió: “Por supuesto que sí, y para Rusia por supuesto”.

—https://www.donbass-insider.com/fr/2022/07/22/larissa-trois-mois-de-tortures-dans-les-cachots-du-sbu-a-Jarkov/

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: