Sobre desobediencia civil

Nicolás Bianchi

La voz «desobediencia civil» se asocia al transcendentalista norteamericano decimonónico Henry David Thoreau. Por el mero hecho de propugnar la desobediencia civil, Thoreau ya, de entrada, nos cae bien -por lo menos a la gente de izquierdas-, simpático, ¿no es verdad? Pero ha transcurrido mucho tiempo y no en balde.

Thoreau, como R. W. Emerson y, más atrás, Thomas Jefferson eran, antes de la Guerra de Secesión, fundamentalmente antiurbanos y enemigos de la ciudad como corpus, entramado y cañamazo tipo Boston, Nueva York y, sobre todo, Filadelfia. Es comprensible su actitud en aquel contexto. Las crecientes ciudades del Este americano se llevaban las tortas de la intelectualidad norteamericana por los vicios que engendraban las ciudades… europeas. Unas urbes europeas (Liverpool, sobre todo) bullentes y bulliciosas (como después lo sería San Francisco, ya al Oeste) en plena expansión y desarrollo gracias a un capitalismo comercial y premonopólico que, como contrapartida, generaba también parias y desheredados: vagabundos, prostitutas, borrachos, rateros, lumpen… Esto es lo que -espíritus nobles como lo eran- les horrorizaba a Thoreau y demás. Creían que la ciudad norteamericana iba a reproducir los males y lacras que segregaba la muy poco romántica ciudad europea. Pero ello sin llegar a criticar, porque no podía ser de otra forma, el capitalismo.

La principal obra de Thoreau, «Walden o la vida en los bosques», es una biblia de antiurbanismo pero también es una diatriba contra la vida de la aldea y de la granja. Los valores que se defienden son los del individuo aislado, que vive en la naturaleza y exento de toda atadura social, como un Jeremiah Johnson, la película de Sidney Pollack protagonizada en 1972 por Robert Redford. «¡Sencillez, sencillez, sencillez!», preconiza Thoreau. Quien anhelara irse a los bosques camino de Oregón -Thoreau- no sólo sentía antipatía hacia la ciudad sino hacia la misma civilización, sin quen eso lo convirtiera, conviene precisar, en un socialista utópico (como los integrantes de la Brook Farm) pero tampoco en un añorante de la época feudal o un furibundo nativista.

Thoreau «passaba» de todo y de todos: de ahí que Henry James (hijo) le describiera como un «personaje selvático».

comentario

  1. Si no me equivoco,thoreau fue un opositor activo,a la invasion de mexico,en la guerra anexionista yankee de 1846-48.Por lo tanto,seria un antiimperialista precoz

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: