Se rompe el frente de lucha contra la agresión saudí a Yemen

El antiguo presidente yemení Ali Abdullah Saleh, cuyo partido ha roto su alianza con los rebeldes huthíes en la lucha contra la coalición encabezada por Arabia saudí, arrojó una rama de olivo el sábado a Riad, diciendo que está abierto a conversaciones con la coalición y listo para “pasar página”.

Los saudíes emitieron el sábado una declaración que reconoce los comentarios de Saleh.

Los enfrentamientos entre los aliados se desataron en los últimos días en Sanaa, la capital, lo que ha provocado docenas de muertes. Citando el acceso restringido a su país, Saleh dijo el sábado en un discurso televisado en Yemen Today TV que está abierto a conversaciones con la coalición dirigida por Arabia saudí.

“Llamo a nuestros hermanos en países vecinos […] a detener su agresión y levantar el bloqueo”, dijo, “y pasaremos página”. En cuestión de horas, el portavoz houthi Mohammed Abdulsalam lo rechazó.

“El discurso de Saleh es un golpe contra nuestra alianza y asociación […] y expuso el engaño de aquellos que dicen oponerse a la agresión”, dijo, según la cadena de televisión Al Masirah.

Los huthíes, una milicia del noroeste de Yemen, han estado en guerra con el gobierno central durante la mayor parte de esta década. Arabia saudí y sus aliados afirman que Irán respalda y financia a los rebeldes, algo que los rebeldes niegan.

El viernes la ONU emitió una severa advertencia a la coalición dirigida por Arabia saudí de las consecuencias catastróficas asociadas con no levantar completamente el bloqueo a Yemen, y los dirigentes de la ONU emitieron el sábado una declaración conjunta pidiendo el levantamiento completo del bloqueo.

Según observadores internacionales, las tres cuartas partes de los yemeníes necesitan algún tipo de asistencia humanitaria para satisfacer las necesidades básicas, con más de 17 millones de personas que enfrentan inseguridad alimentaria, incluidos 8,4 millones en riesgo de inanición.

Arabia saudí dirige una coalición de estados del Golfo contra los rebeldes huthíes que expulsaron al gobierno pro-saudí, reconocido internacionalmente en Yemen en 2015.

El presidente de ese gobierno, Abdu Rabu Mansour Hadi, ha estado viviendo en Arabia saudí desde que los rebeldes tomaron el palacio presidencial a principios de ese año.

En marzo de 2015, aviones de combate de Arabia saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Bahrein, Qatar y otros aliados comenzaron ataques aéreos contra posiciones rebeldes en Yemen.

Desde entonces, innumerables ataques aéreos han golpeado a los objetivos rebeldes y civiles, causando miles de víctimas y una paralización en el país más pobre del mundo árabe.

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU ha documentado más de 13.800 víctimas civiles, incluidas más de 5.000 personas muertas desde que comenzaron los combates. Se cree que los números son una fracción del total de víctimas mortales. Yemen se enfrenta ahora a una hambruna y uno de los peores brotes de cólera en décadas. El número de casos puede haber llegado a los 500.000, según la Organización Mundial de la Salud.

http://edition.cnn.com/2017/12/02/middleeast/yemen-saleh-olive-branch/index.html

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: