Rusia podría ser expulsada de la OPEP

La OPEP+ podría excluir a Rusia de los acuerdos de producción, lo que tendría importantes consecuencias sobre la oferta de petróleo en el mercado mundial, según el Wall Street Journal.

Eso significa que las presiones de Estados Unidos están presentes en todo tipo de organismos internacionales, tanto políticos como económicos.

La posición de la OPEP+ respecto a Rusia está cambiando, a pesar de que el Kremlin es la punta de lanza de los aliados de la OPEP. Por encargo de Estados Unidos, algunos países productores están presionando para que Rusia sea excluida de los acuerdos de producción. El plan es aumentar las exportaciones y bajar los precios rápidamente.

Los acuerdos de la OPEP exigen tener en cuenta todos los intereses económicos de los países miembros de la organización y de sus aliados. Al excluir a Rusia, los intereses se modificarían a favor de los demás países productores, que podrían aumentar su producción no para modificar la oferta total del mercado, sino para cumplir las promesas de extracción diarias anunciadas por el cártel.

De cualquier manera la oferta en el mercado mundial aumentaría. Algunos países no han anunciado un embargo sobre el petróleo ruso que, además, se vende a un precio que es casi un 30 por cien menor que el Brent.

Por lo tanto, a los países que siguen haciendo negocios con Rusia les interesa dirigirse primero al Kremlin, mientras que la producción de la OPEP+ aumentaría para satisfacer la demanda de los países que han optado por las sanciones económicas.

Esta expectativa explica el importante cambio en el precio de mercado del crudo el martes. Una vez que se anunció el acuerdo europeo sobre el embargo del petróleo ruso, el precio del crudo Brent se disparó hasta los 124 dólares por barril. El WTI, el petróleo estadounidense, hizo lo propio, acercándose a los 120 dólares, el máximo desde 2008.

Pero tras la publicación del artículo del Wall Street Journal, el mercado entró en pánico y se produjo un desplome de los precios del crudo. En la sesión del martes el crudo Brent bajó de 124 a algo menos de 116 dólares el barril, y el WTI cayó al mismo nivel.

Al día siguiente, antes de la apertura de los mercados europeos, el WTI y el Brent cotizaban a un precio muy cercano, con una diferencia de menos de un dólar por barril entre ambos productos. Se trata de una situación poco frecuente, ya que el Brent suele ser varios dólares más caro que su homólogo estadounidense.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: