Pakistán consiguió dinero del FMI a cambio de enviar armas a Ucrania en secreto

Las ventas encubiertas de armas pakistaníes a Estados Unidos ayudaron a facilitar un controvertido rescate del Fondo Monetario Internacional a principios de este año. Las ventas de armas se realizaron para abastecer a las fuerzas armadas de Ucrania, lo que marca la participación de Pakistán en un conflicto en el que ha enfrentado presiones de Estados Unidos para tomar partido.

La revelación es una ventana al tipo de maniobras entre bastidores entre las élites financieras y políticas que rara vez se exponen al público, incluso si el público paga el precio. Las duras reformas estructurales exigidas por el FMI como condición de su reciente rescate han provocado una serie de protestas en el país. En las últimas semanas se han producido manifestaciones y huelgas en todo Pakistán en respuesta a estas medidas.

Las protestas son el último capítulo de una crisis política que sacude al país desde hace un año y medio. En abril de 2022, el ejército pakistaní, con el apoyo de Estados Unidos, ayudó a organizar una moción de censura para destituir al primer ministro Imran Khan. Antes del derrocamiento, los diplomáticos del Departamento de Estado expresaron en privado su enojo a sus homólogos pakistaníes por lo que llamaron la postura “agresivamente neutral” de Pakistán sobre la guerra en Ucrania bajo el gobierno de Khan. Advirtieron sobre las terribles consecuencias si Khan permanecía en el poder y prometieron que “todos serían perdonados” si era destituido.

Desde el derrocamiento de Khan, Pakistán se ha convertido en un apoyo útil para Estados Unidos y sus aliados en guerra, ayuda que ahora ha sido reembolsada con un préstamo del FMI. El préstamo de emergencia permitió al nuevo gobierno de Pakistán posponer una catástrofe económica inminente y posponer indefinidamente las elecciones, tiempo que aprovechó para lanzar una ofensiva nacional contra la sociedad civil y encarcelar a Khan.

“La democracia de Pakistán puede ser, en última instancia, víctima de la contraofensiva ucraniana”, dijo Arif Rafiq, académico no residente del Instituto de Oriente Medio y especialista en Pakistán.

Se sabe que Pakistán es un centro de fabricación de municiones básicas necesarias para la guerra de desgaste. Mientras Ucrania se enfrenta a una escasez crónica de municiones y equipos, la presencia de proyectiles y otras municiones de fabricación pakistaní por parte del ejército ucraniano ha surgido en las noticias, aunque ni Estados Unidos ni los pakistaníes han reconocido el acuerdo.

A principios de este año, una fuente militar pakistaní filtró documentos que describían las transacciones de armas y municiones acordadas entre Estados Unidos y Pakistán desde el verano de 2022 hasta la primavera de 2023. Algunos de los documentos fueron confirmados contrastando la firma de un general de brigada estadounidense con su firma en registros hipotecarios disponibles públicamente en Estados Unidos.

El acuerdo de armas fue negociado por Global Military Products, una subsidiaria de Global Ordnance, un controvertido traficante de armas cuyos enredos con figuras poco respetables en Ucrania fueron el tema de un artículo reciente del New York Times.

Los documentos que describen el rastro del dinero y las conversaciones con diplomáticos estadounidenses incluyen contratos, licencias y documentos de requisa estadounidenses y pakistaníes relacionados con acuerdos hechos por Estados Unidos para comprar armas militares pakistaníes para Ucrania.

El capital económico y la buena voluntad política de la venta de armas jugaron un papel clave para asegurar el rescate del FMI, y el Departamento de Estado acordó criticar al FMI por el acuerdo de armas no revelado.

Para obtener el préstamo, el FMI dijo a Pakistán que tenía que cumplir ciertos objetivos de financiación y refinanciamiento relacionados con la deuda y la inversión extranjera, objetivos que el país tuvo dificultades para cumplir. Las ventas de armas acudieron al rescate, y los fondos de la venta de municiones a Ucrania ayudaron a cubrir el déficit.

La obtención del préstamo alivió la presión económica, lo que permitió al gobierno militar retrasar las elecciones -un posible enfrentamiento a largo plazo tras la destitución de Khan- e intensificar su represión contra los partidarios de Khan y otros disidentes. Estados Unidos ha guardado silencio sobre la extraordinaria escala de abusos contra los derechos humanos que han puesto en duda el futuro de la democracia de Pakistán.

“La premisa es que tenemos que salvar a Ucrania, tenemos que salvar esta frontera de la democracia en el perímetro oriental de Europa”, dijo Rafiq. “Y entonces este país de color marrón asiático tiene que pagar el precio. Entonces pueden convertirse en una dictadura, a su gente se le pueden negar las libertades por las que cualquier otra celebridad en este país dice que tenemos que apoyar a Ucrania: la capacidad de elegir a nuestros dirigentes, la capacidad de tener libertades cívicas, el Estado de derecho, todo este tipo de cosas que pueden diferenciar a muchos países europeos y democracias establecidas de Rusia”.

Bombas a cambio de rescates económicos

El 23 de mayo de 2023 el embajador de Pakistán en Estados Unidos, Masud Khan, se sentó con el subsecretario de Estado Donald Lu en el Departamento de Estado en Washington para una reunión sobre cómo las ventas de armas de Pakistán a Ucrania podrían haber apoyado la política del país y a la situación financiera a los ojos del FMI. El objetivo de la reunión era negociar los detalles del acuerdo antes de una reunión en Islamabad el viernes siguiente entre el embajador de Estados Unidos en Pakistán, Donald Blome, y el entonces ministro de Finanzas, Ishaq Dar.

Durante la reunión del 23 de mayo, Lu le dijo a Khan que Estados Unidos había autorizado el pago por la producción de municiones pakistaníes y que informaría confidencialmente al FMI sobre el programa. Lu reconoció que los pakistaníes creen que las contribuciones de armas valen 900 millones de dólares, lo que ayudaría a cubrir el déficit restante en la financiación solicitada al FMI, estimada en unos 2.000 millones de dólares. La cifra exacta que Estados Unidos reportaría al FMI aún está por negociarse, dijo Khan.

Durante la reunión del viernes, Dar planteó la cuestión del FMI a Blome diciendo que “la reunión destacó la importancia de abordar el estancado acuerdo del FMI y encontrar soluciones efectivas a los desafíos económicos de Pakistán”.

A principios de este mes el senador demócrata de Maryland Chris Van Hollen, una voz destacada en Washington en materia de asuntos exteriores. dijo a un grupo de periodistas pakistaníes: “Estados Unidos jugó un papel decisivo para garantizar que el Fondo Monetario Internacional presentara su ayuda económica de emergencia”. Van Hollen, cuyos padres estaban destinados en Pakistán como funcionarios del Departamento de Estado, nació en Karachi y es conocido por ser el observador más cercano del Congreso en Pakistán.

Van Hollen dijo que su conocimiento del papel de Estados Unidos en la facilitación del préstamo del FMI proviene directamente del gobierno de Biden. “Mi entendimiento, basado en conversaciones con personas de la administración, es que apoyamos el paquete de préstamos del FMI dada la desesperada situación económica de Pakistán”, dijo.

Acuerdo de última hora con el FMI

La discusión diplomática sobre el préstamo se produjo un mes antes de la fecha límite del 30 de junio para la revisión por parte del FMI de un pago planificado de mil millones de dólares, parte de un acuerdo de 6 mil millones de dólares alcanzado en 2019. Una revisión fallida significaría que no habrá inyección de dinero, pero, en los meses y semanas antes de la fecha límite, los funcionarios pakistaníes negaron públicamente que tuvieran serias dificultades para financiar el nuevo préstamo.

A principios de 2023, el Ministro de Finanzas Dar afirmó que las garantías de financiación externa –en otras palabras, compromisos financieros de países como China, los Estados del Golfo o Estados Unidos– no eran una condición que el FMI le pidiera a Pakistán que cumpliera. Sin embargo, en marzo de 2023, el representante del FMI encargado de tratar con Pakistán contradijo públicamente la evaluación positiva de Dar. Esther Pérez Ruiz, del FMI, dijo en un correo electrónico a Reuters que todos los prestatarios deben poder demostrar que pueden financiar los pagos. “Pakistán no es una excepción”, dijo Pérez.

La declaración del FMI impulsó a los funcionarios pakistaníes a buscar una solución. La financiación solicitada, según informaron públicamente y confirmaron fuentes familiarizadas con el acuerdo, se ha fijado en 6.000 millones de dólares. Para lograr este objetivo, el gobierno pakistaní dijo que ha obtenido aproximadamente 4 mil millones de dólares en compromisos de los países del Golfo. El acuerdo secreto de armas para Ucrania permitiría a Pakistán añadir casi otros mil millones de dólares a su presupuesto, si Estados Unidos permite que el FMI se entere.

“Fue un punto muerto debido a los 2.000 millones de dólares restantes”, dijo Rafiq, académico del Middle East Institute. “Así que, si la cifra es exacta, los 900 millones de dólares son casi la mitad. Es una cantidad bastante grande en términos del vacío que es necesario cubrir”.

El 29 de junio, un día antes de que expirara el programa original, el FMI hizo un anuncio sorpresa de que en lugar de extender la ronda anterior de préstamos y desembolsar el siguiente tramo de 1.100 millones de dólares, el banco celebraría un acuerdo – “llamado Stand -By Arrangement” – con menos condiciones, condiciones más favorables y un valor de 3 mil millones de dólares.

El acuerdo preveía la libre flotación de la moneda y la retirada de los subsidios a la energía. El acuerdo se cerró en julio después de que el Parlamento aprobara las condiciones, incluido un aumento de casi el 50% en el coste de la energía.

Uzair Younus, director de la Iniciativa Pakistán en el Centro de Asia Meridional del Consejo Atlántico, dijo que el acuerdo con el FMI era fundamental para la supervivencia económica de Pakistán a corto plazo. “Si no se hubiera logrado, se habría producido un verdadero colapso económico en el país”, afirmó Younus. “Así que fue un momento crucial”.

La cuestión de cómo Pakistán superó los obstáculos financieros sigue siendo un misterio incluso para quienes siguen la situación profesionalmente. El FMI publica un registro de sus revisiones, señaló Rafiq, pero hacerlo si el financiamiento involucra proyectos militares secretos presenta un desafío inusual. “Pakistán es muy extraño en muchos sentidos”, dijo, “pero no sé cómo un programa militar secreto, encubierto y clandestino encaja en sus cálculos, porque se supone que todo debe estar abierto y en orden”.

Imran Khan, Ucrania y el futuro de Pakistán

Al comienzo de la guerra en Ucrania, Pakistán se encontraba en una posición geopolítica y económica marcadamente diferente. Cuando comenzó el conflicto, Khan, entonces primer ministro, volaba a Moscú para una reunión bilateral planeada desde hacía mucho tiempo con el presidente ruso Vladimir Putin. La visita indignó a los funcionarios estadounidenses.

Lu, el alto funcionario del Departamento de Estado, en una reunión con el entonces embajador pakistaní Asad Majeed Khan dos semanas después de la invasión, dijo que Estados Unidos creía que Pakistán había asumido una posición neutral sólo bajo la dirección de Khan, añadiendo que “todos serían perdonados” si Khan fuera destituido mediante un voto de censura. Después de su derrocamiento, Pakistán se puso firmemente del lado de Estados Unidos y Ucrania en la guerra.

Mientras tanto, Estados Unidos sigue negando haber puesto el pulgar en la balanza de la democracia pakistaní, ya sea en Ucrania o por cualquier otra razón. A finales de agosto, en una reunión virtual y extraoficial con miembros de la diáspora pakistaní, la adjunta de Lu, Elizabeth Horst, respondió a preguntas sobre la reunión de Lu con el embajador de Pakistán.

“Quiero tomarme un momento para hablar sobre la desinformación sobre el papel de Estados Unidos en la política pakistaní”, dijo Horst al inicio de la llamada. “No permitimos que la propaganda, la desinformación y la desinformación obstaculicen las relaciones bilaterales, incluidas nuestras preciosas relaciones con Pakistán. Estados Unidos no tiene una posición sobre un candidato o partido político sobre otro. Cualquier declaración en contrario, incluidos los informes sobre el supuesto cifra, es falsa y los propios altos funcionarios pakistaníes han reconocido que no es verdad”.

Altos funcionarios pakistaníes, incluido el ex primer ministro Shehbaz Sharif, confirmaron la autenticidad del cable, conocido internamente como cifrado.

Van Hollen, en su reunión informativa con periodistas pakistaníes, adoptó la misma línea que el Departamento de Estado, diciendo que la administración le había asegurado que Estados Unidos no estaba interfiriendo en la política pakistaní. Aclaró que Estados Unidos no planeó el derrocamiento de Khan. “No estoy cuestionando la exactitud del cable”, dijo Van Hollen. “No tengo idea de cuál es la opinión de la administración sobre el resultado final, pero no leo que el cable signifique que Estados Unidos haya diseñado su derrocamiento”.

Después de orquestar la destitución de Khan, los militares emprendieron una campaña para erradicar su partido político mediante una ola de asesinatos y detenciones en masa. El propio Khan se encuentra actualmente en prisión acusado de malversar un documento clasificado y enfrenta alrededor de 150 cargos adicionales, cargos ampliamente vistos como un pretexto para impedirle participar en futuras elecciones.

También le preguntaron a Horst durante la reunión pública por qué Estados Unidos reaccionó tan silenciosamente a la represión. Sostuvo que Estados Unidos intervino en nombre de la democracia. “Sé que muchos de ustedes están muy preocupados por la situación en Pakistán. Los escuché. Créanme cuando digo que los veo, los escucho. Y quiero ser sensible”, dijo. “Seguimos hablando en público y en privado a favor de la democracia de Pakistán”.

Mientras Pakistán siente el impacto de las políticas de austeridad impuestas por el FMI y la disfunción política que siguió al derrocamiento de Khan, nuevos dirigentes militares han hecho elevadas promesas de que el apoyo económico extranjero salvará al país. El jefe del ejército, el general Asim Munir, dijo recientemente en una reunión de empresarios pakistaníes que el país podría esperar hasta 100.000 millones de dólares en nuevas inversiones de Arabia Saudita y otros países del Golfo, dando a entender que no habrá más llamamientos al FMI. .

Sin embargo, hay poca evidencia de que los países del Golfo estén dispuestos a acudir al rescate de Pakistán. El príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman anunció recientemente importantes inversiones y asociaciones económicas con la India durante su visita a la cumbre del G20. Aunque la prensa pakistaní expresó la esperanza de que visitara Pakistán, nada se materializó ni se anunciaron nuevas inversiones importantes.

La ausencia de otro apoyo extranjero ha dejado al régimen militar de Pakistán luchando por depender aún más del FMI, Estados Unidos y la producción de municiones de guerra en Ucrania para sostenerse en una crisis que no muestra signos de resolución.

—https://theintercept.com/2023/09/17/pakistan-ukraine-arms-imf/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo