No son sólo patentes: Brasil suspende la elaboración de la vacuna china por falta de materia prima

El Instituto Butantan de investigación biológica, vinculado al gobierno del estado de Sao Paulo, ha suspendido hoy la producción de la vacuna china CoronaVac por falta de materia prima en Brasil. Coronavac es el nombre comercial de la vacuna desarrollada por la empresa china Sinovac.

El Instituto está a la espera de que China libere un lote con 10.000 litros del ingrediente farmacéutico activo (API) para reanudar la producción.

A finales de abril, Butantan paralizó el envasado de la vacuna, pero las secciones de etiquetado y control de calidad siguieron trabajando para entregar las dosis acordadas con el Ministerio de Salud.

Con el traspaso estimado para este viernes de otros 1,1 millones de dosis para el gobierno federal, no hay más material para procesar en ninguna etapa de la producción.

Hasta la llegada de nuevos lotes de API, asumirán la producción del fármaco contra la gripe.

Hasta ayer Butantan esperó la liberación de al menos 3.000 litros de API. Sin embargo, el director del instituto, Dimas Covas, comunicó que se desconoce cuándo llegará la materia prima. “Estamos a la espera, puede suceder en cualquier momento, pero por ahora no hay tal previsión”, subrayó.

La administración de Sao Paulo participó en reuniones con el embajador brasileño en Pekín para tratar de facilitar la autorización de exportación de materia prima.

Según el gobernador paulista Joao Doria, con los 10.000 litros de API listos en el laboratorio de Sinovac en China para ser enviados a Brasil, el instituto podrá producir aproximadamente 18 millones de dosis de Coronavac.

Doria atribuye las barreras a la importación a las constantes y ofensivas declaraciones de Bolsonaro contra China. “Es muy importante que la diplomacia brasileña, el ministro de Relaciones Exteriores, los embajadores puedan actuar para que el gobierno chino libere el envío de estos 10.000 litros de insumos”, subrayó.

El gobierno de Bolsonaro no tiene ninguna competencia en materia sanitaria y su mala relación con China es consecuencia de su política exterior. China suministra materia prima tanto para la producción de Coronavac como de AstraZeneca, producida por la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz).

A Coronavac le corresponde aproximadamente el 75 por ciento de las vacunas que forman parte de la campaña brasileña de inoculaciones.

El miércoles Butantan cumplió la entrega de 46 millones de dosis de la droga china, previstos en el primer contrato firmado con el Ministerio de Salud para la campaña.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: