Moderna: la multinacional necesitaba un milagro económico que llegó en forma de pandemia (1)

Antes del covid-19, Moderna corría el riesgo de perder inversores, ya que los persistentes problemas de seguridad y otras dudas sobre su sistema de administración de ARNm amenazaban toda su línea de productos. El susto del covid-19 ha eliminado en gran medida estas preocupaciones, aunque no hay pruebas de que se hayan resuelto.

Quienes han analizado la crisis del covid-19 y sus efectos se han centrado principalmente en que su naturaleza disruptiva ha provocado importantes cambios y recalibraciones en la sociedad y la economía. Esta perturbación también se prestó a una variedad de agendas que necesitaban un evento con potencial de “reinicio”, para hacerse realidad. En el caso de la industria de las vacunas, el covid-19 ha provocado cambios drásticos en la forma en que las instituciones públicas gestionan la aprobación de contramedidas médicas en caso de crisis declarada, en la forma en que se realizan los ensayos de las vacunas candidatas, en la forma en que el público percibe la vacunación e incluso en la forma en que se define el término “vacuna”.

Estos cambios obvios han sido recibidos con elogios por parte de algunos y con fuertes críticas por parte de otros, con esta última categoría censurada en gran medida del discurso público en la televisión, en la prensa y en internet. Sin embargo, cuando se analizan estos cambios sísmicos de forma objetiva, queda claro que la mayoría de estos cambios en el desarrollo y la política de vacunas favorecen drásticamente la velocidad y la aplicación de la tecnología nueva y experimental a expensas de la seguridad y el estudio cuidadoso. En el caso de las vacunas, se puede afirmar que nadie se ha beneficiado más de estos cambios que los creadores de las vacunas covídicas, especialmente la empresa farmacéutica y biotecnológica Moderna.

La crisis del covid-19 no sólo ha eliminado las barreras que antes impedían a Moderna sacar un solo producto al mercado, sino que ha invertido radicalmente la suerte de la empresa. Desde 2016 hasta la aparición de covid-19, Moderna luchaba por mantenerse mientras se desprendía de ejecutivos clave, de los mejores talentos y de los principales inversores a un ritmo alarmante. La promesa de Moderna de “revolucionar” la medicina y la notable capacidad de venta y recaudación de fondos de su principal ejecutivo, Stéphane Bancel, fueron las principales fuerzas que la mantuvieron a flote. En los años que precedieron a la crisis del covid-19, las promesas de Moderna -a pesar de los esfuerzos de Bancel- se volvieron cada vez más vacías, ya que la larga inclinación de la empresa por el secretismo extremo significó que, a pesar de llevar casi una década en el negocio, nunca pudo demostrar definitivamente que era capaz de ofrecer la “revolución” que había asegurado repetidamente a los inversores.

A ello se sumaron importantes problemas con las patentes de un competidor hostil, que amenazaban la capacidad de Moderna para obtener beneficios con todo lo que consiguiera sacar al mercado, y grandes problemas con su sistema de administración de ARNm, que le llevaron a abandonar cualquier tratamiento que requiriera más de una dosis por motivos de toxicidad. Esta última cuestión, aunque en gran medida olvidada y/o ignorada por los medios de comunicación hoy en día, debería ser un tema importante en el debate sobre el refuerzo del covid-19, ya que todavía no hay pruebas de que Moderna haya resuelto el problema de toxicidad que ha surgido con los productos multidosis.

Justo antes de la aparición del covid-19 Moderna se encontraba en una grave situación. Al igual que la ahora desprestigiada Theranos (*), Moderna había sido durante mucho tiempo un castillo de naipes con valoraciones desorbitadas completamente fuera de la realidad. Se habría derrumbado en 2020 ó 2021 si no hubiera estallado la crisis del covid-19, si Moderna no se hubiera asociado posteriormente con el gobierno estadounidense y si los procesos de desarrollo y aprobación de su vacuna no hubieran sido tan inusuales. A pesar de la aparición de datos del mundo real que cuestionan las afirmaciones de que la vacuna anti-covid de Moderna es segura y eficaz, el refuerzo de Moderna está siendo aprobado a toda prisa por algunos gobiernos, mientras que otros han prohibido recientemente el uso de la vacuna en adultos jóvenes y adolescentes por motivos de seguridad.

Los problemas de seguridad de Moderna se conocían mucho antes de la crisis del covid, pero fueron ignorados por las autoridades sanitarias y los medios de comunicación durante la crisis. Además, para evitar el colapso, Moderna debe seguir vendiendo su vacuna covid-19 durante los próximos años. Sin la aprobación de su refuerzo, que ha provocado una gran controversia incluso entre los principales responsables de las vacunas del país, Moderna se enfrentaría a un enorme problema financiero. Si bien la crisis del covid-19 ha puesto a la empresa en evidencia, la administración de su vacuna covid-19, en la que el gobierno estadounidense ha invertido ahora casi 6.000 millones de dólares, debe continuar en el futuro inmediato para que el rescate sea realmente exitoso. De lo contrario, una empresa que ahora vale 126.700 millones de dólares, con importantes inversiones del gobierno y el ejército de Estados Unidos y vínculos con las personas más ricas del mundo, se hundirá rápidamente.

¿Un nuevo Theranos?

En septiembre de 2016, Damian Garde, un reportero nacional de biotecnología para la empresa de medios médicos STAT, escribió un extenso artículo sobre “el ego, la ambición y la agitación”, que acompañan a una de las empresas emergentes de biotecnología “más secretas”. El artículo se centraba en Moderna, que se fundó en 2010 para comercializar las investigaciones del biólogo celular del Boston Children’s Hospital, Derrick Rossi. El esfuerzo por obtener beneficios con la creación de Moderna, en el que participó íntimamente el controvertido científico y estrecho colaborador de Bill Gates, Bob Langer, así como la empresa Flagship Ventures (ahora Flagship Pioneering), con sede en Cambridge (Massachusetts), comenzó poco después de que Rossi publicara un informe sobre la capacidad del ARN manipulado para transformar las células de la piel en diferentes tipos de tejidos.

Entre la creación de Moderna y la investigación de Garde en 2016, el rumor en torno a la investigación de Rossi y su potencial para crear avances médicos se desvaneció, al igual que el rumor en torno a su potencial para hacer muy ricos a sus inversores. A pesar de asociarse con gigantes farmacéuticos como AstraZeneca y de recaudar fondos récord, Moderna aún no tenía ningún producto en el mercado seis años después de su creación y, como reveló STAT, el “cáustico ambiente de trabajo” de la empresa había provocado una hemorragia persistente de los mejores talentos, a pesar de que pocos de sus conflictos internos se conocían públicamente debido a su obsesión por el secreto. Sin embargo, lo más preocupante para la empresa ese año fue que Moderna parecía haber encontrado obstáculos en sus proyectos más ambiciosos.

Además de los obstáculos científicos a los que se enfrentaba Moderna, uno de los principales obstáculos para la empresa, según Garde, no era otro que Stéphane Bancel, el más alto ejecutivo de Moderna, que todavía dirige la empresa. Según Garde, Bancel estuvo en el centro de muchas de las controversias de la empresa debido, en parte, a su “inquebrantable creencia” de que la ciencia de Moderna funcionará, y de que los empleados que “no viven la misión, no pertenecen a la empresa”. Entre 2012 y 2016 Bancel habría sido un factor clave en las dimisiones de al menos una docena de altos ejecutivos, incluidos los que dirigían la cartera de productos de Moderna, así como sus proyectos de vacunas.

Antes de incorporarse a Moderna, Bancel dedicó la mayor parte de su carrera a las ventas y las operaciones, no a la ciencia, haciéndose un nombre en el gigante farmacéutico Eli Lilly antes de dirigir una empresa francesa de diagnóstico llamada BioMérieux. Su rendimiento en esa empresa, así como su ambición, llamaron la atención de Flagship Ventures, cofundador e inversor principal de Moderna, que le puso en contacto con la empresa que iba a dirigir.

Aunque no tenía experiencia en el campo del ARNm ni en la ciencia que subyace a su uso como terapia, Bancel lo compensó convirtiéndose en el vendedor de Moderna. Bajo su dirección, Moderna se ha vuelto reacia a publicar sus trabajos en Science o Nature, pero entusiasta a la hora de publicitar su potencial en CNBC y CNN. En otras palabras, con Bancel, la empresa llegó a promover su ciencia a través de la publicidad en los medios de comunicación y las relaciones públicas en lugar de la publicación de datos reales o pruebas científicas. Cuando dos de sus vacunas candidatas entraron en la fase 1 de los ensayos en humanos en 2016 (ensayos que finalmente no llegaron a nada), la empresa se negó a incluirlas en el registro federal público ClinicalTrials. La decisión de no incluirlas en la lista, que se aparta de la práctica habitual de los competidores de Moderna y de otras empresas de vacunas más tradicionales, significó que la información sobre la seguridad de estas vacunas candidatas probablemente nunca se haría pública una vez concluido el ensayo. Moderna también se negó a comentar públicamente las enfermedades a las que iban dirigidas esas vacunas.

Este tipo de secretismo se convirtió en algo habitual en Moderna después de que Bancel asumiera el cargo de consejero delegado, quien no había publicado ningún dato que respaldara su pregonada tecnología, en el momento de la presentación de STAT en 2016. Tanto los iniciados como los inversores que se habían comprometido a invertir millones en la empresa sólo podían echar un vistazo a los datos de la empresa. Según los antiguos científicos de Moderna que hablaron con STAT, la empresa era un caso del “traje nuevo del emperador”. Los ex empleados también afirmaron que, en realidad, Bancel dirigía una empresa de inversiones y luego esperaba que también desarrollara un medicamento exitoso.

Tal vez por eso se consideró que Bancel era el mejor ejecutivo para dirigir Moderna. Como vendedor ambicioso que dirigía una empresa sobrevalorada, daría prioridad a la imagen y las finanzas de la empresa, sin preocuparse por los problemas científicos subyacentes. Tal vez por eso Bancel, según antiguos empleados, dejó claro desde el principio que la ciencia de Moderna tenía que funcionar, y que quien no pudiera hacerla funcionar no tenía cabida.

Como señaló STAT en 2016, los responsables de “hacer que la ciencia funcione” fueron los que más dimitieron, lo que llevó a Moderna a perder dos jefes de química en un año, seguidos poco después por la pérdida de su director científico y su director de fabricación. Muchos altos cargos, incluidos los jefes de investigación sobre el cáncer y las enfermedades raras, acabaron permaneciendo en sus respectivos puestos menos de dieciocho meses. Las abruptas dimisiones no se limitaron a los puestos de dirección científica de Moderna, ya que el CIO y el CFO también se vieron afectados. Bancel acabó pidiendo consejo a los departamentos de recursos humanos de Facebook, Google y Netflix sobre la retención de empleados.

Especialmente reveladora fue la repentina y misteriosa dimisión del jefe de investigación y desarrollo de Moderna, Joseph Bolen, tras unos dos años en la empresa. Una persona de la empresa dijo a STAT que la única razón por la que Bolen dimitió fue porque había “un problema con la ciencia o la gente”. En otras palabras, o bien Bolen se marchó porque la ciencia detrás de la evaluación de Moderna no estaba a la altura, o bien Bancel le había obligado a marcharse, con la posibilidad adicional de que ambas cosas fueran clave para la dimisión de Bolen.

En aquel momento, las especulaciones apuntaban a Bancel, aunque no está claro por qué surgió el desacuerdo entre los dos hombres. Bancel afirmó que había intentado convencer a Bolen de que se quedara, a pesar de que empleados no identificados afirmaban lo contrario, y que Bolen había votado por sí mismo para abandonar la isla.

Sea cual sea la causa exacta de la dimisión del director de investigación y desarrollo, no hace más que aumentar el misterio que rodea el funcionamiento de Moderna y su capacidad para cumplir su promesa de “revolucionar la medicina”. También revela más de un parecido entre Moderna y la ahora desprestigiada Theranos. Theranos, cuya ex directora ejecutiva, Elizabeth Holmes, está siendo juzgada por fraude, era conocida por su extrema cultura de secretismo que mantenía a los inversores y socios comerciales en la oscuridad, imponía acuerdos de no divulgación a todos los que entraban en contacto con la empresa y mantenía a los empleados aislados, mediante una política extremadamente estricta de necesidad de saber. Al igual que Moderna, Theranos había sido presentada como revolucionaria y dispuesta a “cambiar la industria médica para siempre”. Del mismo modo, su máximo responsable no tenía experiencia profesional en el ámbito de la salud o la ciencia, y sin embargo ambas empresas despidieron u obligaron a dimitir a los empleados que no estaban de acuerdo con sus puntos de vista o eran incapaces de obtener resultados positivos. Ambas empresas tampoco publicaron pruebas en revistas revisadas por expertos de que la ciencia en la que se basan sus multimillonarios negocios fuera algo más que una fantasía y un argumento de venta bien elaborado.

Tal vez la diferencia más importante entre Moderna y Theranos es que Moderna, cuyos numerosos problemas y desafíos sólo salieron a la luz después de que Theranos comenzara a colapsar, nunca ha sido objeto de tal escrutinio por parte del gobierno estadounidense o de los principales periodistas de investigación. Hay muchas razones posibles para ello, incluida la estrecha relación de Moderna con el Departamento de Defensa de Estados Unidos a través de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (Darpa), o el temor de que su exposición posterior a Theranos atraiga la atención sobre cualquier empresa situada en la intersección de Silicon Valley y el sector sanitario. Sin embargo, es probable que Moderna se hubiera enfrentado a este calvario si la crisis del covid-19 no se hubiera producido en el momento más oportuno para la empresa.

El ‘software’ de Moderna tiene fallos

Muchos de los problemas de Moderna que Garde había detectado en 2016 siguieron aquejando a la empresa hasta que comenzó la crisis del covid-19. La principal fue la lucha de Moderna por demostrar que su tecnología funcionaba y era segura. La preocupación por la seguridad y la eficacia de los productos de la empresa, que se hizo pública a partir de 2017, se evaporó en la ola de pánico que rodeó al covid-19 y la simultánea carrera “a velocidad Warp”, por una vacuna que “acabara con la pandemia”. Sin embargo, hay pocas pruebas, o ninguna, de que estas preocupaciones, antes bien reconocidas, se abordaran antes de la aprobación de emergencia por parte del gobierno estadounidense de la vacuna contra el covirus Moderna y su uso ahora generalizado en muchos países del mundo. Por el contrario, hay pruebas de que estas preocupaciones se ocultaron antes y durante el desarrollo de la vacuna.

En enero de 2017 los informes señalaron que Moderna había encontrado problemas de seguridad preocupantes con su terapia más ambiciosa y que la empresa dependía de una nueva y misteriosa tecnología para mantenerse a flote. La ambiciosa terapia en cuestión estaba destinada a tratar el síndrome de Crigler-Najjar e iba a ser la primera terapia que utilizara una nueva y audaz tecnología que Bancel prometió producir en docenas de medicamentos en la próxima década. Bancel había utilizado específicamente la terapia para tratar el síndrome de Crigler-Najjar como un punto de venta importante para los inversores, incluso en 2016 cuando lo promocionó en la Conferencia de Salud de JP Morgan.

Sin embargo, los empleados de Alexion, la empresa que codesarrolla el fármaco con Moderna, denunciaron el proyecto en 2017, revelando que nunca demostró ser lo suficientemente seguro como para ser probado en humanos, y que el fracaso de la terapia y de la plataforma tecnológica que pretendía utilizar, había sido responsable de que Moderna abandonara la clase de terapias farmacológicas que durante años había justificado su altísima valoración y atraído cientos de millones de dólares en dinero de los inversores.

Tras el problema con el fármaco del síndrome de Crigler-Najjar, los medios de comunicación afirmaron que Moderna necesitaba un “milagro”, que evitara que su valoración implosionara y sus inversores huyeran. La persistencia de los problemas que se identificaron por primera vez en la encuesta de STAT de 2016, como la incapacidad de Moderna para publicar datos significativos que respalden su tecnología de ARNm, solo exacerbó la posición cada vez más precaria de la empresa. De hecho, poco antes del aplazamiento indefinido de la terapia del síndrome de Crigler-Najjar, Bancel había dejado de lado las dudas sobre la promesa de Moderna al pintar el ARNm como una forma fácil de desarrollar rápidamente nuevos tratamientos para una variedad de enfermedades. Dijo que “el ARNm es como el software: basta con girar la manivela y se desarrollan muchos productos”. Si así fuera, ¿por qué la empresa no tenía ningún producto en el mercado después de casi siete años y por qué su proyecto más preciado había encontrado tantos obstáculos? Evidentemente, en línea con la metáfora del “software” de Bancel, la tecnología de Moderna se había topado con fallos, fallos que eran potencialmente inviables.

Resulta que la terapia farmacológica para tratar el síndrome de Crigler-Najjar por la que Moderna había apostado tanto fracasó debido al sistema de administración de nanopartículas lipídicas (NPL) utilizado para transportar el ARNm a las células. Se eligió el síndrome de Crigler-Najjar como objetivo porque los científicos de Moderna consideraron que era el fruto fácil. En primer lugar, el síndrome está causado por un defecto genético específico; en segundo lugar, el órgano afectado, el hígado, es uno de los más fáciles de atacar con nanopartículas; en tercer lugar, y lo más importante para la empresa, el tratamiento de la enfermedad con ARNm requeriría dosis frecuentes, lo que garantizaría un flujo constante de ingresos para la empresa. Así, dadas las dos primeras razones por las que la empresa se centró en el síndrome de Crigler-Najjar, si Moderna no podía desarrollar una terapia para esta enfermedad, significaba que no podría desarrollar una terapia para otras enfermedades que, por ejemplo, están causadas por múltiples defectos genéticos o afectan a múltiples órganos o son más resistentes a los tratamientos con nanopartículas. En otras palabras, el hecho de que Moderna no pudiera hacer funcionar su terapia para el síndrome de Crigler-Najjar, significaba que era poco probable que las terapias de esta categoría también funcionaran.

Los informes de los medios de comunicación sobre esta terapia señalaron que el retraso indefinido del proyecto Crigler-Najjar de Moderna indica “problemas de seguridad persistentes y preocupantes para cualquier terapia de ARNm que deba administrarse en dosis múltiples”. Este problema pronto llevaría a Moderna a buscar únicamente tratamientos que pudieran administrarse en una sola dosis, es decir, hasta la aparición del covid-19 y la llegada del debate sobre la vacuna covídica de refuerzo. Debido a la extrema rareza del síndrome de Crigler-Najjar, incluso si Moderna hubiera logrado comercializar el tratamiento, habría sido poco probable que aportara suficiente dinero para mantener la empresa.

El problema específico que encontró Moderna con el tratamiento del síndrome de Crigler-Najjar fue con el sistema de administración de nanopartículas lipídicas que utilizó. Según los antiguos empleados de Moderna y sus colaboradores en Alexion, la dosis segura era demasiado baja, y en estudios con animales las inyecciones repetidas de una dosis lo suficientemente alta para ser efectiva tenían efectos preocupantes en el hígado, el órgano objetivo de esta terapia en particular. Según los informes publicados en su momento, Moderna también había encontrado este problema con su sistema de administración de nanopartículas en otros casos. Según STAT, el sistema de administración empleado por Moderna había creado sistemáticamente un gran desafío: una dosis demasiado baja no suministra suficiente enzima para actuar sobre la enfermedad; una dosis demasiado alta y el fármaco es demasiado tóxico para los pacientes.

Moderna ha intentado compensar la mala prensa asociada al retraso del fármaco para el síndrome de Crigler-Najjar afirmando que ha desarrollado un nuevo sistema de administración de nanopartículas llamado V1GL que administrará el ARNm de forma más segura. Estas afirmaciones se hicieron un mes después de que Bancel presentara a Forbes otro sistema de entrega llamado N1GL. En esa entrevista, Bancel dijo a Forbes que el sistema de administración que habían estado utilizando, con licencia de Acuitas no era muy bueno y que Moderna había dejado de utilizar la tecnología de Acuitas para nuevos medicamentos. Sin embargo, parece que Moderna siguió utilizando la tecnología con licencia de Acuitas para vacunas posteriores y otros proyectos, incluida su vacuna antiviral.

Los antiguos empleados de Moderna y las personas cercanas al desarrollo de sus productos dudaron en su momento de la importancia de estos nuevos sistemas de administración de nanopartículas, supuestamente más seguros. Según tres ex empleados y colaboradores cercanos al proceso que hablaron de forma anónima con STAT, Moderna llevaba mucho tiempo trabajando en nuevas tecnologías de suministro con la esperanza de encontrar algo más seguro de lo que tenían. Todos los entrevistados creen que el N1GL y el V1GL son descubrimientos muy recientes, que sólo se encuentran en las primeras fases de prueba, o nuevos nombres para tecnologías que Moderna tiene desde hace años. Todos hablaron bajo condición de anonimato porque han firmado acuerdos de no divulgación con la empresa, que se están aplicando de forma agresiva.

Un antiguo empleado, comentando la supuesta promesa de la N1GL y la V1GL, dijo que estas plataformas “necesitarían un milagro para llegar a donde tienen que estar en el plazo que se supone que tienen que estar… O bien [Bancel] está extremadamente confiado en que va a funcionar, o está empezando a inquietarse y a pensar que, dada la falta de progreso, tiene que hacer algo”.

Parece que los antiguos empleados que pensaban que el N1GL y el V1GL eran nuevos nombres para una tecnología ya existente y que Bancel estaba prometiendo demasiado, tenían razón, ya que Moderna parece haber vuelto al problemático sistema de entrega de nanopartículas lipídicas que había licenciado de Acuitas para las terapias posteriores, incluida su vacuna covid-19. Como veremos, no hay pruebas de que Moderna haya logrado su “milagro”, cuando se trata de adquirir los derechos o desarrollar un sistema seguro de administración de ARNm.

Además de la promesa de N1GL y V1GL como tratamientos más seguros, Moderna se comprometió a crear nuevas y mejores fórmulas para la terapia para tratar el síndrome de Crigler-Najjar que podrían probarse en humanos más adelante. Esto evitó la mala prensa, pero sólo durante unas semanas. Un mes después del anuncio público de los problemas con la terapia del síndrome de Crigler-Najjar, el jefe de la división de oncología de Moderna, Stephen Kesley, dejó la empresa. Esto se produjo cuando Moderna se preparaba para realizar los primeros ensayos en humanos de su terapia contra el cáncer, lo que obligó a un equipo directivo con poca experiencia en el desarrollo de medicamentos a determinar el futuro de la empresa en este ámbito. Unas semanas antes de la salida de Kesley, Bancel había afirmado con audacia, en un intento de atraer a nuevos inversores en la Conferencia de Salud de JP Morgan, celebrada en enero de 2017 en San Francisco, que la oncología era “la próxima gran oportunidad de Moderna después de las vacunas”.

En el mismo mes de la salida de Kesley, Moderna consiguió atraer la atención de los medios de comunicación en otros lugares, ya que por primera vez publicaron datos en una revista revisada por pares. Sus científicos publicaron en Cell los resultados de un ensayo en animales de su candidato a vacuna contra el Zika que demostró su eficacia y seguridad en ratones. Aunque los resultados de los ensayos en animales no se traducen necesariamente en resultados equivalentes en humanos, se consideró que los resultados eran un buen augurio para el ensayo clínico en humanos que Moderna tiene previsto realizar con esta vacuna candidata. Además, los resultados fueron similares a los del ensayo en animales publicado por BioNTech, competidor de Moderna, para su candidato a vacuna de ARNm contra el Zika un mes antes.

Sin embargo, para Moderna, las noticias positivas se vieron atenuadas por una sentencia negativa en un litigio que amenazaba la capacidad de Moderna de obtener alguna vez beneficios con la vacuna contra el Zika o con cualquier otra vacuna de ARNm que haya desarrollado, una amenaza a la que los competidores de Moderna, como BioNTech, no han tenido que enfrentarse. La sentencia, de la que se hablará con más detalle más adelante en este informe, restringió significativamente el uso por parte de Moderna del sistema de administración de nanopartículas lipídicas que le había licenciado Acuitas y amenazó directamente la capacidad de la empresa para crear un producto rentable utilizando la propiedad intelectual asociada a las patentes correspondientes. También daría inicio a una disputa legal de varios años que sugirió en varios momentos que las promesas de V1GL y N1GL eran completamente inventadas o muy exageradas, como afirmaban antiguos empleados y colaboradores de Moderna.

Poco después, en julio de 2017, Moderna se vio afectada por otra ola de mala prensa cuando su socio en el negocio de la terapia del síndrome de Crigler-Najjar, Alexion, cortó por completo los lazos con la empresa. Moderna restó importancia a la decisión de Alexion y afirmó que había adquirido amplios conocimientos, que le permitirían seguir desarrollando la problemática terapia por su cuenta. Sin embargo, la decisión de Alexion llegó en un momento inoportuno para la empresa, ya que uno de los principales inversores de Moderna había reducido, dos semanas antes, su valoración de la empresa en casi 2.000 millones de dólares, supuestamente porque Moderna estaba luchando por estar a la altura de su propio bombo. Empezaron a circular informes de que los inversores de Moderna podrían estar perdiendo la confianza en el futuro de la empresa.

El medicamento para tratar el síndrome de Crigler-Najjar no era el único que, en su momento, había resultado “demasiado débil o demasiado peligroso para ser probado en ensayos clínicos”, según antiguos empleados y socios. El problema persistente, de nuevo con el sistema de administración de nanopartículas que Moderna había licenciado de Acuitas, había obligado a la empresa, a partir del retraso en el tratamiento del síndrome de Crigler-Najjar, a dar prioridad a las vacunas que pueden administrarse una vez y evitar los problemas de seguridad que han plagado proyectos más ambiciosos.

Sin embargo, estas “vacunas” o terapias de dosis única no se consideraron tan lucrativas como las terapias farmacológicas que Moderna había prometido durante mucho tiempo y que apuntalaban su valoración multimillonaria, lo que obligó a la empresa a apostar a lo grande por un líder en pérdidas. También resultaba problemático el hecho de que Moderna iba por detrás de sus competidores en el campo de las vacunas de ARNm y que la supuesta promesa de su tecnología para producir vacunas viables sólo había sido probada en esta fase por un único y pequeño ensayo. Como señaló el Boston Business Journal, era un ensayo temprano en humanos que fue diseñado principalmente para evaluar la seguridad de una vacuna contra la gripe aviar. Moderna afirmó que, aunque el ensayo estaba diseñado para evaluar la seguridad, había proporcionado pruebas de que la vacuna es eficaz, sin efectos secundarios importantes. Además, como se comenta en una sección posterior de este informe, la disputa legal sobre el sistema de nanopartículas lipídicas con licencia de Acuitas ha amenazado la capacidad de Moderna para obtener beneficios de cualquier vacuna de ARNm que consiga pasar por el proceso de prueba y aprobación federal, lo que hace que el futuro de la empresa sea bastante sombrío.

A pesar de la prensa positiva, siguen existiendo interrogantes

En septiembre de 2017, en un evento a puerta cerrada diseñado para evitar que otros inversores importantes devaluaran la empresa o abandonaran el barco, Moderna proporcionó más información sobre un comunicado de prensa publicado recientemente sobre los resultados de los ensayos de una terapia diseñada para regenerar el tejido cardíaco mediante la estimulación de la producción de una proteína conocida como VEGF. El comunicado de prensa, que recibió titulares positivos en los medios de comunicación, afirma que la terapia resultó ser segura en un estudio en el que participó una muestra de 44 pacientes. Sin embargo, ni el comunicado de prensa ni los datos que Moderna dio a conocer a los inversores en la reunión a puerta cerrada revelaron la cantidad de proteínas que el tratamiento hizo producir a los pacientes, dejando su eficacia en el misterio. De hecho, los informes de los medios de comunicación sobre la reunión de inversores señalaron que “dado que Moderna no reveló este punto de datos crucial, los forasteros no pueden juzgar el potencial terapéutico que puede haber”.

Los resultados, aunque parecen aliviar las preocupaciones sobre la seguridad de la tecnología de Moderna, no lograron inspirar confianza a muchos participantes. Varios de ellos dijeron a los periodistas que no estaban “muy impresionados”, con la presentación de Moderna, que no hizo sino “subrayar los interrogantes persistentes sobre la capacidad de Moderna para estar a la altura de su propio bombo”.

Uno de los problemas aquí, una vez más, es que el bombo de Moderna estaba y está apuntalado por su promesa de producir productos para enfermedades raras que requieren repetidas inyecciones a lo largo de la vida del paciente. La terapia con VEGF promovida por Moderna en esta reunión estaba destinada a ser una única inyección y, por lo tanto, las pruebas de su seguridad no resolvían la cuestión de que cualquiera de los productos de Moderna de dosis múltiples fuera lo suficientemente seguro como para ser probado en humanos. El evento de inversores a puerta cerrada dejó claro que Moderna quería evitar este problema constante dando prioridad a las vacunas de dosis única.

Como señaló STAT en su momento, “la presentación a los inversores también dejó claro que Moderna está dando prioridad a las vacunas. Son más fáciles de desarrollar a partir de ARNm porque los pacientes sólo necesitan una dosis, lo que elimina algunos de los problemas de seguridad que han obstaculizado proyectos más ambiciosos como las terapias para enfermedades raras”.

Sin embargo, el paso a las vacunas ha seguido siendo un punto delicado para muchos inversores, ya que las vacunas se consideran “productos de bajo margen que no pueden generar tantos beneficios como otras áreas más lucrativas, como las enfermedades raras y la oncología”. Estas áreas son las mismas en las que se basó la valoración inflada de Moderna, pero para las que no había sido capaz de producir terapias seguras y eficaces. Moderna era claramente consciente de estas preocupaciones entre su base de inversores actuales y potenciales e intentó hablar de forma destacada sobre sus esfuerzos en oncología en el mismo evento. Sin embargo, no se ha dicho nada sobre el calendario de los ensayos ni sobre otros datos clave, lo que mantiene la reputación de secreto que tiene la empresa desde hace mucho tiempo, tanto entre sus empleados como entre el público en general. Es ciertamente revelador que Moderna haya sido tan reservada en cuanto a los datos clave en un evento que no sólo estaba cerrado al público y a la prensa, sino que estaba diseñado para tranquilizar a los inversores existentes y atraer a otros nuevos. Si Moderna se negó a mostrar datos importantes a los inversores en un momento en el que estaba desesperada por mantenerlos a bordo, esto implica que la empresa tenía algo que ocultar o nada que mostrar.

La situación interna de Moderna, cada vez más delicada, a pesar de sus relaciones públicas siempre positivas, empeoró un mes más tarde cuando se informó de la repentina dimisión de su jefe de química, del jefe de su división cardiovascular y del jefe de su división de enfermedades raras. Estas dimisiones, que se produjeron a finales de 2017, se produjeron después de las dimisiones de alto nivel que sufrió la empresa y que se mencionaron en la presentación del STAT de 2016 de Damian Garde.

Unos meses después, en marzo de 2018, también se fue el director científico del negocio de vacunas de Moderna, Giuseppe Ciaramella. Esta dimisión supuso una mayor agitación interna en la empresa, sobre todo porque Moderna había girado recientemente y de forma muy pública hacia las vacunas; y Ciaramella, además de encabezar el desarrollo de vacunas en esta coyuntura crítica, había sido el primer ejecutivo de Moderna en sugerir que la tecnología de la empresa podría ser útil para el desarrollo de vacunas, una sugerencia en la que la empresa estaba ahora apostando todo. Uno no puede dejar de preguntarse si la tendencia de Bancel a destituir a los empleados y directivos que “no podían hacer que la ciencia funcionara”, desempeñó un papel en estas dimisiones de alto nivel, incluida la de Ciaramella.

Whitney Webb https://unlimitedhangout.com/2021/10/investigative-reports/moderna-a-company-in-need-of-a-hail-mary/

(*) El fraude clínico de Theranos y su directora Elizabeth Holmes lo relata HBO en el documental “The inventor: Out for Blood in Silicon Valley”, otro caso de vendedores de humo sin mayores consecuecias porque sólo se trataba de realizar análisis de sangre.

comentario

  1. No hay que caer en el error de diferenciar multinacionales «malas» y multinacionales «buenas».Cuidado. Artículos como éste solo hacen legitimar a multinacionales competidoras, dando por hecho de que efectivamente hay una «pandemia», de que existe el «covid», y de que se necesitan «vacunas» seguras de las empresas «buenas». Todas se basan en beneficios, inversores, ventas, publicidad, propaganda y manipulación. La ciencia y la salud es lo último.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: