Massachusetts prohibe el reconocimiento facial por parte de la policía

Massachusetts podría ser el primer estado en prohibir el uso de tecnologías de reconocimiento facial por parte de la policía. Los diputados y senadores del Estado han aprobado un proyecto de ley de reforma de la policía que impide a la policía y otras instituciones públicas el uso de estas técnicas invasivas de la intimidad.

La ley tiene excepciones. La policía puede obtener una orden para recurrir al reconocimiento facial para comparar el permiso de conducir de alguien y para recabar pruebas en el caso de investigaciones por lesiones graves o muerte.

Los sistemas de reconocimiento facial son un atentado al derecho a la intimidad y confieren a la policía facultades de control absoluto sobre los movimientos de la población, que se suman a otros, como la videovigilancia.

La razón por la cual se prohibe el uso de sistemas reconocimiento facial es que todavía están lejos de ser perfectos, y los estudios continúan mostrando que es más probable que identifiquen erróneamente a hombres negros que a blancos.

La tecnología ha mejorado mucho en la última década gracias a la “inteligencia artificial”, pero se ha detectado que los sistemas proporcionados por empresas privadas con poca supervisión pública, presentan sesgo en áreas como la edad y la etnia, lo que hace que la herramienta no sea fiable.

El reconocimiento facial produce resultados inexactos, especialmente para las personas que no son de tez blanca, según un estudio del gobierno de Estados Unidos, que demostró que los algoritmos de reconocimiento facial mostraron tasas de falsos positivos para asiáticos y afroestadounidenses hasta 100 veces más altas que para los blancos.

Los investigadores del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST), un centro público de investigación, también encontraron que varios algoritmos asignaron el género incorrecto a las mujeres negras casi el 35 por ciento de los casos.

Los errores son demasiado grandes y, por lo tanto podrían llevar al encarcelamiento de personas inocentes, además de que la tecnología podría usarse para crear bases de datos que pueden ser pirateadas.

Kade Crockford, portavoz de la ACLU (Unión Estadounidense por las Libertades Civiles) dice que “nadie debería temer que el gobierno rastree e identifique su rostro donde quiera que vaya, o que se enfrente a una detención injusta debido a una tecnología sesgada y propensa a errores. Felicitamos a la legislatura por impulsar un proyecto de ley para proteger a todos los residentes de Massachusetts de la tecnología de vigilancia facial no regulada”.

Varias ciudades de los Estados Unidos han aprobado prohibiciones similares de reconocimiento facial en los últimos años. San Francisco se convirtió en la primera ciudad en prohibir su uso en mayo de 2019, seguida de Somerville, Massachusetts y Oakland, California. Boston prohibió la tecnología en junio, mientras que Portland, Maine, lo siguió en noviembre.

Sin embargo, las normas de esas ciudades, como Massachusetts, solo prohíben el uso del reconocimiento facial por parte de la policía y los funcionarios públicos.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: