Manifiesto de solidaridad con los procesados del #8F

Tomado de http://8f-45anos.org/17/10/2012/manifesto/


CUENTA SOLIDARIA
0072 0121 31 0000207496

En castellano:

Nuestra lengua nacional se encuentra en un estado límite. La gravedad de su
situación llega a tal punto que, según confirman los estudios socio-lingüísticos
más solventes, la trasmisión intergeneracional ya no está asegurada y en
cuestión de décadas, de no suceder profundos cambios en políticas y actitudes
por parte de la sociedad gallega y las instituciones, nos podemos enfrentar al
suceso final del proceso de exterminio lingüístico iniciado en 1492. Esta es la
cruda realidad para quien amamos este país y su idioma como nuestra máxima
expresión.

En 2009, las medidas favorables al gallego que adoptaba la administración
bipartita tuvieron una contestación feroz y extremista de los sectores
políticos y mediáticos partidarios de su exterminio definitivo o de su
trasformación en un habla reducido a la comunicación doméstica e informal:
hacer del gallego un idioma constreñido a determinadas esferas de la comunicación, más indigno de la enseñanza, de la administración, de los medios
públicos, etc., fue y es, la tarjeta de visita de los que ayer ordenaban a
nuestros abuelos y abuelas a punta de fusil: Sea
patriota. No sea bárbaro. Hable usted nuestro idioma cervantino.
 Y ahora se envuelven en el
argumento hipócrita de la libertad de idioma o de la libertad de elegir.
Distintas estrategias para el mismo fin.

Aquel 8 de febrero de 2009, cuando grupos tan significativos como Falange
Española de la JONS
, Unión Progreso y Democracia y los dirigentes más
radicalizados del Partido Popular salieron a las calles de Compostela para
bloquear el avance del gallego con la convocatoria de Galicia Bilingüe,
decidimos, como hicieron centenares de gallegas y gallegos, salir también a la
calle para denunciar aquella farsa ridícula que pretendía convertir las
víctimas en verdugos y a los históricos valedores de la imposición del español
en “mártires” de una lengua sin derechos. Con esta respuesta colectiva pusimos encima de la mesa la dignidad nacional de
las gallegas y los gallegos y denunciamos que la lengua de Galicia es la
víctima de la imposición, de la minorización social y del peligro real de extinción.
Fuimos, por este motivo, identificad@s por hablar en gallego, golpead@s
brutalmente, detenid@s y criminalizad@s, en cuanto a minoría extremista de este
país que es partidaria de aniquilar su lengua se manifestaba con protección
policial y la compañía de centenares de personas traídas en autobuses traídos
de fuera da Galicia.

Ahora, una vez más, el echo extravagante sucede en la realidad: los procesados
e procesadas somos los agredidos. Se nos acusa de un amplísimo abanico de
delitos que van desde “resistencia a la autoridad” que golpeaba ciudadanas y
ciudadanos caídos en el suelo hasta “desordenes públicas”, por huir de quien se
ensañaba con personas indefensas.


La guinda del pastel es una petición fiscal de 45 años de prisión por levantar
la voz contra los enemigos del gallego, que puede suponer el ingreso en prisión
de muchos de nosotros, y la imposición de sanciones económicas imposibles de
afrontar que superan los 30.000 euros.

Los doce hombres y mujeres que nos sentaremos en el banquillo de los acusados a
partir del 23 de Octubre en Compostela demandamos de la ciudadanía gallega, de
vuestras organizaciones políticas, sindicales y sociales y de todos aquellos y
aquellas que, día tras día, defendéis la lengua de esta vieja nación, un
ejercicio de solidaridad activa con los y las procesadas, denunciando el juicio
político de que seremos objeto, posicionándoos públicamente y movilizándoos en
reivindicación de nuestra libertad el día del inicio de la vista.
Vuestra
solidaridad es, ahora, imprescindible.


Colectivo de procesad@s @8F_45 anos
Defender el gallego no es delito

En gallego:

A nossa língua nacional encontra-se num estado limite. A gravidade da sua situaçom chega a tal ponto que, segundo confirmam os estudos sócio-lingüísticos mais solventes, a transmisom intergeracional já nom está garantida e em questom de décadas, de nom mediar profundas mudanças em políticas e atitudes por parte da sociedade galega e as instituiçons, podemo-nos enfrontar ao sucesso final do processo de extermínio lingüístico iniciado em 1492. Esta é a crua realidade para quem amamos este país e o seu idioma como máxima expressom de nós.
Em 2009, as medidas favoráveis ao Galego que adoptava a administraçom bipartida tivérom umha contestaçom feroz e extremista dos sectores políticos e mediáticos partidários do seu extermínio definitivo ou da sua conversom numha síria reduzida à comunicaçom doméstica e informal: fazer do Galego um idioma constrangido a determinadas esferas da comunicaçom, mas indigno do ensino, das administraçons, dos meios públicos, etc., foi, e é, o cartom de visita dos que onte ordenavam aos nossos avós e avoas a ponta de fusil Sea patriota. No sea bárbaro. Hable usted nuestro idioma cervantino e agora se envolvem no argumento hipócrita da Libertad de idioma ou da Libertad para elegir. Distintas estratégias para o mesmo fim.
Aquel 8 de Fevereiro de 2009, quando grupos tam significativos como Falange Española de la JONSUnión Progreso y Democracia e os dirigentes mais radicalizados do Partido Popular saírom às ruas de Compostela para bloquear o avanço do Galego com a convocatória de Galicia Bilingüe, decidimos, como figérom centenas de galegas e galegos, saír também à rua para denunciar aquela farsa ridícula que pretendia converter as vítimas em verdugos e aos históricos valedores da imposiçom do espanhol em “mártires” dumha língua sem direitos.
Com esta resposta colectiva pugemos acima da mesa a dignidade nacional das galegas e os galegos e denunciamos que é a língua da Galiza a vítima da imposiçom, da minorizaçom social e do perigo real de extinçom. Fumos, por este motivo, identificad@s por falar em Galego, golpead@s brutalmente, detid@s e criminalizad@s, enquanto a minoria extremista deste país que é partidária de aniquilar a sua língua se manifestava com protecçom policial e a companhia de centenas de pessoas traidas em autocarros vindos de fora da Galiza.
Agora, mais umha vez, a inversom extravagante acontece na realidade: os processados e processadas somos os agredidos. Acusa-se-nos de um amplíssimo abano de delitos que vam da “resistência à autoridade” que golpeava cidadás e cidadaos caidos no chao até “desordens públicas”, por fugir de quem se assanhavam com pessoas indefensas.
A guinda do pastel é umha petiçom fiscal de 45 anos de prisom por levantar a voz contra os inimigos do Galego, que pode supor o ingresso em prisom de muit@s de nós, e a imposiçom de sançons económicas impossíveis de afrontar que superam os 30.000 euros.
Os doce homes e mulheres que nos sentaremos na bancada dos acusados a partir de 23 de Outubro em Compostela demandamos da cidadania galega, das vossas organizaçons políticas, sindicais e sociais e de todos aqueles e aquelas que, dia após dia, defendedes a lingua desta velha naçom, um exercício de solidariedade activa com os e as processadas, denunciando o juízo político de que seremos objecto, posicionando-vos publicamente e mobilizando-vos em reivindicaçom da nossa liberdade o dia do início da vista. A vossa solidariedade é, agora, imprescindível.
Colectivo de processad@ @8F_45 anos
Defender o Galego nom é delito

comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: