Los planes de Estados Unidos para desestabilizar Ucrania datan de la época soviética

Las operaciones estadounidenses para desestabilizar Ucrania y distanciarla de Moscú comenzaron en las primeras fases de la Guerra Fría, al menos en la fase de planificación. Según los estadounidenses, un levantamiento antisoviético habría contado con un amplio apoyo en diferentes partes de la República Socialista Soviética de Ucrania, y la línea “a favor” y “en contra” de Moscú habría seguido aproximadamente la frontera que ahora separa las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk y Crimea del resto de Ucrania.

Es lo que se desprende de un estudio titulado “Factores de resistencia y áreas de operaciones de las Fuerzas Especiales en Ucrania – 1957”, encargado por el ejército estadounidense al Proyecto de Investigación de la Universidad de Georgetown. El estudio recuerda en sus temas y enfoque analítico a los surgidos tras la caída de la URSS y el Pacto de Varsovia, en los que se evaluaban las posibilidades de infiltración de agentes e instigación de levantamientos en los países europeos miembros de la OTAN.

La CIA desclasificó este estudio en 2014 (el año en que el Golpe de Estado condujo al derrocamiento del gobierno de Kiev, afín a Moscú), que fue citado en detalle por la BBC en un artículo de 2017 rastreable hoy en su versión rusa.

Bajo la presidencia de Truman, Estados Unidos afrontó la Guerra Fría aplicando una política de “convertir” a los enemigos derrotados (Alemania y Japón) en amigos y a los aliados de la Segunda Guerra Mundial (la URSS) en enemigos.

En respuesta a la Operación Barbarroja, la invasión de la URSS por el Eje, fue el mismo Truman, senador en 1941, quien declaró que “si veíamos que Alemania ganaba, debíamos apoyar a Rusia, pero si Rusia estaba cerca de la victoria, debíamos ayudar a Alemania y, de ese modo, dejarlos que se maten todo lo posible”.

La CIA, creada por el propio Truman en 1947, se convirtió en el principal instrumento de las operaciones clandestinas que caracterizaron la política exterior de Washington.

El estudio de 1957 dividía Ucrania en 12 zonas delimitadas en función de la lealtad a la URSS o del apoyo a un posible levantamiento contra el gobierno soviético, teniendo en cuenta el hecho de que desde 1945 hasta mediados de la década de 1950, las organizaciones de resistencia antisoviética permanecieron activas, tanto en Ucrania como en las repúblicas bálticas anexionadas a la URSS. El informe recordaba que sólo se registró una bolsa de resistencia activa después de 1955, en la región de los Cárpatos.

La parte occidental de Ucrania -en particular las regiones de Volyn y Lutsk, que incluyen ciudades como Kovel, Lutsk, Kostopol y Vladimirovets- fue considerada por los analistas estadounidenses la zona más prometedora para lanzar una insurgencia e infiltrar fuerzas especiales.

El informe atribuía los sentimientos antisoviéticos principalmente a Galitzia (Lvov, Ternopil e Ivano-Frankovsk), en la zona que comprende las regiones de Kiev, Cherkasy, Zhytomyr y Jmelnytsk, donde la población local podría proporcionar “un apoyo significativo a las fuerzas especiales estadounidenses”, ya que en esta zona hubo un fuerte movimiento ucraniano en 1917-1921 y una fuerte resistencia armada durante la colectivización.

Las zonas de Ucrania fronterizas con Hungría y Rumanía también parecían interesantes para la infiltración de fuerzas especiales. Según datos estadounidenses, en Transcarpacia, las formaciones de la resistencia antisoviética ucraniana operaron después de la Segunda Guerra Mundial al norte de Uzhgorod y en las zonas montañosas. Una situación similar se dio en la región de Chernovtsyi, donde los rebeldes ucranianos actuaban en las zonas montañosas.

En cambio, Crimea y Donbass se definieron como “poco prometedoras” porque la mayoría de la población local era progubernamental y, de hecho, se consideraba rusa en lugar de ucraniana (zonas I y II).

El conflicto entre las zonas III-XII y las zonas I-II se describe en el informe de 1957 como “muy probable” y potencialmente “factible”, lo que indica la posibilidad de una creciente oposición dentro de la URSS en preparación de su colapso. En el mismo informe, la CIA estimaba que las Zonas 3, 4 y 5 (Odesa, Jarkov, Zaporiya) también se pondrían del lado del Donbas si estallaba un conflicto de ese tipo.

Por lo tanto, es interesante analizar la cartografía de Ucrania creada por la CIA en 1957 en el contexto de la idea de desplegar unidades de fuerzas especiales estadounidenses en apoyo de la insurgencia. Unos 60 años después, existen varias similitudes con la situación actual.

Desde las regiones decididamente prorrusas de Donbas hasta las regiones “tendencialmente” prorrusas de Odesa, Jarkov, Zaporiya (y Jerson), pasando por las regiones del centro-oeste habitados por una población que ahora es mayoritariamente hostil a Moscú como lo fue durante la Guerra Fría hacia la URSS.

Tras analizar la geografía, el sentimiento de la población y los objetivos estratégicos para el sabotaje, el informe destacaba cinco zonas en las que las fuerzas especiales podrían llevar a cabo ataques eficaces, principalmente en las regiones septentrional y occidental, pero también a lo largo de la costa meridional de Crimea, una zona rica en objetivos militares e infraestructuras en la que, según el informe, las fuerzas especiales estadounidenses contarían con el apoyo de los tártaros de Crimea, considerados antisoviéticos.

En este contexto, la región económica más importante, el Donbas, fue descrita como totalmente inadecuada debido a la falta de lugares donde esconderse, la alta densidad de población y “un gran número de rusos y ucranianos”.

El informe no contiene ninguna indicación sobre cuándo o en qué condiciones podrían haberse desencadenado las operaciones de las fuerzas especiales estadounidenses en la Ucrania soviética, sino que aparece principalmente como una contribución analítica a la planificación de operaciones que se implementarían rápidamente en caso de conflicto y confirma cómo, ya en los primeros años de la Guerra Fría, Ucrania era vista por Estados Unidos como la “bisagra” que unía a Rusia con Europa, en la que destacar y prepararse para golpear los puntos débiles de Moscú.

En 1997, cuarenta años después del estudio encargado por el ejército estadounidense, Zbigniew Brzezinski, politólogo estadounidense de origen polaco que fue asesor de seguridad nacional del Presidente Jimmy Carter, teorizó en su libro “El Gran Tablero de Ajedrez” que sin el control de Ucrania, Rusia perdería su papel de poder en Europa.

Gianandrea Gaian https://www.analisidifesa.it/2022/12/gli-stati-uniti-valutavano-di-infiltrare-incursori-e-destabilizzare-lucraina-gia-nel-1957/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo