Los padres perderán la custodia de los niños que no se hagan pruebas de coronavirus en las escuelas de Austria

Las escuelas austriacas reanudarán sus actividades el próximo lunes, aunque los alumnos deberán someterse a un test de coronavirus tres veces por semana para poder asistir a clase. Si los alumnos no quieren hacerse la prueba, el gobierno amenaza a los padres con retirar la custodia sobre sus hijos.

Ayer el concejal de Educación de Viena, Christoph Wiederkehr, anunció en una rueda de prensa conjunta con el ministro de Educación, Heinz Fassmann, que aparece en la foto, si “los alumnos no se dejan examinar a petición de sus padres”, intervendrá la policía de protección de menores, lo que significa que los niños podrán ser separados de sus padres.

La caza de los críticos que se oponen a las medidas sanitarias no se detiene ni siquiera con los niños. En Tirol, por ejemplo, ya se han puesto en marcha medidas de este tipo en caso de que los padres lleven a sus hijos a manifestaciones críticas con la política sanitaria del gobierno.

El concejal de sanidad de Viena, Peter Hacker, afirmó que en la capital austriaca hay un número especialmente elevado de personas que se niegan a realizar la prueba de coronavirus, lo cual está plenamente justificado. Aparte de que los niños no tienen nada que ver con esta pandemia, tras el cierre de una escuela descubrieron que un total de 62 pruebas eran falsos positivos.

Hacker advirtió que el siguiente paso en este delirio es la vacunación de los adolescentes de 12 a 16 años. También anunció que las pruebas de coronavirus requeridas para la asistencia a la escuela continuarán hasta que se apruebe una vacuna para ese grupo de edad.

Las pruebas se realizarán los lunes, miércoles y viernes, dijo Faßmann. Los resultados de las pruebas serán válidas durante 48 horas y se documentarán después poniendo pegatinas a los niños, como si fueran cromos. “No queríamos un lío de papeles, pero nos decidimos por algo lúdico”, dijo el cretino de Faßmann.

El Ministro de Educación explicó que sin pruebas, realizar actividades de ocio, como ir a la piscina o jugar en un campo de deportes estará prohibido en el futuro. Las visitas a los restaurantes o a la peluquería también dependerán de las pruebas de coronavirus, afirmó Faßmann.

—https://www.wochenblick.at/uebel-verweigern-schueler-den-corona-test-droht-eltern-der-kindesentzug/

comentarios

    1. Son muy pocos los que se atreverían, ellos saben como atacarnos, no somos más que borregos al matadero. Por ahora lo único que tenemos es estar en modo «Resistencia». Saludos.

  1. Tratan de acostumbrar a la gente a meterse cosas en el cuerpo para cuando clapse el sistema monetario y pretendan inocularle el chip de dinero electrónico a la gente.

  2. Denunciar el magnetismo en la zona vacunada al medico que te toque.
    Los medicos deben tomar nota del suceso y darte una copia con el contenido de la visita.
    Deben responder A QUE se debe que seas capaz de atraer metales a tu piel lo cual NUNCA ha sucedido antes a ningun ser humano.
    Deben explicarte el motivo y e incluirlo en tu historial medico y darte respuesta CONVINCENTE no idiota.
    Es hora de pasar a la ofensiva contra la mentira sanitaria.
    Todos los inoculados son parte del experimento: que explique la medicina este suceso anomalo y sus consecuencias.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: