Los confinamientos y pasaportes sanitarios se imponen en varias regiones de Rusia

Tras el fin del confinamiento oficial, las regiones de Rusia lo han prolongado una semana más, imponiendo códigos QR en los transportes urbanos, condicionando en casi todos los casos el acceso a restaurantes, bares, tiendas, instalaciones deportivas y establecimientos públicos a un documento cuya duración se ha reducido a 6 meses. Casi todos… excepto la capital. Se alzan voces para dar la alarma, pero parece que el cable ha sido cortado.

Durante el confinamiento general de la primavera del año pasado en Rusia, todavía se podía pensar que las élites gobernantes creían realmente en ello, creían que la economía podría lograr por fin este milagro digital tan esperado, que los padres estarían contentos de quedarse en casa y trabajar sin tener que viajar, que los niños (a los que por definición no les gusta la escuela) se verían aliviados de esta carga. Pero la realidad ha superado la fantasía, la economía ha caído en picado, los trastornos mentales han aumentado y los niños -por un tiempo- han empezado a amar la escuela (que es el único efecto positivo).

El confinamieto sólo convence a los convencidos. El viceprimer ministro de Economía anunció de antemano que tendrá un coste para la economía, que ya lucha por recuperarse de dos años de experimentos sociales; los rusos no se manifiestan, pero ignoran esta dudosa legalidad a la que niegan toda legitimidad. La gran guerra sanitaria ha dado paso a una pobre batalla mundialista. La primera víctima de este campo de batalla es el Estado, al que tanto le costó reconstituirse tras los años noventa, y que vuelve a estar desacreditado, vuelve a ser disfuncional.

Al igual que en los noventa, cuando Rusia fue atacada ideológicamente por sus regiones, con la creación local de todas esas ONG y diversos programas internacionales para la defensa de los derechos humanos y la transformación de la sociedad, hoy son de nuevo las regiones las que se activan para poner al país de rodillas.

Moscú y San Petersburgo anunciaron inmediatamente que no prolongarían el confinamiento: el peso comercial es demasiado fuerte. Por otro lado, muchas regiones dudaron y finalmente prorrogaron el confinamiento una semana. Hay que recordar que durante estas “vacaciones” hay que pagar el salario y el empresario no debe cobrar, pero sus ingresos bajarán. Económicamente, esto es un suicidio colectivo.

Además, aunque los códigos QR, que no son nada populares, existen ahora en todas las regiones de Rusia, se refuerzan en algunas regiones, pero no en Moscú. La capital ya probó la operación este verano y el fulgurante fracaso de los códigos QR en bares y restaurantes duró sólo dos semanas. Sólo se mantendrán en los teatros y museos, que ahora ven caer su asistencia de forma dramática, pero la orientación progresista de su gestión permite esta toma de poder… por ahora.

Por otro lado, los códigos QR están apareciendo en la mayoría de las regiones, sine die, para bares, restaurantes, pabellones deportivos, tiendas e instalaciones públicas, lo que hace las delicias de la ministra de Sanidad, Tatiana Golikova, que aparece en la foto de portada con Putin. Así, por ejemplo, Tatarstán exige códigos QR en los centros comerciales, Primorsky (Extremo Oriente) en tiendas, instalaciones deportivas, establecimientos culturales, bares y restaurantes y SPA, la región de Rostov en peluquerías, tiendas, hoteles, salones de belleza y saunas, etc. Cabe destacar las regiones que exigen códigos QR para acceder a las tiendas de alimentación, como la de Smolensk, sin que ello plantee dudas en los organismos públicos federales. Por no hablar del aspecto moral, que obviamente ha desaparecido del discurso público dominante, ¿cómo va a sobrevivir la economía de estas regiones, que ya está en mal estado?

Yendo más allá, algunas regiones están imponiendo códigos QR en el transporte urbano; es cierto que el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, había dicho que esto no estaba previsto a escala federal, sino que era una cuestión de las autoridades locales. En Tatarstán, por ejemplo, los mayores de 18 años ya no podrán utilizar el transporte público sin un código QR o un certificado de anticuerpos. Esta medida ha sido adoptada por la región de Kamchatka y se está estudiando en Omsk. Mientras que la región de Altai ha abandonado finalmente la idea, Ufa, en Bashkiria, analiza la cuestión de forma bastante positiva.

Aunque muchas compañías aéreas se declaran partidarias de utilizar los códigos QR para comprar billetes o embarcar, incluso en los vuelos nacionales, dos regiones han impuesto los códigos QR para los vuelos nacionales en estas regiones (Khabarovsk y Kamchatka).

Estos experimentos sociales no son en absoluto del gusto de la población. La asociación de pasajeros se ha dirigido a la viceprimera ministra Golikova, que apoya activamente el desarrollo de los códigos QR en toda Rusia. Según su dirección, creen que esta medida provocará quiebras en serie de las empresas de transporte y un colapso de las operaciones de transporte urbano, mientras que los beneficios para la salud de la medida son muy cuestionables. Recordamos los llamamientos masivos e individuales de los ciudadanos a la Fiscalía exigiendo la cancelación de los códigos QR.

Por cierto, la validez de los códigos QR acaba de ser ampliada, obviamente, a 6 meses, lo que significa que deben ser revacunados dos veces al año.

Si el efecto sanitario de estas extrañas medidas progresivas es muy incierto, los efectos económicos, sociales y políticos son seguros. El declive económico resultante es visible en todos los países que los utilizan, así como el aumento del descontento social y el descrédito de los dirigentes. Rusia no es una excepción, y los índices de satisfacción de la política interior, social y económica lo demuestran perfectamente. Si uno quisiera hacer implosionar a Rusia, no lo haría de otra manera.

Karine Bechet-Golovko https://russiepolitics.blogspot.com/2021/11/russie-apres-le-lockdown-les-qr-codes.html

comentario

  1. Nos quedamos con la última línea:
    «Si uno quisiera hacer implosionar a Rusia, no lo haría de otra manera»

    Y como ya sabemos quienes quisieran implosionarla,
    pues, como buen topógrafo, seguimos este verosimil azimut.

    Pero como para establecer las coordenadas de un cuerpo,
    además de conocer el azimut tenemos que saber
    la distancia, diríamos que este cuerpo no puede tener otro nombre
    que los omnipresentes de siempre: los USAdores.

    Y los records históricos lo evidencian.
    Porque ya implosionaron a la Unión Soviética.
    Porque el destrozamiento de la URSS
    fue el mayor «Historical Engineering» de todos los tiempos
    al frente del cual estuvo uno de sus principales directores:
    Richard Pipes, «Spending them into bankruptcy»,
    fue el lema de su caballo de batalla. Y lo logró.
    https://sisifocansado.blogspot.com/2021/11/la-caida-de-la-union-sovietica-fue-el.html

    En la actualidad, la batalla por conquistar las inconmensurables
    riquezas de Rusia es otra y se juega sobre un distinto tablero
    de ajedrez –naturalmente–, y, ni que decir tiene, creemos que el bicho
    covidiano juega un importante papel en esa buscada «implosion»
    que desean los talabarteros del imperialismo.

    Chossudovsky se pregunta en uno de sus artículos:
    «¿Esta relacionado el confinamiento global que ha causado
    la destrucción de la economía mundial con la Agenda Militar Global, AMG
    de los Estados Unidos?»
    Indudablemente Chossudovsky se refiere al Project for the New
    American Century, PNAC, simplemente porque este es el alma mater
    de la AMG que el Pentágono hace tiempo tiene en cartera
    para reinforzar su ya fracasada hegemonía imperial. Y de aquí que
    el PNAC este dividido en tres partes funcionales
    –La Gran Crisis –la pandemia covidiana–
    –El confinamiento global
    –La Doctrina del Shock –su corolario–
    Sobre estos tres jinetes del apocalipsis puede ser
    que este montados «quienes quisieran implosionarla»
    …como en un plan B por si las otras opciones fallan.

    Y según se van desarrollando los acontecimientos en Rusia
    parece ser que en Langley, Virginia, los están siguiendo
    con muchísima atención. Porque lo que más le convienen
    a los $átrapas norteamericanos es la «bendita» represión en Rusia

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: