Los archivos de la CIA muestran que Estados Unidos utilizó armas biológicas durante la Guerra de Corea

Los archivos desclasificados de la CIA muestran que Estados Unidos utilizó armas biológicas durante la Guerra de Corea, y las huellas de la Unidad 731 están “por todas partes”, asegura el historiador estadounidense Jeffrey Kaye.

Kaye, ex psicólogo clínico en San Francisco, expuso el uso de la tortura en Guantánamo en un libro publicado en 2017. Más tarde centró su atención en la guerra biológica estadounidense durante la Guerra de Corea, cuyos registros fueron sistemáticamente censurados y destruidos durante la caza de brujas de McCarthy.

Sin embargo, Kaye obtuvo abundantes pruebas, incluido el Informe de la Comisión Científica Internacional (ISC) para la Investigación de los Hechos de la Guerra Bacteriológica en Corea y China, así como las confesiones de 25 pilotos estadounidenses. El año pasado obtuvo “la última pieza del rompecabezas”.

“La CIA ha publicado cientos de documentos previamente clasificados”, dijo Kaye. “He encontrado unos 20 que se refieren a la guerra biológica”.

Los documentos, basados en un trabajo de la Agencia de Seguridad de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos que descifró, tradujo y analizó las comunicaciones internas de China y de Corea del norte, muestran que el personal militar de ambos países, ajeno al espionaje, informó de ataques bacteriológicos, enfermedades y muertes.

“La huella de la Unidad 731, que tanto Estados Unidos como Japón encubrieron, estaba por todas partes”, dijo Kaye, y añadió: “Las mismas personas [en el Servicio de Guerra Química de Estados Unidos] que habían defendido y presionado a favor de la amnistía y la colaboración con [el dirigente de la Unidad 731] Shiro Ishii y sus tropas, acabaron defendiendo la guerra biológica más tarde y fueron colocados en puestos de responsabilidad en 1950-51”.

Tras señalar que su conclusión se basa en documentos disponibles públicamente, incluidos los desclasificados por el Departamento de Defensa de Estados Unidos en las últimas décadas, Kaye dijo que le sorprendía que estos documentos hubieran pasado desapercibidos a lo largo de los años.

También señaló que los miembros de la Unidad 731 fueron amnistiados después de la Segunda Guerra Mundial por el entonces Comandante Supremo Aliado Douglas MacArthur, y que MacArthur observó con interés el potencial de la guerra biológica de Ishii “en climas fríos”, como el noreste de China, Corea del norte y la Unión Soviética.

“Por supuesto, Fort Detrick fue y sigue siendo el centro de la investigación de guerra biológica de los Estados Unidos. En la década de 1950, Fort Detrick también colaboró estrechamente con la CIA y creó una división llamada de Operaciones Especiales que producía armas biológicas”, dijo Kaye.

Varios miembros del personal de Fort Detrick que trabajaban con armas biológicas murieron en rápida sucesión tras los ataques biológicos estadounidenses durante la Guerra de Corea, sin que las investigaciones militares se hicieran públicas, añadió Kaye.

La guerra biológica estadounidense era secreta. “De hecho, en sus confesiones, los pilotos de alto rango… mencionaron la extrema importancia del secreto [en la guerra biológica] a riesgo de un consejo de guerra, y que incluso algunos de los pilotos no sabían lo que llevaban”, apunta Kaye.

Para encubrir la guerra biológica, Estados Unidos censuró sistemáticamente la información, llevó a cabo persecuciones y destruyó pruebas, asegura Kaye: “Cualquiera que lograra obtener esta información fue perseguido durante la era McCarthy, y también los periodistas”.

Los archivos desclasificados de la CIA son coherentes con las pruebas aportadas por el informe del ISC y las confesiones de los pilotos. “Digo que ahora tenemos una preponderancia de pruebas de que Estados Unidos está involucrado en una campaña de guerra biológica”, por lo que pidió una comisión internacional de investigación.

“La única manera de crear confianza y restablecer la diplomacia, y evitar tensiones agresivas, sería hacer justicia con los crímenes del pasado”, concluyó.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: