Las noticias falsas son diferentes en China que en el resto del mundo

Con los más fútiles pretextos, incluida la pandemia, la mayor parte de los gobiernos del mundo llevan una persecución implacable contra las noticias falsas, una caza que siguen gustosos todo tipo de inquisidores, como los jueces, las redes sociales y los “verificadores de hechos”, del estilo Newtral y Maldita.

Eso está considerado como plenamente legítimo… excepto si quien lo hace es China porque en tal caso lo que se persiguen no son los hechos falsos sino los verdaderos. Entonces, los medios de intoxicación se lanzan a protestar. Lo que es legítimo en un país es ilegítimo en otro.

Los intoxicadores vienen poniendo el grito en el cielo por la condena de Zhang Zhan a cuatro años de cárcel por “informar” sobre la pandemia en Wuhan, según dicen. “Condenada una periodista china que informó desde Wuhan”, dice Rtve (1). “Periodista china que documentó covid en Wuhan, a prisión”, titula la CNN (2). Los demás dicen cosas parecidas, o peores.

El relato asegura que China no ha contado la verdad sobre la pandemia. Quien lo ha hecho es Zhang Zhan y por eso la encarcelan. Por lo tanto, en China no hay que desmentir a las redes sociales sino los informes oficiales.

En primer lugar, Zhang Zhan no es periodista sino abogada.

En segundo lugar, Zhang Zhan entró en Wuhan después de que el ayuntamiento ordenara el confinamiento, lo cual es un delito, tanto si te gusta como si no.

En tercer lugar, Zhang Zhan ha sido condenada por “provocar disturbios”, una tarea en la que ya destacó en los tiempos de las protestas de Hong Kong, cuando fue detenida también por la policía.

En cuarto lugar, la fuente de la campaña a su favor es “Network of Chinese Human Rights Defenders”, una ONG financiada por la Usaid, la NED y otros conocidos organismos de Estados Unidos que se dedican a la desestabilización en Venezuela, Siria, Rusia y otros países del Eje del Mal.

La referida pantalla tiene su sede en Washington en las mismas oficinas que Human Rights Watch.

Tras participar en la desestabilización de Hong Kong, Zhang Zhan salió de la cárcel en noviembre de 2019, con el tiempo justo de descansar un poco y marchar a Wuhan para “informar” desde las redes sociales y medios convencionales de la CIA, como Radio Free Asia.

Uno de los arietes de la desestabilización de China es la secta evangélica ChinaAid, también financiada por el gobierno de Estados Unidos, que define a Zhang Zhan como “cristiana”.

El primer artículo que envió la abogada desde Wuhan fue en defensa de la libertad de expresión. A partir de ahí se dedicó a criticar el confinamiento porque los vecinos de la ciudad debían disfrutar del derecho de libre desplazamiento.

Si Zhang Zhan viviera fuera de China, ningún medio convencional la hubiera entrevistado porque la acusarían de “negacionista”. Tratándose de China a la abogada se la puede calificar de… “positivista”.

(1) https://www.rtve.es/alacarta/audios/14-horas/condenada-periodista-china-informar-wuhan/5747362/
(2) https://cnnespanol.cnn.com/2020/12/28/periodista-china-que-documento-el-brote-de-coronavirus-de-wuhan-es-condenada-a-4-anos-de-carcel/

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: