Las cadenas de suministro de alimentos en España comienzan a hacer aguas

ONU advierte sobre escasez mundial de alimentos causada por medidas de coronavirus: informeUn informe de la Guardia Civil difundido días atrás por la Cadena SER admitía que «cualquier imprevisto o desabastecimiento» de la cadena alimentaria era una posibilidad real a causa del Estado de Alarma, y proponía un especial despliegue de medios en barrios obreros y «zonas deprimidas». Lo cierto es que las cadenas de suministro de alimentos han comenzado ya a tener dificultades en los últimos días.

Las restricciones aplicadas en el sector logístico así como la falta de temporeros en el campo del sur comienzan a vaciar las estanterías de los supermercados. Para colmo, el autoconsumo de frutas y hortalizas de huertos familiares se encuentra virtualmente prohibido. Y es que el mercado de alimentos y el modelo Mercadona parece no ser tan eficaz como se pensaba.
En EEUU, durante la Primera Guerra Mundial, los agricultores produjeron cosechas y ganado récord para mantener a toda la población alimentada. Sin embargo, cuando los precios comenzaron a caer, intentaron cosechar aún más para pagar sus deudas y gastos de subsistencia. 
A principios de los años 30, los precios cayeron tan bajo que muchos
agricultores se declararon en quiebra y perdieron sus granjas.
Algunos agricultores incluso comenzaron a quemar maíz en lugar de carbón en sus estufas porque el maíz era más barato.

Sin embargo, hay una diferencia dramática hoy. Los precios no están bajando; de hecho, la canasta de productos básicos ha aumentado en muy pocos días. De acuerdo con un informe realizado por COAG, en marzo los mayores
incrementos los registraron las frutas, verduras y hortalizas. Así, las
mandarinas subieron un 45,7% respecto al mes anterior, el repollo un
28,2%, las zanahorias un 21,57%, las berenjenas casi un 20%, las
naranjas un 17,42%, los pimientos alrededor un 14% y los plátanos un
12%.
Anged, la patronal de El Corte Inglés, Carrefour, Eroski y Alcampo,
entre otras compañías, admite las subidas. «
Es algo que se debe al encarecimiento de los costes logísticos o a los problemas con determinadas materias primas, ya que en ningún momento ha habido una subida de los márgenes por parte de la gran distribución«, según ha publicado Ecodiario.

Si los precios suben y los ingresos familiares bajan, la vuelta «a la normalidad» anunciada por Pedro Sánchez es una bomba de relojería, que amerita sin duda un despliegue policial y militar como el que estamos viendo.
 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: