Las autopsias practicadas en Italia demuestran que la terapia frente al coronavirus es contraproducente

Como en otros países, también en Italia la burocracia sanitaria ha impedido realizar autopsias a los fallecidos diagnosticados positivos al coronavirus, lo que ha llevado a tratamientos incorrectos.

El punto de inflexión se produjo hace poco tiempo, cuando algún médico se saltó la norma, haciendo autopsias a los cuerpos de los pacientes cuya muerte se ha imputado al virus.

Las autopsias descubrieron que el primer efecto del coronavirus es la DIC (Coagulación Intravascular Diseminada), es decir, la formación de coágulos y trombosis. Sólo más tarde, y en casos resistentes al tratamiento antitrombótico, se produjo una neumonía intersticial doble.

Los tratamientos seguidos en los hospitales, basados en la ventilación mecánica en cuidados intensivos, estaban contraindicados. Por lo tanto, aunque faltan datos y quizás siempre falten, se deduce que las complicaciones de coronavirus se produjeron en cierta medida por un diagnóstico erróneo y, en consecuencia, por una terapia inadecuada.

Bastaba con realizar una autopsia inmediatamente al primer fallecido por coronavirus para evitar remedios erróneos y contraproducentes. Hoy ya no se habla de recuperaciones y ventilaciones que empeoran el cuadro clínico. Un desastre. Gracias a las autopsias, lo primero es tratar a los pacientes infectados con anticoagulantes.

Es un tratamiento simple que se puede hacer en casa. Si se lleva a cabo inmediatamente, evita la mutación de la patología, que de gripe se convierte en trombosis.

Pero, ¿por qué no se hicieron autopsias en Italia desde el principio? ¿Por qué se enviaron los cadáveres inmediatamente al crematorio, privando así a los expertos de los conocimientos básicos?

Porque así se organizó y comunicó desde arriba, incluso por el Ministerio de Salud, que publicó una circular al respecto titulada “Indicaciones de emergencia relacionadas con la epidemia de Covid-19 en el sector funerario y crematorio”.

Se trata de una actualización de los reglamentos aprobados desde el 22 de febrero y reiterados el 17 y el 29 de marzo. El punto C, titulado Exámenes de autopsia y resultados diagnósticos, está escrito en el párrafo 1: “Durante todo el período de la fase de emergencia, no se deben realizar autopsias ni hallazgos diagnósticos en los casos de Covid-19, ya sea que hayan muerto en el hospital o en su casa”.

Con referencia a un posible interés e intervención de la judicatura, el punto 2 prescribe: “La autoridad judicial podrá valorar, en su autonomía, la posibilidad de limitar la valoración a una inspección externa del cadáver en todos los casos en que la autopsia no sea estrictamente necesaria. Del mismo modo, las Direcciones de Salud de cada región darán indicaciones destinadas a limitar la ejecución de los diagnósticos a los casos destinados a diagnosticar únicamente la causa de la muerte, limitando a lo estrictamente necesario los que se realicen por razones de estudio y profundización”.

Afortunadamente también entre los médicos hay quien se salta las órdenes para permitir el avance de la ciencia.

https://www.affaritaliani.it/blog/cose-nostre/covid-19-le-autopsie-non-vanno-fatte-ordine-del-ministero-della-salute-671347.html

Más información:
– Menos tests y más autopsias: ‘es la única manera de saber lo que pasa ahí fuera’
– La falsificación de los certificados de defunción para inflar el alcance de la pandemia
 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: