La Unión Europea claudica y pagará el gas ruso en rublos

Las empresas de la Unión Europea podrán cumplir con el sistema propuesto por Rusia para pagar las importaciones de gas en rublos sin violar las sanciones de la Unión Europea contra Moscú, dijo el viernes la Comisión Europea.

Los dirigentes de la Bruselas dicen que aún no está claro cómo funcionaría ese sistema. “El procedimiento para establecer excepciones a los requisitos del decreto aún no está claro”, dice el documento publicado por la Comisión.

En marzo, el gobierno ruso emitió un decreto por el que se exigía a las empresas energéticas europeas que abrieran cuentas en Gazprombank, donde los pagos en euros o dólares se convertirían en rublos.

La medida se produjo poco después de que Putin exigiera a los países hostiles, que han impuesto sanciones económicas a Moscú por la Guerra de Ucrania, que paguen el gas ruso en rublos.

La semana pasada, la Comisión Europea dijo que el pago del gas ruso en rublos por parte de los compradores de la Unión Europea, como exige Moscú, violaría el régimen de sanciones aprobado por la Unión Europea.

“Este mecanismo supondría una violación de las actuales medidas restrictivas de la Unión Europea adoptadas contra Rusia, su gobierno, el Banco Central de Rusia y sus apoderados”, según una nota interna publicada por Reuters.

El boicot al gas ruso provocaría una crisis económica en Alemania y en la Unión Europea, declaró el canciller alemán, Olaf Scholz, en una entrevista concedida ayer a Der Spiegel.

El jefe de Gobierno afirmó que la prohibición costaría millones de puestos de trabajo y hundiría la economía alemana, lo que por otra parte dificultaría a Berlín la financiación del esfuerzo bélico y la reconstrucción de Ucrania.

Scholz destacó que se debe evitar una “dramática crisis económica” con “graves consecuencias” para Alemania y Europa. “No podemos dejar que eso ocurra”, añadió.

El embargo a Rusia tendría “consecuencias mundiales”, una tesis que ya ha admitido el presidente francés, Emmanuel Macron, quien advirtió que el próximo invierno toda Europa tendría que enfrentar las consecuencias de imponer un embargo al gas ruso.

“No veremos las consecuencias de esto en la primavera y el verano de 2022. Hemos repuesto las existencias, pero el próximo invierno no se podrá hacer si no hay más gas ruso. Debemos ser muy tranquilizadores en esta etapa: no es el escenario en el que estamos hoy, pero eso podría suceder”, afirmó Macron en una entrevista con el diario Ouest-France.

En cuanto al gasoducto Nord Stream 2, Scholz dijo que esperaba que las sanciones de Estados Unidos fueran las que bloquearan su puesta en marcha, pero no fue así. Al final, fue Berlín quien impidió que el gasoducto entrara en funcionamiento en febrero, alegando como motivo la operación militar de Moscú en Ucrania.

El canciller considera que Alemania debió haber diversificado sus importaciones de energía hace años. En lo que respecta a la dependencia del gas, el petróleo y el carbón rusos, “se debería haber garantizado desde el principio que también se podría recurrir a otros proveedores en un plazo muy breve”.

El error más importante que cometió Alemania fue no haber financiado terminales de gas licuado e infraestructuras de importación para sus refinerías de petróleo, sin importar que su costo fuese elevado, agregó Scholz.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: