La policía israelí tortura a un niño palestino de 13 años

El jueves al amanecer la policía israelí irrumpió en el barrio ocupado de Jerusalén de Isawiya y allanó una vivienda palestina, deteniendo a un niño de 13 años y a su hermano de 18.

En declaraciones al periódico israelí Haaretz, el niño de 13 años dijo que la policía israelí le había dado una descarga eléctrica y lo había golpeado duramente cuando lo detuvieron y durante el interrogatorio, que se llevó a cabo en ausencia de sus padres.

El niño indicó que la policía israelí hizo una redada en su casa alrededor de las 3 de la mañana y los detuvo a él y a su hermano. El periódico se refirió al muchacho como “M”, y reveló que la policía israelí lo retuvo durante 12 horas antes de que fuera liberado para que cumpliera un arresto domiciliario durante cinco días.

El niño dijo que fue torturado, golpeado e insultado por la policía israelí durante un largo periodo de tiempo. La policía israelí lo negó, alegando que su detención era legal.

“Me tiraron al suelo junto con mi hermano”, declaró el niño. “Nos golpearon, nos esposaron y nos llevaron antes de ponerme los zapatos. Sujeté los zapatos con las manos. Les pedí a los policías si podía calzarme, pero me abofetearon y me vendaron los ojos”. El niño añade que permaneció tres horas con las manos atadas a la espalda mientras estaba sentado sobre sus rodillas. Cuando se cansó y cayó al suelo, un policía le dio una patada y luego se lo llevaron para interrogarlo.

Según Haaretz, el chico transmitió que cuatro agentes le interrogaron y le acusaron de lanzar piedras. Le dijeron que no permitieron que su padre estuviera presente durante el interrogatorio para no interrumpirlo.

La policía le dijo que tenía un vídeo en el que se le veía tirando piedras. Fue liberado 12 horas después, pero su hermano sigue en prisión.

Su padre explicó al periódico Haaretz: “Estábamos durmiendo cuando escuchamos el sonido de una fuerte explosión. Miré a mi alrededor y encontré a cinco o seis policías golpeando a mis hijos y aturdiéndolos. Uno de los policías me dio un golpe en la cabeza y me causó una herida. Luego, me golpeó en los dientes”.

El padre añadió: “Mi hermano vino de una casa vecina para ver lo que pasaba. Lo pusieron en el suelo y lo apalearon”.

“Uno de los policías me dijo que había venido a nuestra casa para vengarse de mí y de mis hijos. Pronunció palabras vulgares para insultarme. Sus insultos fueron más amargos que dispararme. Me agarró del cuello y repitió los insultos”.

“Ví a mi hijo mientras temblaba por las descargas eléctricas. Intentaba acercarse a mí, pero no se lo permitieron. Incluso la policía de fronteras no entendía por qué nos golpeaban”.

https://www.monitordeoriente.com/20210131-datos-sobre-la-tortura-de-la-policia-israeli-a-un-nino-palestino-de-13-anos/

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: