La pandemia es un gran pelotazo financiero

A su paso, el capitalismo en crisis va dejando un rastro de cadáveres y mientras algunos lloran a los muertos, otros se aprestan para darse un festín con la carroña.

Muchos hablan de la hostelería, como si la bancarrota sólo afectara a un sector económico. Pero hay empresas, como Europcar, la empresa de alquiler de vehículos más grande de Europa, que también se han hundido.

La causa no es la pandemia, como tratan de hacer creer machaconamente, porque Europcar ya tenía problemas al cierre del año pasado. Su deuda neta era 3,2 veces superior al importe de los ingresos de explotación.

Gracias a la pandemia Europcar recibió 220 millones de euros del gobierno francés, pero no ha sido suficiente: su deuda (1.300 millones de euros) ha caído en las garras de varios fondos buitre británicos a precio de ganga.

La cotización en bolsa de Europcar también ha caído casi un 80 por ciento desde enero, por lo que los buitres no sólo están al acecho de la deuda sino también del capital de la empresa.

Hay un segundo paso para apoderarse de la carroña por unos pocos céntimos: convertir la deuda en capital. Los buitres ganan el doble: compran la deuda muy barata y con ella compran acciones mucho más baratas aún.

La pandemia es un chollo, el sueño de cualquier especulador sin escrúpulos de ninguna clase. No sólo se forran los vendedores de vacunas y equipamiento médico.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: