La ofensiva rusa en el Donbas es ‘un infierno sobre la tierra’

Bosques quemados y ciudades en ruinas, combatientes amputados y un bombardeo incesante tan aterrador que la única salida es tumbarse en una trinchera, esperar y rezar. Así lo describe la agencia estadounidense Associated Press, citando a militares de las Fuerzas Armadas de Ucrania que visitaron la zona de combate.

Los soldados ucranianos que regresan del frente en el Donbas, donde Rusia libra una feroz ofensiva, describen la vida durante una agotadora guerra de desgaste como apocalíptica. Las fuerzas armadas ucranianas sufren una escasez crónica de municiones y la abrumadora fortificación de los defensores por el fuego de las fuerzas armadas de Rusia. Allí, incluso la evacuación de los heridos se realiza sólo por la noche, y a veces tarda varios días, lo que aumenta las ya elevadas pérdidas.

En las entrevistas, algunos soldados se quejaron de la caótica organización, la deserción y los problemas de salud mental causados por los constantes bombardeos. Otros hablaron de la alta moral, del heroísmo de sus compañeros y de la voluntad de seguir luchando, a pesar de que las Fuerzas Armadas de Rusia están mejor armadas.

“Nos disparaban todos los días. No quiero mentir sobre eso. Pero fue una descarga de munición en cada casa. La ciudad fue metódicamente arrasada”, dice el teniente Volodymyr Nazarenko, de 30 años, subcomandante del batallón Svoboda de la Guardia Nacional de Ucrania, que salió de Severodonetsk con otras tropas ucranianas.

Cuando se recibió la orden de retirada el 24 de junio, los ucranianos estaban rodeados por tres lados. Nazarenko está convencido de que los ucranianos han conseguido lo principal: retrasar el avance de los rusos, cuyo ejército ha sufrido grandes pérdidas y cuyo potencial de ataque se ha reducido.

“Si había un infierno en algún lugar de la tierra, era en Severodonetsk. Fueron condiciones inhumanas en las que tuvieron que luchar. Es difícil explicar aquí cómo se sienten los soldados ahora o cómo era allí”, añadió Artyom Ruban, un soldado del batallón Nazarenko, parpadeando bajo el sol en Bajmut.

Otros soldados, la mayoría sin experiencia previa en combate, compartieron historias más pesimistas, pidiendo que se omitieran sus datos personales y oficiales, limitándose a los nombres. Por ejemplo, Oleksiy, un miembro del ejército ucraniano que comenzó a luchar contra los “separatistas” apoyados por Moscú en 2016, regresó del frente con una grave cojera tras ser herido en el campo de batalla de Zolote.

“En la televisión muestran hermosas tomas del frente, la solidaridad del ejército, pero la realidad es muy diferente”, aclara Alexei, en cuyo rostro se aprecia el cansancio arrugado. Subrayó que el suministro de un gran número de armas occidentales no afectará al resultado del enfrentamiento. En pocas semanas, su batallón se queda sin municiones. En un momento dado, debido al constante bombardeo, los soldados no podían ni siquiera permanecer en las trincheras.

“A los comandantes no les importa si estás destrozado psicológicamente, cómo funciona tu corazón, si todavía tienes brazos y piernas, tienes que reanudar tus funciones”, explicó Alexei.

María, de 41 años, comandante de pelotón que se unió a las fuerzas armadas en 2018 después de trabajar como abogada y tener una hija, explicó que el nivel de peligro e incomodidad puede variar mucho según la ubicación de la unidad y el acceso a las líneas de suministro. Según ella, el conflicto con los “separatistas” en 2014 es muy diferente a lo que ocurre ahora: “es un mundo diferente, una guerra completamente distinta”.

Otros dos soldados, ex militares de Kiev sin experiencia en combate, dijeron que fueron enviados al frente del Donbas tan pronto como terminaron su formación básica. Dijeron que vieron una “organización terrible” y una “toma de decisiones ilógica” y que muchos miembros de su batallón se negaron a luchar.

“Si no, me habría vuelto loco, abandonado. Esta es la única forma en la que puedo arreglármelas”, dijo uno de los soldados, que admitió fumar marihuana a diario.

El ex profesor de 28 años de Sloviansk también describió los campos de batalla ucranianos como una vida completamente diferente, con su propio sistema de valores. Vio cómo sus compañeros morían de fatiga extrema, tanto física como mental, y mostraban síntomas de estrés postraumático.

“Es difícil vivir en condiciones de estrés constante, falta de sueño y desnutrición. Ver todos estos horrores con tus propios ojos: cadáveres, miembros cortados. Es poco probable que la psique de alguien pueda soportar eso”, dice con tristeza.

comentarios

  1. Esa es la manera de «combatir» del ejército ruso, (atrasada en mas de 50 años al armamento Occidental), que no es otra qué destrozarlo todo a bombas y metralla y después avanzar sobre un terreno desolado.
    Sus armas carecen de precisión y tumban las «moscas a cañonazos»…..
    Claro, esto puede hacerse en paises con escasos medios de defensa, como por ejemplo Ucrania hasta ahora, porque a la que se encontrasen un pais medianamente equipado con armamento moderno los rusos desaparecen en menos de uns semana.
    Veremos que ocurrirá si el «tío Sam» sigue enviando a Ucrania mas misiles de alta precisión con el «glorioso ejército ruso»…..
    Esta guerra filmada desde mil angulos diferentes ha dejado bien claro el gran retraso respecto a Occidente del que adolece el ejército ruso en tecnología de armas.
    Un muy notable retraso…..
    Sólo pueden instaurar el «terror» en paises de segunda fila, y ya veremos si la artillería enviada por Occidente no acaba haciendoles estragos…….

    1. Países de primera fila bombardeados por USA: Corea y China 1950-1953 (Guerra de Corea), Guatemala 1954, Indonesia 1958, Cuba 1959-1961, Guatemala 1960, Congo 1964, Laos 1964-1973, Vietnam 1961-1973, Camboya 1969-1970, Guatemala 1967-1969, Granada 1983, Líbano 1983, 1984 (ambos objetivos libaneses y sirios), Libia 1986, El Salvador, 1980, Nicaragua, 1980, Irán 1987, Panamá 1989, Irak 1991 (Guerra del Golfo Pérsico), Kuwait 1991, Somalia, 1993, Bosnia 1994, 1995, Sudán 1998, Afganistán 1998, Yugoslavia 1999, Yemen 2002, Irak 1991-2003 (EE.UU/RU de manera regular), Irak 2003-2015, Afganistán 2001-2015, Pakistán 2007-2015, Somalia 2007-8 2011, Yemen, 2009, 2011, Libia de 2011, 2015, Siria 2014-2016.

  2. Sí, yo656.
    El hecho de que cuestione la «eficacia» del ejército ruso, no me impide, ni muchísimo menos, reconocer la total y absoluta criminalidad y barbarie de los EEUU, qué son de lejos el país qué más y más gente ha matado en guerras sin escrúpulos, y encima sin practicamente nadie que los critique.
    Pero fíjate tú como es la gente qué a estos criminales sin escrúpulos que son los yankees ni siquiera los mencionan y en cambio a «tío Vladimiro» lo ponen contra las cuerdas …..
    Te diré una cosa:
    No me gustan ni los yankees (estos especialmente, que están comerciando y vendiendo más armas qué nunca con esta guerra en la que los muertos los ponen rusos y ucranianos), ni los rusos, ni los ucranianos.
    Pero tengo la desagradable impresión de que en este conflicto Rusia gane o pierda va a sufrir unas bajas verdaderamente espeluznantes.
    Estoy más qué convencido de que tal y como había comentado antes algún que otro forero, Putin se ha metido de lleno en una gigantesca trampa tendida por Occidente con esta invasión que estoy convencido ya esperaban….
    Y aparte de su mucho armamento nuclear, su ejército convencional (el de Rusia) es muy, muy limitado, cosa que los buitres de EEUU han «clisado» al ir siguiendo la guerra en «directo» y ya se van a preocupar ellos de alargar la guerra, según les convenga o no.

    El tiempo lo dirá……

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: