La doctrina del catalizador (el capitalismo necesita moverse deprisa)

Este verano el Foro Económico Mundial publicó un libro titulado “Covid-19: el Gran Reajuste”, uno de cuyos autores es Klaus Schwab, del que ya hemos hablado en otras entradas como promotor de la Cuarta Revolución Industrial.

Otro de los autores es Thierry Malleret, también conocido con el seudónimo de Milton Peel, casado con la asistenta del Príncipe Carlos de Inglaterra. Si Schwab fue dirigente del Club Bilderberg, Malleret es un especialista en Rusia que trabajó como consultor en el gabinete militar de Jacques Chirac en París, entre otros cargos.

El “Gran Reajuste” (“Great Reset”) es una expresión acuñada por el Fondo Monetario Internacional y hay que agradecer al Foro Económico Mundial que lo relacione estrechamente con la pandemia y con otras políticas, como la “lucha contra el cambio climático” (“New Deal Verde”).

El 3 de junio Schwab anunció el Gran Reajuste acompañado por el Príncipe Carlos, que aparece en todas las salsas, especialmente en las “verdes”. Dentro del Foro Económico Mundial, ambos anunciaron que la pandemia era “una ventana de oportunidad, extraña y estrecha, para repensar, inventar y reinicializar el mundo”.

Es la doctrina del catalizador que en Estados Unidos trasladan de la química a la ingeniería del comportamiento. En una reacción química, el catalizador no interviene en el resultado, pero acelera su conclusión.

A veces los buenos planes tardan en madurar porque quienes deben ejecutarlos están abducidos por los viejos esquemas. Entonces hay que sacudirlos para que reaccionen y se pongan en movimiento. Las crisis son la oportunidad de cambiar, de mejorar y de tomar nuevas iniciativas. Lo mejor para cambiar es que haya crisis que sacudan la modorra.

Así ocurrió con las armas de destrucción masiva o con el 11-S, que iniciaron una cadena de guerras en Oriente Medio que ya estaban planificadas de antemano. No cambia para nada el curso previsto que el catalizador sea de mentirijillas. El capitalismo necesita moverse deprisa porque la inercia actual lo conduce al desastre.

Si tu coche tiene achaques, no pasa la ITV, le falla el motor de arranque, la calefacción está estropeada y el limpiaparabrisas se atasca, no lo lleves al taller sino al desguace y compra otro nuevo (si puedes). El capitalismo ya no pasa la ITV y no merece la pena repararlo.

Bienvenida sea la pandemia, verdadera o de mentirijillas. Es la gran oportunidad que esperaba el capitalismo para la reinicialización que, como en la informática, necesita borrar el disco duro para instalar un nuevo sistema operativo, la “nueva normalidad”.

“Muchos de nosotros nos preguntamos cuándo volverán las cosas a la normalidad. La respuesta corta es nunca […] Habrá una era antes del coronavirus y otra después del coronavirus”, dicen el Foro Económico Mundial y sus acólitos en el libro. El mundo empezará a contar los años a partir de la pandemia y ya no desde el nacimiento de Jesucristo.

Vayan, pues, preparándose para lo que les espera.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: