Israel seduce a los fascistas del mundo entero

No debería sorprender a nadie la reciente reunión entre el embajador de Israel en Rumanía, Reuven Azar, y el dirigente del partido de extrema derecha Alianza por la Unión de Rumanos (AUR), George Simion, que provocó la indignación de algunos israelíes. y judíos en la diáspora.

La AUR es bien conocida por ser un partido fascista y antisemita que glorifica al dirigente rumano de la Segunda Guerra Mundial, Ion Antonescu, cuyo régimen supervisó el exterminio de unos 400.000 judíos rumanos. Es un partido pequeño pero muy activo, que obtuvo alrededor del 8 por cien de los votos en las últimas elecciones.

Aunque el contenido completo de la reunión no se ha hecho público, se puede suponer que estuvo, al menos parcialmente, relacionado con los esfuerzos actuales de Israel para persuadir a Rumania de que traslade su embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén. En 2018 y principios de 2019, Israel pudo obtener declaraciones públicas en apoyo del traslado del entonces primer ministro rumano y del presidente del parlamento. Sin embargo, el presidente rumano bloqueó la medida a finales de 2019, diciendo que dicha acción no se llevaría a cabo sin una decisión conjunta de la Unión Europea.

Los vínculos de Israel con regímenes y partidos de extrema derecha y antisemitas han recibido mayor atención en los últimos años, particularmente en lo que respecta al Primer Ministro Benjamín Netanyahu y sus vínculos con autócratas de la misma sensibilidad, como el Primer Ministro húngaro Viktor Orbán. Los intereses del gobierno israelí –romper el consenso de la UE sobre varias políticas, incluida su oposición a trasladar embajadas a Jerusalén– se alinean bien con el deseo de la extrema derecha europea de crear conflicto con Bruselas y agitar sentimientos nacionalistas al presentar decisiones políticas que contradicen las de Los Estados unidos.

Olvídate de los escuadrones de la muerte

Pero este tipo de relación existía mucho antes de los gobiernos de Netanyahu y sirvió para promover los intereses diplomáticos, económicos y militares de Israel. Documentos recientemente desclasificados en los Archivos del Estado de Israel revelan un comportamiento similar en medio de la guerra civil de El Salvador a principios de la década de 1980: mientras las masas eran detenidas, secuestradas, torturadas, asesinadas o desaparecidas bajo el régimen de Estados Unidos, Israel hacía campaña para convencer a El Salvador de transferir su embajada de Tel Aviv a Jerusalén.

En un telegrama fechado el 10 de junio de 1982, enviado al Ministerio de Relaciones Exteriores en Jerusalén, el embajador de Israel en Guatemala, Moshe Dayan (a diferencia del estadista israelí del mismo nombre), informó sobre su viaje a Salvador como parte de los esfuerzos para trasladar la embajada. Dayan escribió que conoció a Roberto D’Aubuisson, fundador y dirigente del partido de extrema derecha Arena, quien ejerció como presidente de la Asamblea Constituyente de El Salvador.

Al igual que la AUR rumana, D’Aubuisson y Arena tenían un historial de declaraciones fascistas y antisemitas, pero Dayan explicó que D’Aubuisson “por iniciativa propia negó las declaraciones que se le atribuyen sobre los judíos y el Holocausto”. Pero, a diferencia de la AUR, Arena concretó sus creencias fascistas a través de prácticas violentas, como el uso de escuadrones de la muerte para eliminar a activistas de la oposición y de izquierda, académicos, periodistas y miles de otros civiles.

Israel era plenamente consciente de estas atrocidades. Tres meses antes de la visita del Embajador Dayan, en un informe elaborado para la Cancillería, el ex Embajador de Israel en El Salvador Yaacov Deckel escribió que había llegado al país en marzo de 1982 para actuar como observador de las elecciones, en las que Arena obtuvo alrededor de un un tercio de los escaños de la Asamblea Constituyente. Deckel señaló que alrededor de 33.000 personas habían muerto, la mayoría de ellas civiles inocentes, durante los últimos tres años de guerra civil.

Deckel también dijo que conoció a D’Aubuisson, “quien se acercó a mí como un viejo conocido” y me dijo que “aquí en El Salvador, el comunismo será enterrado”. Deckel añadió que los escuadrones de la muerte vinculados a Arena son “responsables de la eliminación física de numerosos opositores políticos, incluido el arzobispo salvadoreño Romero”, y que los dirigentees del partido prometieron durante su campaña electoral “destruir a todos los comunistas con bombas de napalm”.

No obstante, la campaña diplomática de Israel tuvo éxito y en agosto de 1983, El Salvador anunció que trasladaría su embajada a Jerusalén. En telegramas de la Cancillería, este evento fue definido como el logro más importante de Israel en toda América Latina ese año.

El apoyo al apartheid israelí

Si bien los vínculos de Israel con la extrema derecha mundial son objeto de mucha atención -incluso por parte de críticos que dicen que muestran hipocresía y la verdadera cara de Israel cuando se trata de cuestiones de antisemitismo y fascismo-, las relaciones de Israel con los partidos a la izquierda de la extrema derecha que, de hecho, son los partidos gobernantes en la mayoría de los países europeos durante las últimas décadas, no reciben suficiente atención.

Estos principales partidos europeos son, en diversos grados, críticos de las políticas de Israel hacia los palestinos, mientras que los sindicatos de trabajadores y las organizaciones de derechos humanos asociados con ellos a menudo critican a Israel y proporcionan directa o indirectamente ayuda humanitaria a los palestinos. Pero, casi sin excepción, estas fuerzas políticas permiten a Israel mantener el status quo del apartheid, apoyar a Israel con votos en foros internacionales y aprobar la firma de acuerdos de enorme importancia económica para Israel. Por lo tanto, las condenas retóricas nunca están respaldadas por acciones y sanciones reales.

Los gobiernos del Partido Conservador de la década de 1980 estaban diplomáticamente más cerca de los Estados árabes e incluso de la Organización de Liberación de Palestina, y estaban entre los críticos públicos más duros de Israel en Europa. Sin embargo, detrás de escena, Israel sintió que podía hacer lo que quisiera y no dudó en presentar esta posición sin reservas en reuniones a puertas cerradas con representantes británicos.

Según un resumen de una reunión celebrada el 18 de febrero de 1980 entre el primer ministro israelí Menachem Begin y el embajador británico en Israel, John Mason, Begin criticó la posición de Reino Unido respecto a la falta de avances en la cuestión palestina desde los Acuerdos de Camp David con Egipto [1978]. Tratando de echar toda la culpa a la OLP y a su dirigente Yasser Arafat, Begin argumentó que Israel “hizo sacrificios por la paz, sólo un ejemplo: los campos petroleros [en la península del Sinaí]”. Esta concesión supondrá un gasto de 2.000 millones de dólares el próximo año para la compra de petróleo.

El Ministerio de Asuntos Exteriores israelí se reunió con el Ministro de Estado británico para Europa, Douglas Hurd. Cuando Hurd dijo que Reino Unido estaba preocupado por los asentamientos israelíes en los territorios ocupados y que le resultaba difícil entender la posición de Israel con respecto a las fuentes de agua en esas áreas, el funcionario israelí comparó la situación con “una palangana de agua utilizada por ambas partes como una botella con dos pajitas para beber”.

A pesar de la cortesía británica –o de la larga historia de explotación colonial de Gran Bretaña– Hurd y Mason deberían haber golpeado la mesa con enojo y haber dicho a los israelíes que el “petróleo” y la “botella de agua” no les pertenecían. Por supuesto, nada de eso sucedió. Por lo tanto, no es de extrañar que durante décadas Israel y sus asentamientos no hayan dudado en robar tierras y recursos hídricos de Cisjordania, ni temer las consecuencias de confiscar o destruir depósitos de agua propiedad de comunidades palestinas a las que en la práctica se les niega el control y el acceso a sus propios recursos, condiciones que siguen vigentes hasta el día de hoy.

‘Pon a prueba a tus amigos de forma masoquista’

En un telegrama “ultrasecreto” desclasificado fechado el 23 de abril de 1980, enviado por el delegado israelí a Londres después de una reunión “no citada” con un diplomático británico (sin dar nombre), este último explica: “A veces parece que Israel está poniendo a prueba a sus amigos de una manera masoquista para ver hasta dónde pueden llegar con él, incluso sin razón”.

El diplomático israelí, por su parte, entendió que la opinión de Reino Unido era la siguiente: “Pero cuando nosotros [Israel] dejemos de basar asentamientos exclusivamente por motivos de seguridad y cuando tomemos medidas que se perciban como demostrativas y provocativas, como la instalación de casas en Hebrón, estamos dañando la amistad y la comprensión con nuestras propias manos”.

En otras palabras, mientras Israel justifique sus acciones únicamente sobre la base de necesidades de seguridad –independientemente de si son reales o no–, Gran Bretaña podrá soportar las violaciones sistemáticas del derecho internacional y de los derechos humanos cometidas por Israel.

Las acciones del actual gobierno israelí y su afinidad pública con la extrema derecha ahora están poniendo en duda el sistema “masoquista” que ha beneficiado a Israel durante décadas. Para este gobierno, el “nuevo” Israel ya no necesita excusas vinculadas a necesidades de seguridad reales o ficticias y, en cambio, puede exponer todo su programa como puramente basado en una ideología de apartheid y supremacía judía.

Por eso deberían preocuparnos no sólo las reuniones y los vínculos de los funcionarios israelíes con grupos de extrema derecha como la AUR en Rumania, sino también con los partidos Conservador y Laborista del Reino Unido, el Partido Laborista de Noruega, el Partido Demócrata Cristiano Partido de la Unión en Alemania y otros partidos europeos tradicionales. Todos estos partidos, en el parlamento y en el gobierno, colaboran efectivamente en los crímenes cometidos por Israel contra el pueblo palestino.

De hecho, a pesar de todas las declaraciones y políticas racistas y autoritarias realizadas desde la toma de posesión del actual gobierno de Netanyahu en diciembre de 2022, aparte de reducir las invitaciones a Netanyahu y sus ministros para visitas oficiales, todavía no hay sanciones ni cambios reales en la cooperación con Israel. Los intereses y los negocios continúan como siempre. En lugar de quedarse en un hotel en París, Netanyahu simplemente se hospeda en una de las suites más caras de Jerusalén: un precio bajo para un hombre responsable de crímenes contra la humanidad.

Eitay Mack https://www.972mag.com/europe-far-right-israel-apartheid/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo