Faceboook se coordinó con la Casa Blanca para promocionar un mensaje uniforme durante la pandemia

A pesar de que algunos siguen hablando de “neoliberalismo”, los vínculos entre los gobiernos y los grandes monopolios no pueden ser más, estrechas, como ponen de manifiesto los correos electrónicos que han intercambiado durante la pandemia las instituciones sanitarias de Estados Unidos y Facebook para promocionar un mensaje uniforme.

Los grandes organismos de salud animaron a Facebook a utilizar los datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) para emitir alertas “específicas” dirigidas a sus usuarios y le recomendaron que emitiera “mensajes concretos” sobre los desplazamientos y las mascarillas.

Los correos electrónicos fueron obtenidos por la Red de Acción para el Consentimiento Informado (ICAN), un grupo que investiga los procedimientos médicos y sensibiliza sobre el derecho al “consentimiento informado”. Los mensajes muestran las comunicaciones entre Payton Iheme, jefe de política pública de Facebook en Estados Unidos, Irum Zaidi, asesora principal de la entonces coordinadora del Grupo de Trabajo sobre Coronavirus de la Casa Blanca, Deborah Birx, y Amira Boland, empleada de carrera en la Oficina de Gestión y Presupuesto (OMB) del gobierno federal.

En un correo electrónico de noviembre de 2020, Boland pidió a Facebook que utilizara los datos de los CDC a nivel de condado para ofrecer “estadísticas/alertas hiperlocalizadas basadas en la ubicación del usuario” e incluso sugirió mensajes específicos del tipo “alerta meteorológica local”, como “el covid se está propagando más rápido en el condado de Franklin”.

Boland también proporcionó una lista específica de grupos en Facebook sobre los que deberían actuar. Envió a Facebook un “mensaje específico para la próxima semana (y más generalmente para la temporada de vacaciones)” del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y le pidió que distribuyera puntos de discusión específicos. Dichos puntos contenían recomendaciones específicas sobre los desplazamientos, las reuniones virtuales y el uso de mascarillas, y animaban a Facebook a difundir “mensajes de deber” como “Por tu familia, por tu país” a los “jóvenes y las mujeres”.

“Todo lo que se pueda hacer para resaltar las acciones con las que la gente puede empoderarse (por ejemplo, ‘Repensar los viajes, reunirse virtualmente, usar una mascarlla’) en lugar de limitarse a decir algo como ‘Aprende más sobre el covid-19’ sería genial”, escribió Boland. Por ejemplo, “si esas acciones estuvieran vinculadas a consejos (en lugar de un mensaje genérico de ‘Más información’ cuando se informa de algo relacionado con el covid-19), ya que la mayoría de la gente no hará clic en ellos y los consejos son demasiado largos de leer para la mayoría de la gente… Los mensajes sobre el deber, por ejemplo ‘Por tu familia, por tu país’, parecen resonar más entre los jóvenes y los hombres. Se adjunta un resumen de ideas de comportamiento para las comunicaciones”.

El correo electrónico reenviado por el HHS contenía puntos de discusión relacionados con el covid en el Día de Acción de Gracias, como “Este año, considere la posibilidad de celebrarlo en persona sólo con las personas de su hogar para asegurarse de tener unas vacaciones lo más seguras posible” y “Recuerde que los viajes aumentan el riesgo de contraer y propagar el covid-19”.

Ese correo electrónico de Boland, fechado en noviembre de 2020, fue enviado a Facebook siete meses antes de que la empresa se asociara con la Fundación CDC, respaldada por Pfizer, para financiar tácticas de medios sociales para aumentar la aceptación de las vacunas.

El mismo mes en que se envió el correo electrónico, Facebook estaba animando a sus usuarios a vacunarse contra el coronavirus como parte de una “ofensiva encantadora para Joe Biden” y se había asociado con el gobierno de Reino Unido para censurar los mensajes críticos hacia las vacunas. También anunció sus planes de utilizar los datos de los usuarios para analizar y predecir los casos de coronavirus en todo el mundo.

La revelación de que instituciones públicas de Estados Unidos estaban implorando en privado a Facebook que publicara los datos de los CDC y los puntos de discusión, es uno de los muchos ejemplos de la presión del gobierno sobre las grandes empresas tecnológicas para promover el orden del día y censurar las opiniones críticas.

Recientemente, la Casa Blanca elogió las etiquetas de desinformación de Spotify, pero dijo que “se puede hacer más”. Anteriormente, el gobierno admitió haber denunciado noticias falsas para que Facebook las censurara, haberse reunido con Facebook para hablar de noticias falsas y haber presionado a los monopolios tecnológicos, amenazando con hacerlas “responsables del daño que causan”.

Otros correos electrónicos e informes también han revelado cómo Facebook proporcionó publicidad gratuita por valor de 3,5 millones de dólares a los CDC.

Además, Facebook suele aplicar políticas de censura basadas en el asesoramiento de autoridades sanitarias como los CDC.

El traslado de la resposabilidad del gobierno hacia las grandes empresas tecnológicas para censurar ha sido objeto de varias demandas recientes en las que se argumenta que dicha censura viola la Primera Enmienda porque las empresas son consideradas “actores públicos” cuando censuran en nombre del gobierno, pero hasta ahora ninguna ha tenido éxito.

—https://www.icandecide.org/wp-content/uploads/2022/02/IR0543-FB-emails-with-OMB-002.pdf

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: