Excepcional ola de frío en Brasil: las temperaturas son las más bajas en 65 años

Nieve, escarcha, lluvia helada… El sur de Brasil está padeciendo un invierno muy duro este año, azotado por una ola de frío polar. Las temperaturas han alcanzado los 10 grados bajo cero en algunas regiones.

Un centro de información metereológica, MetSul, asegura que esta masa de aire polar podría ser “una de las más intensas de este siglo para llegar al territorio nacional en un escenario climático no propicio para eventos de frío extremo”.

Se espera que las temperaturas continúen durante todo este fin de semana. A mayor altitud, las temperaturas pueden descender hasta los -10 grados. La masa de aire polar también ha golpeado con fuerza otros estados del país, como Santa Catarina (sur) y Sao Paulo, cuyas capitales registraron la madrugada más fría.

Las personas sin hogar son las primeras en sufrir las bajas temperaturas, con un reguero de muertos por las calles. El confinamiento y los drásticos recortes del gobierno en gastos sociales han arrojado a la calle a muchos brasileños empobrecidos, desempleados y sin hogar.

En Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, el mercurio cayó el viernes hasta los -4 grados centígrados. El ayuntamiento ha instalado carpas para las personas que no tienen casa, a fin de que pudan hacer frente a las heladas.

Una asociación de ayuda a los sin techo afirma que en las calles este año hay el doble de personas sin techo. Christian Braga, fundador de la ONG Grupo de Actitud Social, afirma: “Parece paradójico, la gente se muere de frío en una ciudad tropical, en un país tropical como Brasil, la gente pierde la vida por el frío. Muestra que hemos fracasado como sociedad a la hora de unificar esfuerzos para resolver los problemas”.

Antonio Pacheco, de 36 años y sin hogar, describe su existencia: “Cuando son las 7-8 de la tarde, intentamos quedarnos en nuestras mantas y evitar caminar. Hace frío, la solución es tumbarse para entrar en calor”.

El frío mata, explica el indigente: “Aquí murieron dos indigentes, en el parque D. Pedro. Cada año muere gente. No es sólo este año. Todos los años, cuando hace frío, muere gente”.

El fenómeno fue provocado por una ola de aire polar que atraviesa el sur de Brasil.

El intenso frío está pasando factura a los cafeteros brasileños. Las cosechas se están congelando, lo que está haciendo subir los precios internacionales del café y el azúcar. El Arábica ha alcanzado esta semana el nivel más alto de los últimos siete años.

Brasil es el mayor productor mundial. El gobierno calcula que sólo las heladas de la semana pasada afectaron a entre 150.000 y 200.000 hectáreas, lo que supone un 11 por ciento del total de la cosecha de arábica del país.

Las heladas afectaron a las hojas y las ramas, que en algunos casos están todas muertas, lo que obligó a los cultivadores a realizar cortes drásticos. Como resultado, la cosecha de 2022 se ha reducido a cero, y la del año siguiente está en duda.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: