Estados Unidos negocia que otros países le saquen de la quiebra económica

Biden acudió a la cumbre de Jeddah, en Arabia saudí, con toda su artillería pesada (Jake Sullivan, Brett McGurk y Antony Blinken), pero a los medios de comunicación mundiales, siempre tan pendientes de los más pequeños gestos de la Casa Blanca, no ha parecido importarles.

Es la mejor señal de que a nosotros sí nos debería importar y a falta de información tenemos muchas hipótesis. Con alguna de ellas podemos acertar.

El viernes Biden dijo en Maine que va a firmar un acuerdo de “normalización” con Riad. “Un acercamiento puede estar en camino”, dijo Biden que, en efecto, trabaja en un “pacto de seguridad mutua” con Arabia saudí que, de rebote, podría acabar en la “normalización” de las relaciones entre Arabia saudí e Israel.

Un pacto de seguridad mutua debería renovar el del Quincey y, al estilo OTAN, obligar a Estados Unidos a salir en defensa de Arabia saudí si fuera atacada (muy probablemente por Irán).

Además, debería contener un programa nuclear civil controlado por Estados Unidos.

También debería autorizar a Riad a comprar el sistema de misiles antibalísticos “Terminal High Altitude Area Defense”.

Al mismo tiempo, Estados Unidos debería garantizar que Israel no se anexione Cisjordania y haga concesiones a los palestinos que abran la posibilidad de una solución “a dos estados”, que fue la base de la Iniciativa de Paz Árabe de 2002, que no se ha implementado nunca y que Riad relanzó en la última reunión de la Liga Árabe.

La alternativa saudí es: o bien Israel se anexiona Cisjordania, o bien opta por hacer las paces con Arabia saudí. Por lo tanto, debería cesar el expolio en curso de tierras palestinas en Cisjordania. Si Netanyahu aceptara algo así, perdería los apoyos de su gobierno, que son los más sionistas entre los sionistas.

Esa hipóteis involucra a demasiados actores siguiendo las órdenes de Washington y eso es algo que sucede cada vez menos en el mundo. Durante más de dos décadas, Estados Unidos ha tratado en detener los asentamientos sionistas en Cisjordania y no lo ha logrado. Mohammad Bin Salman no va a regalar nada a Biden con meras promesas, sabiendo que los asentamientos no se detendrán.

Además, los saudíes ya tienen garantías de seguridad, negociadas directamente con Irán y con China, están a punto de obtener un programa nuclear (en alianza con Irán y China) y quieren jugar un papel cabecero en los asuntos regionales… pero como miembros del bloque OCS-BRICS.

En consecuencia, Estados Unidos no le puede ofrecer nada a Arabia saudí que, por lo demás, tampoco quiere empeorar sus relaciones con China.

Las explicaciones tienen que ir por el lado económico. Estados Unidos quiere que Arabia saudí expulse a Huawei y demás gigantes tecnológicos chinos del mercado. Por supuesto, no admite que Riad acepte la divisa china para cobrar las ventas de petróleo porque tendría un impacto muy negativo en el dólar como la moneda más importante del mundo.

Pero hay más. Recientemente la Secretaria de Estado Yellen realizó una visita de dos días a Pekín, que se alargó a cuatro días. Tampoco hay muchas informaciones en la prensa occidental. El objetivo de la visita era persuadir a los chinos para que reanudaran sus compras de bonos del Tesoro estadounidense.

Con el límite de la deuda, la liquidez del Tesoro cayó casi a cero; necesita vender 1,1 billones de dólares en bonos del Tesoro a alguien… con urgencia. No hay posibilidad de que China compre bonos del Tesoro: aún así vendió 20.000 millones de dólares de bonos que tenía.

Para salir de la quiebra, Biden quiere que Riad también compre bonos del Tesoro. La visita a Jeddah sería una repitición de la de Kissinger en los setenta que dio origen al petrodólar y obligó a los saudíes a retrasar la quiebra de Estados Unidos mediante la compra de títulos del Tesoro.

Medio siglo después la situación del dólar es mucho más delicada. La inflación y las tasas de interés han subido y la cotización de los bonos ha bajado. La deuda de Estados Unidos se ha disparado y se espera que, por sí solos, el pago de intereses sobre esa deuda alcance un billón de dólares al año.

Muchos países han comenzado a comerciar en monedas distintas al dólar. El pago del petróleo saudí en yuanes es, por tanto, una de las muchas señales de alerta. Los mercados empiezan a desvincularse de las instituciones de Bretton Woods y de un sistema financiero colonial.

En coordinación con Moscú, Riad lucha actualmente para romper el control que ejercen las potencias occidentales sobre los precios de las materias primas, en particular el precio del petróleo. Si los saudíes son capaces de marcar el precio del barril de crudo, no necesita romper sus buenas relaciones con China ni seguir sosteniendo la hegemonía del dólar. Si el dólar se hunde va a ser un beneficio para todos… excepto para Estados Unidos, naturalmente.

Estados Unidos es un país que comienza a estar cada vez más aislado del mundo y del comercio mundial.

comentarios

  1. «Estados Unidos es un país que comienza a estar cada vez más aislado del mundo y del comercio mundial».

    Me encantaría que así fuera, pero lamentablemente esto no es más qué un sueño como tantos otros y además, tremendamente alejado de la realidad.

    Su comercio y sobretodo comercio con bienes tecnológicos y bienes del sector terciario (que hoy en día es lo que da dinero de verdad), es con diferencia el más poderoso del mundo.

    Es lider indiscutible en banca, seguros, educación, entretenimiento, investigación, transportes, turismo, comercio y fabricación de armamento de alta tecnología (pionero en la fabricación de «Chips» informáticos de alta tecnología).

    Mantiene además, una privilegiada posición sin rival alguno en poder económico y militar como curiosamente ningún otro país del mundo ha logrado conseguir jamás.

    Un caso muy curioso este de Amércia del Norte (EEUU), al cual no parecen afectarle las dramáticas fluctuaciones que sí afectan a otros imperios que han ido cayendo a plomo de su época de esplendor a su disolución.

    Aún no estando en el mejor de sus momentos económicos mantiene una posición privilegiada en el mundo, y su peso económico, militar y social es sencillamente arrollador.

    Ha dominado a todo el mundo, lo sigue dominando, y (por desgracia) lo va a seguir dominando durante varias décadas más.

    A un pais que es capaz de «crear el dinero de la más absoluta de las nadas» nadie lo va a tumbar esperando que se arruine.

    De hecho, China a logrado ser la segunda superpotencia económica mundial viviendo prácticamente a «expensas» de su trato con EEUU y el mundo Occidental (China es el «taller del mundo»).

    Si EEU empieza a cerrarle el comercio a China, y pide al resto de paises occidentales que hagan lo mismo, esta puede tener un verdadero desastre económico ya que hay muchísimos paises que son sumisos a la Super-Potencia Yankee, por mucho que se diga que su influencia va disminuyendo.

    Ya durante la segunda guerra mundial esta verdadera potencia estaba enviando miles y miles de vagones con suministros, armas y alimentos de toda clase a muchos paises de Europa sin siquiera pestañear.

    1. estoy de acuerdo en no caer en una falsa creencia que el Imperio se derrumba, pero lo que vemos desde hace unos años que su poder economico disminuye por la sencilla razon del crecimiento expectacular de algunos paises del 3er mundo, caso China, India entre otros. La guerra de Ucrania ha acelerado el crecimiento economico, militar y politico de ese 3er mundo entre ellos los BRICS.

      1. La vida de los imperios es ciertamente cíclica, y ahora estos imperios se han empezado a dar cuenta de que las materias primas, son realmente finitas, limitadas.
        Hemos llegado a un nivel de super producción y «maquinismo» capaz de sobrepasar todas las fronteras inimaginables y eso, tiene un precio que se paga caro cuando se ve que también eso tiene sus limitaciones (por ejemplo, los grandes fabricantes de automóviles hace 40 años lograban fabricar 90.000 o 100.000 vehículos y ahora, yendo a tan solo el 50% de su poder de producción, podrían fabricar tranquilamente 1.000.000 de coches, y así con todos los productos).
        Quien tendrá la «llave del poder» será aquel pais que consiga fabricar super tecnologías muy avanzadas y en ese aspecto, es muy significativo el desplazamiento de las fábricas de Chips de alta tecnología de EEUU desde Taiwán hacia Europa y hacia los mismos EEUU, coincidiendo con lñel desarrollo de los nuevos Chips de últimísima generación (que nada tienen que ver con los que están hasta ahora), que las fábricas de alta tecnología de EEUU están desarrollando……..
        Se vé muy claro que EEUU no quiere facilitarle las cosas en absoluto a China en temas de alta tecnología, a quien empieza a ver como un importante rival económico y militar.
        Repito, quien logre ostentar la máxima «nanotecnología» posible , será el dueño indiscutible del mundo.

Los comentarios están desactivados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo