El saqueo del patrimonio cultural de Crimea

En febrero de 2014 cuatro museos de Crimea y uno de Kiev enviaron una gran colección de oro escita a Países Bajos para una exposición temporal. Al finalizar, Crimea había pasado a formar parte de Rusia. Entonces Holanda se negó a devolver los objetos históricos pertenecientes a los museos.

Empezó un pleito. Ucrania exigió que se los entregaran y Rusia que los devolvieron a los museos de origen. Al cabo de nueve años, los tribunales holandeses han dictado la sentencia esperada: la riqueza histórica y cultural se va a Kiev.

“Aunque las piezas del museo proceden de Crimea y, en este sentido, pueden considerarse parte del patrimonio de Crimea, son parte del patrimonio cultural del Estado ucraniano tal como existe como Estado independiente desde 1991”, dictamina el tribunal.

Siempre se dijo que una cultura corresponde a un pueblo, una nación, una sociedad, una tribu… Ahora es la primera vez que la cultura pertenece a un determinado Estado y la explicación es que la cultura vale mucho dinero… sobre todo si es de oro.

Ahora la aduana ucraniana acaba de anunciar la llegada de un convoy con más de 2,5 toneladas procedente de Ámsterdam, que se ha puesto bajo la autoridad de la Iglesia ortodoxa, que ahora ya no está sometida a Moscú sino al Patriarcado de Constantinopla.

El tercer paso también ha llegado: el patrimonio cultural hay que protegerlo de los bombardeos rusos y es lo que ha hecho la Iglesia ortodoxa con el patrocinio de la UNESCO: transferir el tesoro a las capitales occidentales.

Ha sido un viaje de ida y vuelta. El patrimonio debía estar en Ucrania, pero Ucrania es un país fantasma. Es mejor que las reliquias ucranias las expongan los museos de Italia, Francia, Inglaterra y… el Vaticano.

Sí, porque al Vaticano no le importa exhibir objetos religiosos como los ortodoxos… siempre que sean valiosos.

Es un saqueo cultural que está en las mejores tradiciones de los expolios europeos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo