El Pentágono prepara a Kamala Harris como nueva presidenta de los Estados Unidos

Apenas seis semanas desde que asumió el cargo, la vicepresidenta Harris está sustituyendo paulatinamente a Biden, es quien llama al resto de presidentes y gobernadores y maneja la agenda diplomática de Biden, según publica el Washington Post.

Diplomacia «paralela»

Harris ha hablado a espaldas de Biden con al menos seis jefes de Estado, dice la Casa Blanca, un número inusualmente grande para un vicepresidente; se unió a su cumbre virtual en la Casa Blanca con el primer ministro canadiense Justin Trudeau y sustituye a Biden en el Departamento de Estado.

También participó abiertamente en las deliberaciones sobre cómo atacar a las milicias respaldadas por Irán en Irak, así como sobre si sancionar al príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, dijeron asesores de la Casa Blanca, con el resultado que ya sabemos.

Ella era parte de un pequeño grupo que se reunió dos veces con [el secretario de Defensa Lloyd] Austin y [el presidente del Estado Mayor Conjunto Mark] Milley y habló sobre las opciones”, dijo un alto funcionario de la Casa Blanca. «Realmente insistió en la cuestión de cómo tratar de lograr cierta medida de disuasión mientras se maneja la escalada«.

Harris “estuvo presente en la Sala de Situación para la decisión final, y cristalizó el caso para tomar acción”, dijo el funcionario, que evidencia la escalada militarista del Pentágono con la nueva Administración demócrata.

La demencia de Biden

Es demasiado pronto para decir si el presidente le confiará formalmente a Harris una cartera de seguridad nacional específica, la forma en que el presidente Barack Obama entregó a Biden Irak, Ucrania y las relaciones con Turquía después del intento de Golpe de 2016.

Pero las habilidades, el conocimiento y las relaciones que está construyendo como vicepresidenta parecen apuntar a una eventual sustitución tras los rumores de demencia de Biden.

Cuando se trata de política exterior, los vicepresidentes modernos pueden desempeñar una amplia variedad de roles. Todos ellos asesoran al presidente al que sirven. Pero también pueden ir a misiones específicas, como hizo Dick Cheney con viajes a Pakistán y Afganistán en los dos últimos años del presidente George W. Bush. O pueden gestionar relaciones diplomáticas específicas, como hizo Biden cuando se convirtió en la persona clave para los contactos con el líder turco Recep Tayyip Erdogan después del intento de golpe de Estado en su contra.

La cantidad o la poca política exterior que le corresponde a un vicepresidente depende de las prioridades de la persona que se sienta detrás del despacho oval.

Los demócratas preparan un golpe invocando la 25ª Enmienda

En un acto por el 8 de marzo del pasado lunes llegó a murmurar «¿Qué estoy haciendo aquí?» y olvidó los nombres de los principales demócratas. Tampoco recordaba el nombre del Pentágono, ni el de su propio secretario de Defensa, Lloyd Austin, quien habló minutos antes de que Biden subiera al escenario para hacer declaraciones.

Dick Morris, ex miembro del gabinete de Clinton, ha advertido que probablemente los demócratas invocarán la 25ª Enmienda contra Biden «para que no se pueda lanzar una bomba sin consultar a su gabinete o líderes del Congreso, algo que a ningún presidente se le ha pedido que haga en 76 años desde que tuvimos armas nucleares«, y agregó que «estos movimientos apuntan a la intención de los demócratas de derrocar a Biden bajo la 25ª Enmienda”.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: