El Nuevo Desorden Mundial (por qué los monopolistas no pueden ponerse de acuerdo)

La pandemia se ensayó el 18 de octubre del pasado año en Nueva York. La llamaron “Evento 201” y estuvo patrocinado, entre otros, por el Foro Económico Mundial o Foro de Davos, como expusimos en otra entrada.

Cuando la pandemia se hizo realidad, el Presidente del referido Foro, Klaus Schwab, publicó un vídeo anunciando el orden del día para la reunión de 21 de enero del año que viene: el “Gran Reajuste” (Gretat Reset) de la economía mundial (*).

La pandemia es, pues, el catalizador de una política económica de crisis capitalista y guerra imperialista.

Coincide punto por punto con la “Gran Transformación” que propone el FMI: el lanzamiento de un plan monetario internacional, un nuevo Bretton Woods.

También coincide punto por punto con la Agenda 2030 de la ONU para avanzar hacia el Green New Deal, el programa de capitalismo “sostenible” y de movilización de gigantescos recursos para tratar de salir del pozo de la crisis actual.

Los estrechos vínculos de todas esas instituciones y planes con el capital monopolista internacional son ampliamente conocidos, por lo que no vamos a repetirlos aquí. Sólo cabría añadir que, además del capitalismo “verde”, otro de los ejes del “Gran Reajuste” es lo que Schwab llama “cuarta revolución industrial”, en la que incluye la biotecnología de edición de genes, las telecomunicaciones 5G y la inteligencia artificial.

Cualquiera que sea el organismo que los exponga, todos esos proyectos recurren a las mismas expresiones, como la de “nueva normalidad” porque no se trata sólo de política económica a la antigua usanza, sino de ingeniería social. Schwab ha explicado que la reestructuración del capitalismo exige “cambios radicales en nuestro estilo de vida. Casi instantáneamente, la crisis ha obligado a las empresas y a los particulares a abandonar prácticas consideradas durante mucho tiempo esenciales, desde los frecuentes viajes en avión hasta el trabajo de oficina”.

El “Gran Reajuste” abunda en términos como “coordinación”, “conjunto” o “común” que, llevados al ámbito internacional han llevadoo a pensar en el intento de edificar un “Nuevo Orden Internacional” que es imposible porque tanto en los capitales como en los países se impone, tarde o temprano, la competencia y el enfrentamiento.

El mundo camina más bien hacia un “Nuevo Desorden Internacional”. Es cierto que cada día se firman acuerdos, aparecen nuevas organizaciones y consorcios que agrupan a los Estados y a los grandes monopolistas, que elaboran grandes planes de mutuo acuerdo. Sin embargo, casi al mismo tiempo otros planes y otras instituciones se resquebrajan y aparecen grandes y pequeños enfrentamientos.

La tendencía actual es clara hacia las rupturas y la formación de bloques opuestos, incluso enfrentados militarmente. Habrá más competidores que socios y planes como los del Foro de Davos no tienen ningún futuro. Por más que intenten ponerse de acuerdo.

(*) https://www.weforum.org/great-reset

comentarios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: