El miedo es la vacuna más eficaz para frenar el virus de la protesta

Estamos en guerra, martillean los dirigentes de la mayoría de los países afectados por la pandemia de coronavirus. Por lo tanto, como respuesta médica para proteger a sus respectivas poblaciones, paradójicamente decretan el confinamiento de sus poblaciones, introduciendo toques de queda, con una drástica restricción de las libertades individuales y ordenando el cierre de cafés y restaurantes. Con una retórica de guerra que probablemente inflamará la fibra patriótica, más bien esperábamos una declaración de movilización general para luchar contra el invasor viral.

Sin embargo, los temerarios dirigentes de los distintos países, en lugar de alinear un ejército (sanitario) para proteger a la población contra el enemigo (viral) o de pedir a la población que se armara (médicamente) para hacer frente al invasor contagioso, invitan, de manera maquiavélica, a sus respectivas poblaciones a encerrarse en casa, a confinarse, como en la Edad Media, por falta de instalaciones sanitarias diezmadas en los últimos decenios por esos mismos dirigentes, en nombre del rigor presupuestario instituido para reforzar aún más el vigor del capital. Así pues, ante la falta de medios sanitarios y médicos para detener la propagación del coronavirus, los Estados han colocado estratégicamente la respuesta en el terreno militar, como si se tratara de una guerra que debía librarse. Esa lógica belicosa sigue siendo su hoja de ruta hasta el día de hoy.

Con un virus, nunca hay ninguna guerra posible porque la humanidad nunca puede derrotar o erradicar esta criatura viral microscópica. Como dice acertadamente el filósofo italiano Emanuele Coccia: «El virus es una fuerza pura de metamorfosis que circula de vida en vida sin limitarse a los límites de un cuerpo. Libre, anárquico, casi inmaterial, no perteneciente a ningún individuo, posee la capacidad de transformar a todos los seres vivos y les permite realizar su forma singular. ¡Piensa que una parte de nuestro ADN, probablemente alrededor del 8 por ciento, sería de origen viral!”

Los virus son una fuerza de novedad, modificación, transformación, tienen un potencial inventivo que ha jugado un papel esencial en la evolución. “Son la prueba de que estamos en nuestras identidades genéticas, multiespecies que se están manipulando”. En la misma línea, Gilles Deleuze escribió: “Hacemos un rizoma con nuestros virus, o mejor dicho, nuestros virus nos hacen un rizoma con otras bestias” (*).

La lucha contra un virus, que es esencialmente una cuestión médica, una cuestión de salud pública, se libra con inteligencia (ciencia), equipo (sanitario y médico) y previsión (existencias de equipo y camas de hospital), y no con discursos belicosos de incentivo que pueden despertar psicosis en lugar de confianza; con protección médica o de vacunación, esencial para nuestra salud psíquica individual y para la resistencia colectiva, y no por la política de confinamiento debilitante o toques de queda, de infantilización y culpabilidad de los ciudadanos, o peor aún, de criminalización social materializada por medidas de seguridad decretadas generalmente en tiempos de guerra.

Una cosa es cierta: los honestos expertos en salud, incluidos los profesores Eric Raoult, Jean-François Toussaint, Laurent Toubiana, Nicole Delépine y otros científicos anónimos, reconocen la naturaleza benigna de la pandemia de coronavirus. Esta afirmación, en un clima de psicosis de salud marcado por la muerte de un millón de personas, puede parecer provocativa. Pero se basa en estadísticas que arrojan luz sobre la verdad acerca de la mortalidad generada en particular por las enfermedades cardiovasculares: 18 millones de muertes cada año (sin contar los 10 millones de muertes por cáncer y otras patologías letales que diezman a millones de enfermos cada año). Sin embargo, con el coronavirus, hoy hay, a escala internacional, en el décimo mes, 1.000.000 de muertes (esta cifra incluye las 700.000 muertes “ordinarias” de cada año causadas por el virus de la gripe estacional, que se enumeran subrepticiamente en la categoría asociada a “Covid-19”, porque “este llamado nuevo virus está muy fuertemente vinculado al SARS-1 y a otros beta-coronavirus que nos hacen sufrir todos los años de resfriados”, dice el Dr. Beda Stadler, un renombrado inmunólogo de la Universidad de Berna).

Hasta ahora, no ha habido un exceso de mortalidad causado por el Covid-19. El número de muertes relacionadas con el coronavirus (¿hablamos de muertes con Covid o de muertes causadas por Covid? La diferencia es significativa) es relativamente comparable a las muertes causadas por la gripe estacional. Es el tratamiento político y sobre todo mediático el que da una dimensión racional o emocional al hecho social que se pone en conocimiento del público. Y, dependiendo de este tratamiento de los medios, la receptividad de la información y, correlativamente, la reacción colectiva, varían entre el discernimiento filosófico y el miedo histérico.

En realidad, cualquier otro acontecimiento tratado en el mismo registro apocalíptico habría provocado la misma reacción colectiva histérica, alucinatoria y de pánico (terrorismo, contaminación atmosférica, explosión de cánceres u otras enfermedades letales, etc.). Es el tratamiento diferencial de la información lo que causa el choque de los males y da lugar a la carga de aflicción.

¿Cómo podemos explicar que un microscópico ser vivo invisible sea capaz de paralizar la civilización más tecnológicamente equipada de la historia de la humanidad, si no es a través del procesamiento ansiógeno de la información, esa información viral inoculada por los poderosos con el propósito de anestesiar las conciencias y tetanizar los cuerpos colectivos lentos y subversivos? El miedo es la vacuna más eficaz para frenar el virus de la protesta, una vacuna ansiógena desarrollada en laboratorios estatales opacos y administrada por agencias de medios de comunicación en altas dosis de propaganda.

Sin duda, en esta calamitosa gestión de la crisis sanitaria de Covid-19, los medios de comunicación desempeñaron un papel negativamente determinante en la difusión y la percepción de los riesgos y las posibles consecuencias vinculadas al coronavirus. De hecho, los profesionales de la información, especialmente los periodistas, con su tratamiento deliberadamente catastrófico de la información, han contribuido desde el principio de la epidemia al proceso de amplificación de la percepción, que provoca ansiedad, de la crisis sanitaria de Covid-19. Esta es la misión que les han dado los poderosos y los Estados: ¡atemorizar a las poblaciones!

Por otra parte, un reciente estudio de Viavoice, realizado para la Conferencia de Periodismo de Tours en colaboración con France Télévisions, France Médias Monde, Le Journal du Dimanche y Radio France, publicado el 26 de septiembre de 2020, demostró que la opinión de los interrogados hacia los medios de comunicación que cubren la crisis del coronavirus es muy desfavorable. El hallazgo es indiscutible: los medios de comunicación son juzgados severamente por la opinión pública. Son el 60 por ciento para juzgar la cobertura mediática de la pandemia de Covid-19 excesivamente provocadora de ansiedad, indicó el estudio de Viavoice. En cuanto a la forma en que los medios de comunicación cubrieron las noticias, el 43 por ciento de los encuestados consideraron que los medios alimentaban el miedo a la pandemia, y el 32 por ciento pensaron que lo explotaban para ganar audiencia.

Por último, el estudio muestra que la crisis sanitaria y su tratamiento mediático que provoca ansiedad, combinado con una constante operación de manipulación de la opinión llevada a cabo conjuntamente con los gobiernos, tendrá consecuencias en la relación de los ciudadanos con los medios de comunicación y con el poder. Ha surgido un verdadero clima de desconfianza hacia los gobiernos y los periodistas.

Más allá de las legítimas controversias políticas sobre la calamitosa gestión del Estado en la crisis sanitaria de Covid-19, responsable del elevado número de muertes, que se produjeron por una verdadera falta de atención médica, todos los especialistas coinciden en la inocuidad del coronavirus en ausencia de patología preexistente. Esta verdad científica queda demostrada por la baja tasa de mortalidad registrada en Corea del Sur, Suecia y Alemania (lo mismo ocurre en China, el Japón y Taiwán), obtenida mediante una política de salud voluntaria y global, apoyada por exámenes masivos y el suministro de mascarillas y otros equipos médicos a la población, sin la aplicación de una política de confinamiento o coacción, excepto en China.

¿Cómo explicar que China, un país-continente de mil quinientos millones de habitantes, haya “resuelto” la cuestión de la epidemia de Covid-19 en el espacio de 8 semanas, lamentando sólo 4.600 muertes, y que desde febrero de 2020 el país haya recuperado su funcionamiento normal, mientras que los países occidentales, enfrentados a una cuestión social candente, siguen sumidos en la “crisis sanitaria de Covid-19”? Todo sucede como si la perpetuación de la crisis sanitaria se mantuviera deliberadamente por razones ulteriores e impías, o más bien por razones políticas y sobre todo económicas: no son algunos dirigentes los que anuncian que la crisis sanitaria está destinada a durar años.

¿Cómo se puede persuadir a miles de millones de personas de que acepten un confinamiento asesino, toques de queda, restricciones a sus libertades, sacrificios sociales, carnicería económica, si no es recurriendo a una campaña de propaganda estatal y mediática que provoca ansiedad y que está diseñada para enmascarar las verdaderas motivaciones que hay detrás de la gestión apocalíptica de la crisis sanitaria de Covid-19: crear un clima de psicosis y asombro para justificar y legitimar la reconfiguración despótica de la economía mundial con el telón de fondo de la militarización de la sociedad.

(*) En la filosofía francesa posmoderna “faire rhizome” es agruparse para crear un ambiente propicio
Mesloub Khider, https://www.algeriepatriotique.com/2020/10/16/contribution-de-mesloub-khider-le-virus-mediatique-ou-la-fabrique-de-la-peur/

comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: