El grupo neonazi la Base planeaba desatar una guerra racista

El grupo neonazi la Base planeaba iniciar una guerra racista. Su máximo dirigente se las arregló para permanecer en el anonimato durante años. Recientemente su grupo fue objeto de redadas del FBI. Una investigación sobre terrorismo reveló que se estaban preparando para una guerra racista. Los miembros detenidos de la Base están acusados de crímenes racistas, de planear asesinatos, de posesión de armas y de dar refugio a fugitivos.

El dirigente del grupo operaba bajo los alias de «Lanza Normanda» y «Lobo Romano». Los miembros del grupo no conocen su verdadera identidad. Se sabe que el hombre es de Estados Unidos, se llama Rinaldo Nazzaro y tiene 46 años. También se sabe que alquila sus servicios como mercenario y afirma haber combatido en Rusia y Afganistán. Según la BBC operaba desde Rusia (*).

Su grupo, cuyo nombre recuerda a Al Qaeda, comenzó a reclutar mercenarios en 2018. Tienen células racistas por todo el mundo. Sus objetivos son iniciar una guerra específicamente dirigida contra negros y judíos. Los neonazis estaban lejos de ser el típico grupo de charlatanes de internet. Son responsables de los ataques a las sinagogas y otros ataques racistas. También organizaron campos de entrenamiento.

Rinaldo Nazzaro siempre quiso mantener un perfil bajo. No existe ninguna publicación a su nombre, ningún perfil en las redes sociales y ninguna aparición en ningún medio de comunicación. Su nombre aparece en muy pocos lugares, aparte de algunos papeles administrativos. Sin embargo, la información se obtuvo a través de una denuncia y una larga investigación. Nazzaro defendió la idea de los encuentros cara a cara, especialmente durante los campos de entrenamiento.

Un grupo antifascista de Oregón, Eugene Antifa, reveló que la Base estaba preparando un campo de entrenamiento. Afirman que Nazzaro había comprado tierras con ese propósito. La alerta siguió a una revelación de las discusiones internas del grupo. Como resultado, la policía y los medios de comunicación se interesaron en el caso. El comprador de la tierra, sin embargo, trató de ocultar su identidad por diversos medios. Sin embargo, una de las direcciones dadas pertenecía a un socio cercano de Nazzaro. Para muchos neonazis, el hombre es en realidad un policía infiltrado o un espía. Su trabajo estaba destinado a sacar a sus colegas de las sombras.

(*) https://www.bbc.com/news/world-51236915

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: