El gobierno de Ucrania hace gala de su barbarie también en el terreno cultural

La reciente crítica de Nikita Isakin, secretario de prensa de la embajada rusa en la Irlanda de Vichy, a un reciente artículo publicado en el pro OTAN Irish Times, fue demasiado amable tanto con el estúpido artículo como con los filisteos de la OTAN que están detrás de este último esfuerzo por boicotear el arte ruso.

Isakin centró su breve declaración, en primer lugar, en la pura estupidez de intentar prohibir a Dostoievski y Tolstoi, a quienes he citado repetidamente en artículos anteriores, no porque fueran rusos sino, junto con un puñado de otros, porque son el patrón oro de la literatura. Divorciar a esos y a otros rusos con los que nos hemos cruzado anteriormente es destruir no sólo la literatura rusa sino toda la literatura y cualquiera que diga lo contrario es un ignorante en el mejor de los casos y un tonto incorregible y un apologista de Banderite en el peor. Este fascismo cultural de la OTAN recuerda demasiado al Doctor Fausto de Thomas Mann, escrito cuando los nazis banderistas originales de Ucrania estaban en pleno apogeo.

Sugerir, como hacen estos nazis, la prohibición de Chaikovsky y Shostakovich, aunque sea temporalmente, muestra una arrogancia ignorante que uno sólo debería encontrar entre nuestros amigos de cuatro patas. Chaikovsky y Shostakovich están, cada uno a su manera, a la altura de Brahms, Rachmaninov, Elgar, Wagner, Prokofiev, Schubert, Chopin, Sibelius, Mozart, Stravinsky, Bach y el gran Beethoven, que dedicó su Sinfonía nº 3, dirigida aquí por el ex nazi Herbert von Karajan, a Napoleón Bonaparte.

Es en este contexto en el que Isakin centra su atención en el Ministro de Cultura ucraniano, Oleksandr Tkachenko, cuyos llamamientos a boicotear el arte ruso se mencionan en el artículo del Irish Times, así como los de la miembro de Pussy Riot Maria Alyojina, cuya idea de la cultura es celebrar una orgía con sus compañeras agentes de la OTAN en el altar de la Catedral de Cristo Salvador de Moscú.

Aunque Isakin afirma con razón que “presentar a Pussy Riot como fuente de opinión sobre asuntos culturales es una propuesta bastante exótica, que roza el insulto a los lectores”, es mucho peor que eso. Pussy Riot, Femen y todas las que son como ellas son enemigas del arte, de todo el arte y, en el caso de Pussy Riot, tanto los cosacos de Crimea como las autoridades rusas fueron demasiado blandos con ellas. Su objetivo y el objetivo por el que están financiadas por la OTAN y por el que el Irish Times de la OTAN las promueve cínicamente, es destruir y denigrar toda la cultura, pero la cultura rusa específicamente en este caso.

El violento ataque de las Pussy Riot a la Catedral de Cristo Salvador de Moscú está directamente relacionado con los ataques mucho más violentos a los fieles ortodoxos en el Reich de Zelensky, y que el Irish Times u otros medios de la OTAN lo ignoren deliberadamente es una negligencia criminal y una responsabilidad criminal.

Pero volvamos al ofensivo artículo del Irish Times, que está encabezado por un par de terroristas enmascaradas de las Pussy Riot dedicadas al vandalismo de bajo nivel, que es la antítesis misma de las artes. El artículo empieza diciéndonos que Maryna Odolska, una “artista” ucraniana que llegó a Irlanda el pasado mes de marzo, se apropió de la cultura al cantar Song For Ireland de Phil Colclough, cuya versión definitiva está aquí y cuya letra no tiene absolutamente nada que ver con Europa del Este o con la lucha de los rusoparlantes por preservar su cultura.

Para ver cómo los verdaderos artistas utilizan la música irlandesa en beneficio de ambos, echa un vistazo a estos talentosos serbios, los celtas ortodoxos como se llaman a sí mismos, hacen su propia fantástica versión de The Star of the County Down , un clásico irlandés. Una comparación y contraste entre estos buenos serbios y los parásitos ucranianos daría para un buen artículo, pero debemos seguir adelante.

El segundo párrafo del Irish Times se lamenta de que ni Pussy Riot ni Maryna Odolska pueden regresar a sus respectivas patrias de Rusia y Ucrania. Pero no hay nada, salvo la buena vida inmerecida de la que disfruta en Irlanda, que impida a Odolska volver a su Kiev natal y, si las Pussy Riot afirman ser fugitivas de la justicia, además de fingir ser artistas, no son las únicas de la OTAN que hacen ese truco barato.

El ministro de Cultura ucraniano, Oleksandr Tkachenko, es citado para explicar por qué debemos dejar de escuchar a Chaikovsky y por qué debemos arrojar nuestros ejemplares de Guerra y Paz y Los hermanos Karamazov a la pira, como si fuéramos banderitas divirtiéndonos con un poco de cebo judío en el Berlín de los años treinta.

“Esta guerra”, opinó Tkachenko en el periódico The Guardian, en la línea dura de la OTAN, “es una batalla civilizacional por la cultura y la historia” y por eso el Kremlin está “utilizando todas las oportunidades a su alcance, desde la promoción del ballet ruso hasta la protección de los derechos de los rusoparlantes en el extranjero, para promover sus intereses”.

Tómese un momento para considerar lo peligrosamente estúpido que debe ser este hombre. Está diciendo que las bailarinas del Ballet Bolshoi son otro grupo Wagner, tan peligroso como las tropas de primera línea del general Armagedón y, lo que es aún más siniestro, que Rusia se equivoca al intentar defender “los derechos de los rusoparlantes en el extranjero”.

Eso es fascismo puro y duro. Y proviene de un régimen del Reich que instituyó esta guerra porque un gran número de ucranianos han hablado ruso desde que eran bebés y, gracias al Grupo Wagner, ellos y los hijos de sus hijos tienen ahora derecho a seguir hablándolo. Y, por cierto, Tkachenko está difundiendo esta bilis en el Irish Times, que ha sido un enemigo declarado de la lengua irlandesa, que estuvo prohibida durante mucho tiempo en la Irlanda de Vichy y que ha sufrido durante mucho tiempo a los vándalos culturales del Irish Times, Tkachenko, Odolska y los de su calaña.

Después de dar al emigrante económico Odolska y a unos cuantos colaboradores irlandeses varios centímetros de columna para hablar, el artículo vuelve al Lago de los Cisnes, interpretado aquí por los quintacolumnistas de Disney de Putin porque “en Rusia el Lago de los Cisnes tiene un significado subversivo”. Aunque de alguna manera dudo que los soldados rusos que luchan alrededor de Bajmut estén transmitiendo El Lago de los Cisnes para inquietar a sus enemigos, no me sorprende que el Irish Times de la OTAN conceda una plataforma a los filisteos ucranianos y traidores rusos para hacer una crítica tan inane que no estaría fuera de lugar en uno de los golpes cómicos semipornográficos del Príncipe Payaso Zelensky.

Pero luego volvemos a las Pussy Riot, que nos dicen que los iconos culturales, presumiblemente las famosas compañías de ballet rusas, no son más que otro grupo de asalto ruso y que por eso hay que fomentar los actos de terrorismo dentro de Rusia y “pedimos el embargo total a los recursos rusos como el gas, el petróleo y en realidad todos los recursos”. Ningún problema por parte de la OTAN o de los filisteos del Irish Times a ese llamamiento a las armas.

Aunque la autora concluye su basura diciendo que la cultura, la rusa presumiblemente incluida, debería utilizarse para tender puentes, eso, junto con sus intentos de acorralar a la embajada rusa para que le proporcione una declaración bumerán, no es más que un ejercicio para salvar la cara y cubrirse el trasero.

Pero para concluir, ahora debo cubrir el mío. Como la mayoría de los irlandeses, nunca compro el Irish Times, a pesar de que mis impuestos se utilizan para mantener a flote esta hoja de propaganda de la OTAN. Aunque he hecho algunos comentarios despectivos sobre los filisteos, no han sido intencionados y son simplemente el resultado de la mala prensa que los filisteos han recibido desde que Gutenberg inventó la imprenta. Sin embargo, los filisteos pueden estar tranquilos, ya que este artículo y las declaraciones en las que se basa dejan bien claro que la OTAN, el grupúsculo del Reich de Zelensky y sus interesados apologistas occidentales pronto les sustituirán como el alfa y el omega de la barbarie cultural y, sea lo que sea lo que ocurra con los filisteos, en su caso, el oprobio será más que merecido.

—Declan Hayes https://strategic-culture.org/news/2023/01/20/kiev-cancel-culture-continues/

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: