El gobierno chino sale al rescate de un sector inmobiliario en quiebra

En varias ocasiones hemos informado de la grave crisis inmobiliaria en China. Dos años después el gobierno ha decidido, finalmente, rescatar a un sector al borde del colapso, que es crucial para la economía del país: aporta una cuarta parte del PIB.

Sin embargo, las ayudas públicas y bancarias tendrán dificultades para compensar la caída de las ventas de viviendas, las quiebras de promotores y el abandono de los edificios en construcción.

El gobierno ha anunciado varias medidas para relanzar el sector: un plan de recuperación a través de infraestructuras para apoyar la construcción, la renovación de determinados barrios de las grandes ciudades, el desarrollo de viviendas sociales…

Otras iniciativas van destinadas a rescatar a los promotores, por ejemplo, comprando sus activos o liberando fondos para ayudar a los necesitados de liquidez, gracias a una “lista blanca” de 50 empresas, públicas y privadas, aprobada por el gobierno.

El anuncio de estas medidas ha tranquilizado a un sector angustiado. Los especuladores han tomado aliento. Las inmobiliarias subieron en bolsa un 7,6 por cien el día después del anuncio. La cotización de algunas, como Sunac, se disparó un 27 por cien.

En fin, es un plan de rescate como cualquier otro. El gobierno ha esperado hasta el último momento para evitar movilizar fondos públicos o imprimir dinero a cambio de nada.

También es una crisis de superproducción como cualquier otra. Las inmobiliarias seguirán quebrando, habrá pérdidas de empleos y una importante desaceleración de la construcción después de casi 30 años de febril especulación, que ha acompañado a un crecimiento económico nunca visto en la historia del capitalismo.

Finalmente, es un plan de ajuste económico: las empresas tendrán que adaptarse a un nuevo ritmo de crecimiento, mucho más débil en los próximos años que en años anteriores.

comentario

  1. Próximamente iré a la RPCh, así que aprovecharé para hablar con la familia de mi esposa, gente enormemente cultivada, para saber qué está pasando.

    Varias apreciaciones:

    1- En la RPCh el único propietario del suelo es, como no puede ser de otra manera, el estado socialista. Lo que se paga en ningún caso es el suelo, sino el trabajo humano socialmente realizado que contiene. No hablo de los materiales porque al ser obtenidos mediante trabajo humano socialmente realizado, sería redundante. Tras unos años ( creo que son 100 ), lo construido en el suelo, pasa a ser propiedad del estado. Recientemente, se ha aprobado una ley según la cual, en caso de fallecimiento sin hijos, la propiedad de lo construido pasa al estado sin más esperas.

    2- Una nación tiene que ir superando etapas en su desarrollo hacia el socialismo, y eso implica aprovechar el impulso que la burguesía pueda aportar con su iniciativa privada sometida en un estado socialista.

    3- La planificación en la RPCh es a más largo plazo, y todos esos barrios inmensos, terminan llenándose de gente. En occidente, esto no es así porque la forma principal y dominante de la economía es la inversión privada de capital. El inversor capitalista precisa completar el ciclo de circulación del capital invertido con la venta para evitar la quiebra. No existe un estado socialista capaz de centralizar recursos de una forma eficiente, a lo sumo el sucedáneo que se le acerca, es la emisión de deuda pública para poner ingentes cantidades de dinero en el bolsillo de los capitalistas para poder emprender inversiones de cierto empaque, pero sin acercarse ni de lejos a los proyectos de inversión en infraestructuras que se traen entre manos en China y Rusia ahora mismo.

    4- En la ideología dominante, se concibe a China como otra economía capitalista, y al ejército ruso como una anti-otan. Eso me trae a la memoria algo que me dijo un señor en Mercamadrid: que yo pensaba que todo el mundo era como yo, pero la verdad es que cada uno es muy diferente y hay de todo por ahí, cada uno es de su padre y de su madre.

Los comentarios están desactivados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo