El gobierno británico elimina más de un millón de datos de las pruebas de coronavirus realizadas hasta la semana pasada

Esta pandemia es una tragicomedia en la que los muertos impiden esbozar una sonrisa. Pero si fuera posible reírse, lo más hilarante serían, sin duda, las cifras, toda esa montaña de datos y curvas diseñadas por y para tontos de remate.

Contar, eso que es lo primero que enseñan a los niños en la guardería, les resulta materialmente imposible a los burócratas de la sanidad pública y epidemiólogos de todos los colores.

Los números cambian casi cada semana. Ahora el gobierno británico acaba de cambiar los suyos, revisando a la baja las cifras de la pandemia. Ya es imposible saber con qué datos porcentajes y promedios quedarnos.

En Londres han borrado de un plumazo más de 1,3 millones de pruebas de coronavirus de los datos oficiales (*) con el pretexto de que se ha producido una doble contabilidad. ¿Doble? Es posible que sea triple, o quizá no. No hay manera de manejarse con los datos. No sabemos si son mejores los anteriores que los nuevos, o si no valen ninguno de los dos.

La noticia llega en un momento en que los informes indican una falta total de confianza en los capitostes del NHS que diseñaron las pruebas de coronavirus.

Las pruebas ya habían sido cuestionadas y ahora la confusión aumenta por momentos.

La burocracia sanitaria ha hecho un ajuste de 1.308.071 en los datos históricos que miden las “pruebas disponibles”, destacando que ha habido casos de recuento por partida doble de los tests de pruebas distribuidos entre el 14 de mayo y el 12 de agosto.

El problema se reconoció por primera vez el 6 de julio, pero los datos incorrectos no se eliminaron hasta el 12 de agosto, en consonancia con las recientes revisiones a la baja del número de muertes atribuidas al coronavirus en Inglaterra y Gales.

La cifra de 1,3 millones abarca las pruebas personales realizadas fuera de los hospitales por empresas comerciales, incluidas, entre otras, las pruebas de hisopado realizadas en asilos y los tests de pruebas caseras autoadministradas que han sido enviadas por correo.

El ministro de Sanidad “en la sombra” Justin Madders ha reconocido que los datos de las pruebas en Reino Unido están “desorganizados”, agregando que la decisión de la semana pasada fue “la última de una larga serie de caóticos fracasos del gobierno en las pruebas”.

(*) https://www.gov.uk/government/publications/coronavirus-covid-19-testing-data-methodology/covid-19-testing-data-methodology-note

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: