El gobierno alemán ignora un peligroso efecto adverso de las vacunas contra el coronavirus

A comienzos de febrero el principal organismo de control de la vacunación del gobierno alemán, el Instituto Paul Ehrlich, publicó un artículo advirtiendo que, en las infecciones por coronavirus, las proteínas puntiagudas del virus causan fusiones celulares con peligrosas complicaciones en diversos órganos.

Las vacunas producen esas mismas proteínas puntiagudas en las células de las personas vacunadas, es decir, también producen fusiones celulares. Las proteínas de superficie del coronavirus pueden fusionar por sí solas las células vecinas, que pueden llegar a formar un grupo de hasta cien células fusionadas y perecer en el proceso.

El equipo de investigación del Instituto Paul Ehrlich, del que también forma parte su director, Klaus Cichutek, envió el artículo a la revista científica iScience el 21 de octubre del año pasado. El 5 de febrero la revista lo aceptó para su publicación. Se titula: “Quantitative Assays Reveal Cell Fusion at Minimal Levels of SARS-CoV-2 Spike Protein and Fusion from Without” (*).

El estudio demuestra que la mera presencia de las proteínas puntiagudas aisladas, sin el cuerpo viral, puede dar lugar a fusiones celulares a gran escala. Este tipo de reacciones se conocen desde hace tiempo, por ejemplo, desde los años 60 con el virus de la enfermedad de Newcastle, o más tarde con los virus del VIH, en los que incluso partes de las envolturas son suficientes para provocar estas fusiones celulares patológicas. El virus del sarampión también se considera responsable de estos agregados celulares inducidos por el virus en el cerebro, y los virus del herpes estimulan las fusiones celulares que contribuyen a los cambios típicos de la piel.

Las vacunas genéticas que se utilizan actualmente programan las células del receptor para que produzcan esas proteínas puntiagudas en todo el organismo. Es imposible predecir en qué órganos ocurre esto. Por lo tanto, es de temer que la fuerte tendencia a las fusiones celulares incontrolables desencadenada por las proteínas puntiagudas pueda provocar graves daños en los tejidos y las correspondientes consecuencias inmunológicas y hematológicas. La destrucción de los tejidos, las microtrombosis y las complicaciones inmunológicas secundarias podrían provocar cuadros clínicos graves y la muerte en un corto período de tiempo.

Es incomprensible que los investigadores del Instituto Paul Ehrlich, que estudiaron y describieron con precisión los peligros de las proteínas puntiagudas, no pensaran en lo que provocan las vacunas genéticas. El Instituto también es responsable de la seguridad de las vacunas modificadas genéticamente que supuestamente producen esas proteínas avanzadas en el cuerpo de los vacunados.

Sin embargo, un riesgo tan evidente de la vacunación ni siquiera se menciona en el documento.

Tampoco se conocen estudios clínicos que observen o excluyan explícitamente dicho riesgo con las vacunas. Entre los efectos secundarios adversos conocidos hasta la fecha, varios podrían explicarse por el efecto de fusión desde el exterior. Parece que se justifica urgentemente una mayor investigación. Las personas vacunadas con efectos secundarios deberían tener derecho a ser examinadas inmediatamente por un organismo independiente. Si no se ha excluido tal riesgo, sería otra razón para detener inmediatamente todas las vacunas genéticas que supuestamente conducen a la producción y expresión intracelular de proteínas de superficie.

El Instituto Paul Ehrlich informa además de que, al menos en el laboratorio, las fusiones celulares podrían reducirse significativamente mediante la administración de anticuerpos monoclonales contra proteínas de superficie. Por cierto, Bill Gates mencionó la producción genética a gran escala de estos anticuerpos monoclonales para el tratamiento masivo en diciembre del año pasado.

Seguramente nadie querría eso: las complicaciones derivadas de las vacunas, que luego habría que tratar de nuevo con costosos anticuerpos monoclonales.

Las vacunas contra el coronavirus no tienen una gran ventaja. De las 19.000 personas vacunadas en el ya de por sí pobre estudio de BioNTech, sólo hubo 154 infecciones menos que de las 19.000 no vacunadas. Por lo tanto, el riesgo absoluto de infección se redujo en menos del 1 por ciento. En la gran mayoría de la población, existe una inmunidad celular cruzada a todo lo que se parezca al coronavirus, incluso sin vacunación. Incluso si la infección por coronavirus se evitara con la vacuna, otros virus se beneficiarían. Sólo conseguirían más espacio. En general, las revisiones críticas también han puesto de manifiesto que la vacunación contra los siempre cambiantes virus respiratorios estacionales aporta pocos beneficios, pero sí importantes riesgos.

(*) https://doi.org/10.1016/j.isci.2021.102170 https://www.pei.de/DE/newsroom/pm/jahr/2021/03-gewebeschaeden-zellfusion-covid-19-rolle-spikeprotein.html

comentarios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: