El espionaje occidental se ha convertido en una herramienta para falsificar la realidad

Larry Johnson, ex analista de la CIA, escribe: “Ya no tengo autorizaciones y no he tenido acceso a las evaluaciones de inteligencia clasificadas. Sin embargo, he oído que la inteligencia final que se suministra a los responsables políticos estadounidenses sigue declarando que Rusia está contra las cuerdas, y que su economía se está desmoronando. Además, los analistas insisten en que los ucranianos están derrotando a los rusos”.

Johnson responde que, a falta de fuentes humanas válidas, “las agencias occidentales dependen hoy casi totalmente de los ‘informes de enlace’ (es decir, de servicios de inteligencia extranjeros ‘amigos’), sin hacer la ‘diligencia debida’ cotejando las discrepancias con otros informes”. En la práctica, esto significa en gran medida que los informes occidentales se limitan a reproducir la línea del departamento de relaciones públicas de Kiev. Sin embargo, existe un gran problema a la hora de contrastar la información de Kiev, como dice Johnson, con los informes de Reino Unido para corroborarla.

La realidad es que la propia información británica también se basa en lo que dice Ucrania. Esto se conoce como un falso colateral, es decir, cuando lo que se utiliza para corroborar y validar procede en realidad de la misma fuente. Se convierte -deliberadamente- en un multiplicador de la propaganda.

Sin embargo, en términos sencillos, todos estos puntos son “pistas falsas”. En pocas palabras, la llamada “inteligencia” occidental ya no es un intento sincero de comprender una realidad compleja, sino que se ha convertido en una herramienta para falsificar una realidad matizada con el fin de manipular la psique rusa hacia un derrotismo colectivo (no sólo con respecto a Ucrania, sino también a la idea de que Rusia debe permanecer como entidad soberana).

Y en la medida en que las “mentiras” se fabrican para acostumbrar al público ruso a una derrota inevitable, la arista opuesta pretende claramente entrenar al público occidental hacia el “pensamiento de grupo” de que la victoria es inevitable. Y que Rusia es un “Imperio del mal no reformado” que amenaza a toda Europa.

La desorientación mental creada durante la pandemia

Esto no es casual. Es intencional. Es sicología de la conducta en acción. La desorientación mental creada durante la pandemia del “covid”, la lluvia constante de análisis de modelos basados en datos, el etiquetado de cualquier crítica al “mensaje uniforme” como desinformación antisocial, permitieron a los gobiernos occidentales persuadir a sus ciudadanos de que el confinamiento era la única respuesta racional al virus. No era cierto, como ahora sabemos, pero el ensayo “piloto” de sicología conductual funcionó mejor, incluso mejor de lo que sus propios arquitectos habían imaginado.

El catedrático de Psicología Clínica Mattias Desmet ha explicado que la desorientación de las masas no se forma en el vacío. Surge, a lo largo de la historia, de una sicosis colectiva que ha seguido un guión predecible:

“Al igual que con el confinamiento, los gobiernos han utilizado la sicología del comportamiento para infundir miedo y aislamiento con el fin de agrupar a grandes grupos de personas en rebaños, donde el desprecio tóxico hacia cualquier contrariedad desplaza todo pensamiento o análisis crítico. Es más cómodo estar dentro del rebaño que fuera. La característica dominante aquí es permanecer leal al grupo, incluso cuando la política funciona mal y sus consecuencias perturban la conciencia de los miembros. La lealtad al grupo se convierte en la forma más elevada de moralidad. Esa lealtad exige que cada miembro evite plantear cuestiones controvertidas, cuestionar argumentos débiles o poner freno a las ilusiones”.

El “pensamiento de grupo” permite que una realidad imaginada por uno mismo se desprenda, se aleje cada vez más de cualquier conexión con la realidad y, a continuación, se convierta en un delirio, siempre recurriendo a animadores afines para su validación y radicalización ampliada.

Así pues, ¡adiós a la inteligencia tradicional! Y bienvenidos a la inteligencia occidental 101: la geopolítica ya no gira en torno a la comprensión de la realidad. Se trata de la instalación del seudorealismo ideológico, que es la instalación universal de un pensamiento de grupo singular, de tal manera que todo el mundo lo vive pasivamente, hasta que es demasiado tarde para cambiar de rumbo.

Superficialmente, esto puede parecer una nueva e inteligente operación sicológica, incluso “guay”. Pero no lo es. Es peligroso. Al trabajar deliberadamente sobre miedos y traumas profundamente arraigados (por ejemplo, la Gran Guerra Patria para los rusos (II Guerra Mundial), despierta un tipo de sufrimiento existencial multigeneracional dentro del inconsciente colectivo -el de la aniquilación total- que es un peligro al que Estados Unidos nunca se ha enfrentado, y hacia el que existe una nula comprensión empática estadounidense.

Tal vez, al resucitar largos recuerdos colectivos de la peste en los países europeos (como Italia), los gobiernos occidentales han descubierto que eran capaces de movilizar a sus ciudadanos en torno a una política de coerción, que de otro modo iría totalmente en contra de sus propios intereses. Pero los países tienen sus propios mitos y costumbres civilizatorias.

Si ése era el propósito (aclimatar a los rusos a la derrota y a la balcanización final), la propaganda occidental no sólo ha fracasado, sino que ha conseguido lo contrario. Los rusos se han unido estrechamente contra una amenaza existencial occidental, y están dispuestos a “ir hasta las últimas consecuencias”, si es necesario, para derrotarla. Dejemos que estas implicaciones calen hondo.

Por otro lado, promover falsamente una imagen de éxito inevitable para Occidente ha aumentado inevitablemente las expectativas de un resultado político que no sólo no es factible, sino que se aleja cada vez más en el lejano horizonte, a medida que estas afirmaciones fantásticas de retrocesos rusos persuaden a los dirigentes europeos de que Rusia puede aceptar un resultado acorde con su falsa realidad construida.

Ahora la tarea es desactivar las informaciones falsas

Otro “gol en propia meta”: Occidente se enfrenta ahora a la tarea de desactivar la mina terrestre de la convicción de su propio electorado de una “victoria” ucraniana, y de la humillación y descomposición rusas. Después vendrá la ira y una mayor desconfianza hacia las élites occidentales. El riesgo existencial sobreviene cuando la gente no cree nada de lo que dicen las élites. Dicho sin rodeos, este recurso a ingeniosas “teorías del empujón” sólo ha conseguido intoxicar la perspectiva del discurso político. Ni Estados Unidos ni Rusia pueden ahora pasar directamente al discurso político puro:

En primer lugar, las partes deben llegar inevitablemente a una asimilación sicológica tácita de dos realidades bastante desconectadas, ahora convertidas en seres palpables y vitales mediante estas técnicas de “inteligencia” sicológica. No habrá aceptación por ninguna de las partes de la validez o corrección moral de la Otra Realidad, pero sus contenidos emotivos deben ser reconocidos psíquicamente -junto con los traumas subyacentes- si se quiere desbloquear la política.

En resumen, es probable que esta exagerada “psyops” occidental alargue perversamente la guerra hasta que los hechos sobre el terreno acaben por acercar las expectativas contrapuestas a lo que puede ser una “nueva posibilidad”. En última instancia, cuando las realidades percibidas no pueden “igualarse” y matizarse, la guerra restriega una u otra de forma más emoliente.

La politización de la inteligencia

La degeneración de la inteligencia occidental no empezó con la reciente “excitación” colectiva ante las posibilidades de la “sicología del empujón”. Los primeros pasos en esta dirección comenzaron con un cambio en el ethos que se remonta a la era Clinton/Thatcher en la que los servicios de inteligencia fueron “neoliberalizados”. Ya no se valoraba el papel de “abogado del diablo”, de llevar las “malas noticias” (es decir, el realismo duro) a los dirigentes políticos pertinentes; en su lugar, lo que se introdujo fue un cambio radical hacia la práctica de la “escuela de negocios”, en la que se encomendaba a los servicios la tarea de “añadir valor” a las políticas gubernamentales existentes, e (incluso) ¡de crear un sistema de “mercado” en la inteligencia!

Los políticos-gestores exigían “buenas noticias”. Y para que “se mantuvieran”, la financiación se vinculó al “valor añadido”, y los administradores expertos en la gestión de la burocracia pasaron a ocupar puestos directivos. Esto marcó el fin de la inteligencia clásica, que siempre fue un arte más que una ciencia.

En resumen, fue el comienzo de la fijación de la inteligencia en torno a las políticas (para añadir valor), en lugar de la función tradicional de dar forma a las políticas para un análisis sólido.

En Estados Unidos la politización de la inteligencia alcanzó su punto álgido con la creación por Dick Cheney de una unidad de inteligencia del Equipo B que le rendía cuentas personalmente. Su objetivo era proporcionar antiinteligencia para combatir los resultados de los servicios de inteligencia. Por supuesto, la iniciativa del Equipo B sacudió la confianza entre los analistas y pasó por alto el trabajo de los cuadros tradicionales, tal y como Cheney pretendía. Tenía una guerra, la de Irak, que justificar.

Pero hubo por separado otros cambios estructurales. En primer lugar, en el año 2000, el narcisismo había empezado a eclipsar el pensamiento estratégico, creando su propio pensamiento de grupo. Occidente no podía quitarse de encima la sensación de ser el centro del Universo (aunque ya no en un sentido racial, sino a través de su despertar a la “política victimista” -que exige interminables compensaciones y resarcimientos- y esos valores despiertos parecieron ungir a Occidente con una renovada “primacía moral” global).

En un cambio paralelo, los neoconservadores estadounidenses se apoyaron en este nuevo universalismo “woke” para cimentar el meme de que “el imperio importa primordialmente”. El corolario tácito de esto, por supuesto, es que los valores originales de la República Americana o de Europa no pueden volver a concebirse y traerse al presente, mientras el pensamiento grupal liberal del imperio los configure como una amenaza para la seguridad occidental. Este enigma y esta lucha constituyen el núcleo de la política estadounidense actual.

La ola de falsedades de los ‘expertos’

Sin embargo, la pregunta sigue siendo cómo puede la inteligencia que se suministra a los responsables políticos de Estados Unidos insistir en que Rusia está implosionando económicamente, y que Ucrania está ganando, en contra de lo que se puede observar fácilmente en los hechos sobre el terreno.

Bueno, no hay problema; los “think tanks” de Washington tienen una gran financiación, muy grande, del Mundo Militar Industrial, con la preponderancia de estos fondos destinados a los neoconservadores, y su insistencia en que Rusia es una pequeña “gasolinera” que se hace pasar por un Estado, y no una potencia a ser tomada en serio.

Las garras de los neoconservadores arañan a cualquiera que contradiga su línea, y los “think tanks” emplean a un ejército de analistas para elaborar informes académicos que sugieren que la industria rusa -en la medida en que existe- está implosionando. Desde el pasado mes de marzo, los expertos militares y económicos occidentales han estado prediciendo como un reloj que Rusia se ha quedado sin misiles, aviones no tripulados, tanques y proyectiles de artillería, y que está gastando su mano de obra lanzando oleadas humanas de tropas sin entrenamiento sobre las líneas de asedio ucranianas.

La lógica es simple, pero de nuevo errónea. Si una OTAN combinada lucha por suministrar proyectiles de artillería, Rusia, con una economía del tamaño de un pequeño Estado de la Unión Europea, lógicamente, debe estar en peor situación. Y si sólo nosotros Estados Unidos amenazamos a China lo suficientemente fuerte como para que no suministre a Rusia, entonces esta última acabará por quedarse sin municiones, y Ucrania, apoyada por la OTAN, ganará.

La lógica entonces es que una guerra prolongada (hasta que se acabe el dinero) debe dar como resultado una Rusia desprovista de municiones, y la Ucrania abastecida por la OTAN ganará.

Este planteamiento es totalmente erróneo debido a las diferencias conceptuales: la historia rusa es la de una Guerra Total que se libra en un largo enfrentamiento “sin cuartel” y sin concesiones contra una fuerza similar abrumadora. Pero lo que es inherente a esta idea es la convicción de que este tipo de guerras se libran a lo largo de los años y sus resultados están condicionados por la capacidad de aumentar la producción militar.

Desde el punto de vista conceptual, Estados Unidos abandonó en la década de 1980 su paradigma militar-industrial de posguerra para trasladar la fabricación a Asia y utilizar líneas de suministro “just-in-time”. Efectivamente, Estados Unidos y Occidente cambiaron en la dirección opuesta hacia la “capacidad de reacción”, mientras que Rusia no lo hizo: mantuvo viva la noción de sostenimiento que había contribuido a salvar a Rusia durante la Gran Guerra Patria.

Entonces, ¿los servicios de inteligencia occidentales volvieron a equivocarse, malinterpretaron la realidad? No, no se equivocaron. Su objetivo era otro. Los pocos que acertaron fueron caricaturizados sin piedad como chiflados para que parecieran absurdos. Y la inteligencia 101 se volvió a concebir como el negacionismo intencionado de todo pensamiento fuera del equipo, mientras que la mayoría de los ciudadanos occidentales vivirían pasivamente abrazados al pensamiento de grupo, hasta que fuera demasiado tarde para que despertaran y cambiaran el peligroso rumbo en el que se habían embarcado sus sociedades.

Por lo tanto, los informes ucranianos no verificados (informes de enlace) que se sirven a los dirigentes occidentales no son un “fallo”, sino una “característica” del nuevo paradigma de inteligencia 101 destinado a confundir y embotar a su electorado.

—https://strategic-culture.org/news/2023/03/06/how-could-western-intelligence-have-got-it-wrong-again-they-didnt-they-had-other-purposes/

comentarios

  1. Probablemente no he entendido correctamente el texto. Pero lo que si que creo entender es que los servicios secretos del lado occidental están siendo manipulados, desinformados, etc. (dentro de su propio ámbito de trabajo) por otro tipo de servicio secreto creado ex profeso para tal fin. La información que se expande para las masas está previamente filtrada por los servicios de prensa. Quizás me atrevería a decir que no hace falta ni que los servicios secretos clásicos pasen «recomendaciones» a las redacciones. Pero la situación concreta de la política internacional, en su forma integral, fluye por todas las cancillerías del mundo de sujeto a sujeto y entre el personal de altas esferas económico, diplomático, político y militar. Es decir, la realidad puede ser escondida por un tiempo, pero no mucho. En cualquier caso, manipulaciones sicológicas de masas son habituales. Algunas verdaderamente enrevesadas.
    Jaon.

  2. «El espionaje occidental se ha convertido en una herramienta para falsificar la realidad». Sin duda algúna.
    Pero también tendríamos que tener en cuenta que el espionaje occidental, sus Servicios de Inteligencia, trabajan, obviamente -en su contínua guerra cognitiva- para montar una realidad que es la que, operativamente, les conviene hacer ver -y expandir- para justificarse a ellos mismos -y ante sus contribuyetes- en sus metas y propósitos, y esto es lo que le transfieren al público, a sus medios de comunicación, a las agencias de noticias. No son tontos, son criminales.
    Tienen muchísima experiencia y toda clase de medios humanos y tecnológicos. La «convicción de su propio electorado de una ‘victoria” ucraniana’, y de ‘la humillación y descomposición rusas'» es sólo lo que le hacen creer a su ‘propio electorado’, de otra forma hubiese sido imposible justificar las centenas de miles de millones de dólares que han ido a Ucrania y a los bolsillos de los oligarcas de turno, tanto en Ucrania como en EUROPUSA.
    Es la GUERRA.
    Es la maquinaria de la MATANZA bajo el eufemismo del complejo militar industrial, el mayor negocio del orbe.
    Asi ha trabajado, trabaja, y trabajará siempre The Empire of Lies. (Nosotros los llamamos Hostis Humani Generis) Y lo que hemos aprendido es a No Creerlos Nunca, siempre van unas jugadas por delante de los otros: su poder de intimidación sigue intacto.
    «No se puede confiar en el imperialismo…ni tantito asi…» https://youtu.be/wgnppt92xDU
    Lo que dice L.J. en el articulo de que «he oído que la inteligencia final que se suministra a los responsables políticos estadounidenses sigue declarando que Rusia está contra las cuerdas, y que su economía se está desmoronando. Además, los analistas insisten en que los ucranianos están derrotando a los rusos».¡ Por favor..! Esto es tan solo de cara a la galería. ¡La Unión de Satrapas Americanos sabe perfectamente qué está pasando!: que cuántos menos ucranianos queden vivos mas fácil se hará el apropiamiento del país.
    «Los BARBAROS los llamaba Arnold Toynbee. No se equivocó!
    Por eso la carnicería sigue viento en popa en The Empire Lies
    https://www.paulcraigroberts.org/2023/04/20/the-empire-of-lies-2/

Los comentarios están desactivados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo