El endeudamiento de la población agobia a Tailandia

En Tailandia hay un 89,3 por cien de hogares sobreendeudados, justo por debajo del récord de más del 90 por cien. Los tailandeses se enfrentan a una serie de condiciones socioeconómicas que empujan a innumerables residentes a actos de desesperación. La pandemia ha exacerbado muchas de estas condiciones.

La acumulación de deuda coincide con la creciente desigualdad de ingresos, el aumento del desempleo juvenil y la imposibilidad de seguir el ritmo del aumento de los precios de la propiedad en las zonas urbanas.

Muchas personas optan por quitarse la vida. Un tailandés intenta suicidarse cada diez minutos. La Organización Mundial de la Salud calcula que en Tailandia se producen 14,4 suicidios por cada 100.000 habitantes, frente a sólo 5,3 en Camboya o 3,2 en Filipinas.

En Nakhom Phanom, un hombre y su hija de siete años se ahogaron tras saltar al río Mekong, en lo que se describió como un asesinato-suicidio. Antes de su muerte, en agosto, su esposa le dejó la custodia exclusiva de sus dos hijas y él había expresado su preocupación por su creciente deuda. En mayo, un taxista, también espoleado por la penuria económica, saltó del puente Rama 7, dejando una carta de desesperación.

En Hat Yai, nueve guías turísticos se suicidaron a causa del cierre de las fronteras por el virus. Los 600 guías restantes llevan más de 18 meses sin ingresos a la espera de una afluencia de turistas extranjeros, sobreviviendo principalmente de las limosnas.

Cuando el suicidio no es una consideración, se emplean otros actos de desesperación. En Ubon Ratchathani, un empleado del gobierno local se ofreció a vender los ojos y los riñones de su familia después de que le confiscaran su casa y sus tierras. Fue garante de la compra de un tractor de 860.000 baht (26.267 dólares) por parte de la esposa de un policía, que no pagó.

Las soluciones al problema de la deuda de los hogares tailandeses no son fáciles ni sencillas. El Banco Central de Tailandia señaló en diciembre de 2020 que gran parte de la carga estaba causada por las tarjetas de crédito y los préstamos personales. En general, hay tres opciones políticas principales para reducir la deuda de los hogares: reestructurar la deuda de los consumidores, cancelar la deuda o introducir nuevos límites de préstamo. Tailandia comenzó a reestructurar su deuda en marzo de 2020, pero la pandemia ha frustrado este intento, provocando graves pérdidas de medios de vida y empujando a más tailandeses a endeudarse.

Los peligros de una elevada deuda en relación con el PIB suponen riesgos adicionales para la estabilidad financiera de Tailandia y, en última instancia, limitan el gasto de los consumidores. La economía de Tailandia no es la misma que la de Corea del Sur, por lo que las soluciones deben basarse únicamente en las mejores prácticas pertinentes. Por ejemplo, Tailandia podría emular un programa de Corea del Sur para aumentar la oferta de créditos a personas de bajos ingresos que son vulnerables en condiciones económicas débiles. Un crédito legítimo podría evitar que los tailandeses tomaran medidas drásticas, como recurrir a los préstamos del mercado negro.

También sería posible una réplica del Fondo Nacional de la Felicidad existente en Corea del Sur, en el que el sector privado y las instituciones financieras públicas reúnen fondos para ayudar a cancelar la deuda de los solicitantes más vulnerables. Lo más importante es que exista un entorno en el que los prestamistas eviten conceder préstamos excesivos en relación con la capacidad de reembolso del prestatario, mientras que los prestatarios se beneficiarían de una mejor educación sobre las implicaciones financieras del crédito al consumo barato.

El único extranjero en el drama surcoreano es Abdul Ali, un trabajador inmigrante pakistaní que recurre al juego cuando se da cuenta de que no puede mantener a su joven familia después de que su jefe le niegue el salario. Los trabajadores migrantes en Corea del Sur, especialmente los agrícolas, se enfrentan a condiciones difíciles.

Reuters informó en diciembre de que 522 trabajadores migrantes tailandeses en Corea del Sur habían muerto desde 2015, algunos por causas desconocidas, otros por problemas de salud, accidentes o suicidio. El problema puede estar relacionado con un sistema de empleo que falla y con el aumento de la demanda de trabajadores extranjeros en una sociedad que envejece rápidamente.

En Tailandia, los trabajadores inmigrantes se enfrentan a condiciones similares o peores. La Red de Migración del Mekong descubrió que nueve de cada diez migrantes del sector agrícola trabajaban en condiciones difíciles durante más de ocho horas al día y recibían un salario muy inferior al mínimo. Aunque muchos han emigrado a Tailandia para enviar dinero a sus familias en el sudeste asiático, esto está resultando difícil en las condiciones actuales.

Antes de la pandemia, los trabajadores inmigrantes en Tailandia eran más de 3 millones y contribuían hasta el 6,6 por cien del PIB, pero la actitud pública hacia ellos ha sido decididamente negativa. La Organización Internacional del Trabajo señaló recientemente que el 53 por cien de los tailandeses encuestados afirmaba que el país no necesitaba inmigrantes poco cualificados y el 40 por cien pensaba que los trabajadores inmigrantes eran una carga para la economía. Convertidos en chivos expiatorios por algunos políticos tailandeses, como el ministro de Salud Pública, Anutin Charnvirakul, los inmigrantes son blanco fácil de la ira pública.

En el deplorable sector pesquero de la economía tailandesa, los emigrantes de Camboya y Myanmar suelen verse obligados a firmar contratos de trabajo que no entienden. La reputación de Tailandia en el sector pesquero es decididamente negativa en lo que respecta al tráfico de personas y a los brutales ataques a los barcos pesqueros. El abuso de los inmigrantes en la industria de la fruta enlatada ha sido bien documentado por el activista británico Andy Hall, que fue procesado por su investigación en nombre de una ONG finlandesa, que describió casos de trabajo infantil, horas extras forzadas y tráfico de personas.

El final de la desesperación para los trabajadores inmigrantes parece aún menos prometedor que para los tailandeses fuertemente endeudados. Aunque la pandemia ha impulsado a muchos emigrantes a regresar a su país, su vuelta a Tailandia en malas condiciones es casi segura, incluso después de que la actividad económica vuelva a la normalidad.

Sean cuales sean las condiciones económicas, Tailandia sigue siendo uno de los principales destinos del sudeste asiático para la mano de obra poco cualificada. Los emigrantes de Camboya también se enfrentan a problemas de deudas, y muchos temen que sus casas puedan ser embargadas si no pagan. Para muchos emigrantes del sudeste asiático, la deuda es a menudo un factor de motivación en su migración, tanto para financiar su migración como para pagar la deuda del hogar.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) está cada vez más preocupada por el endeudamiento de los inmigrantes, especialmente en relación con los servicios financieros. Las instituciones de microfinanciación han ofrecido agresivamente productos financieros como transferencias de dinero, cuentas de ahorro y préstamos de microcrédito a las poblaciones migrantes. La importancia de la deuda para la migración queda expuesta en una encuesta de la OIM de 2016 que muestra que el 41 por cien de los migrantes camboyanos abandonaron su país principalmente por deudas financieras.

A medida que los trabajadores domésticos tailandeses y los trabajadores migrantes entran y salen del país, la deuda es el principal motor de la desesperación. A corto plazo, es probable que las malas condiciones económicas de Tailandia agraven el endeudamiento de los emigrantes, ya que la demanda de mano de obra poco cualificada se atempera mientras el país se recupera del impacto económico de la pandemia. Las soluciones para los tailandeses altamente endeudados también siguen siendo limitadas en el futuro inmediato.

Puede que la pandemia haya aumentado el endeudamiento de los tailandeses y los trabajadores inmigrantes, pero la recuperación no acabará con su desesperación en breve.

—https://southeastasiaglobe.com/debt-thailand-squid-game/

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: