El ejército ha ejecutado 20.000 actuaciones con el pretexto del estado de alarma

La Operación Balmis de las Fuerzas Armadas, iniciada con el pretexto del estado de alarma, ha concluido hoy después de 98 días vigente, con más de 20.000 actuaciones de todo tipo, en las que han participado un total de 188.713 militares.

De las actuaciones encuadradas en la Operación Balmis el Ministerio de Defensa destaca la desinfección de espacios, montaje de hospitales, ayuda a mayores, entre otras.

Ha sido “el mayor esfuerzo militar llevado a cabo en tiempo de paz en España”, una operación que ha quedado desactivada al decaer en la medianoche el estado de alarma, subraya el Ministerio en un comunicado.

Durante estos meses, el Ejército ha prestado apoyo en 2.302 localidades y ha realizado un total de 20.002 intervenciones, entre ellas, 11.061 desinfecciones, 5.301 actuaciones en residencias, otras 3.477 en hospitales o centros de salud y 1.340 en centros sociales

A través de un vídeo de autobombo publicado en su cuenta de Twitter, el Ministerio valora el reto que ha supuesto esta operación para los militares que forman parte del ejército, al demostrar “con su trabajo, esfuerzo y sacrificio el compromiso que mantienen con la sociedad española”.

La grabación muestra algunas de las intervenciones que han desarrollado en estos 98 días, como la limpieza de lugares públicos, el montaje de hospitales de campaña o el reparto de material, junto a imágenes de la labor del personal sanitario, el aplauso de los ciudadanos y el mensaje repetido durante todo este tiempo: “Juntos lo superaremos”.

La Operación Balmis se podría reactivar en 24 ó 48 horas, según aseguró la ministra Margarita Robles, en el caso de que hubiera que repetir la operación con el pretexto de un rebrote.

El Ministerio de Defensa denominó “Balmis” al operativo por el médico Francisco Javier Balmis (1753-1819), un militar que participó en el mantenimiento de Filipinas y otros territorios de ultramar dentro del imperio español  principios del siglo pasado.

comentarios

  1. No parecen creíbles las cifras. El estado burgués español no es sino un estado satélite de EEUU, el verdadero ejército y arsenal está en Rota y Morón. El ejército que podríamos considerar español no es sino una fuerza auxiliar que no debe sobrepasar por mucho los 100.000 efectivos. A esto hay que en cualquier ejército moderno sólo el 10% es el que opera, el 90% restante está haciendo labores de retaguardia ( logística, custodia de bases, mecánicos, funciones administrativas y un largo etc ). Pienso que esto debe de ser como las estadísticas del Metro: se recuentan los viajes efectuados y eso da el número de millones de viajeros en un mes.
    Como fuerza auxiliar enfocada al mantenimiento del orden interno es lógico que hagan simulacros enfocados al mantenimiento del orden público, que es lo que acaban de hacer. Al carecer de portaaviones y tener el parque de vehículos y aviones obsoletos no es una fuerza capaz de emprender acciones punitivas para la defensa de intereses en ultramar, algo que sí pueden hacer Francia, Reino Unido y EEUU, y mucho menos participar en una querra contra un oponente bien equipado y con capacidad industrial y demográfica como para sostener un conflicto a largo plazo ( China, Rusia ), algo que en mi opinión ya le está vedado incluso a EEUU.

  2. En realidad lo que hicieron fue elevar el listón del miedo, la histeria y el pánico. Una desinfección que la propia OMS dijo que era inútil y hasta peligrosa. Una ayuda a mayores que en realidad fueron momentos de ansiedad y estrés al contemplar éstos a militares armados hasta los dientes "invadiendo" las residencias. Y ya lo de los montajes hollywoodienses de hospitales mejor ni hablar, con sus nidos de corrupción incluidos. Una ocasión para sacar a pasear camiones, metralletas y demás artilugios militares.

    1. Estoy de acuerdo contigo. Parece hecho para emitir las imágenes por TV y difundir el miedo, la histeria y el pánico. Si es por higiene, llevar al ejército a echar desinfectante a una residencia no tiene mucho sentido, pues al día siguiente siguen entrando de la calle los proveedores y el personal. Y además para hacer un trabajo que puede hacer un civil asalariado.

    2. No obstante parece cumplir también una función de entrenamiento para un despliegue. Tanto en Italia como en España como en Argentina ha habido un ejercicio de aislar una ciudad entera. En los tres casos han sido zonas obreras periféricas de una concentración urbana. Para hacer el ejercicio, uno basta, para ejercitar el despliegue y para valorar la reacción de la población encerrada. Es bastante lógico este proceder, puesto que las fuerzas de represión de los diferentes estados burgueses son numéricamente insuficientes para contener una revuelta obrera y no digamos una revolución organizada, por ello es muy posible que se vean en la tesitura de tener que decidir dónde concentran fuerza para controlar ( centro urbano, barrios ricos, aeropuerto, centrales eléctricas, autopistas ) y qué sacrifican, y en esa situación tendrían que sacrificar el control efectivo de zonas obreras y reducirlo a acordonarlas.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: