El dirigente de Sendero Luminoso murió en la cárcel por una neumonía tras una huelga de hambre

La causa de la muerte de Abimael Guzmán, dirigente de Sendero Luminoso, fue una neumonía bilateral. La salud de quien fuera jefe del grupo armado Sendero Luminoso estaba deteriorada desde el 19 de julio pasado, cuando la dirección de la cárcel de máxima seguridad construida para él tras su captura en 1992, informó que estaba sometido a seguimiento médico.

Desde el 13 de julio se negaba a comer y fue sometido a diversos exámenes. Debido a una caída de la tensión y a su avanzada edad, 86 años, se determinó evacuarlo a un hospital, a lo que se negó.

El 20 de julio el recluso aceptó su traslado al hospital Naval, cercano a la base naval en la que está el presidio, y el 5 de agosto fue dado de alta y regresado a la cárcel.

La jefa del Instituto Nacional Penitenciario, Susana Silva, indicó que hasta el viernes último el preso fue atendido por un geriatra porque no comía y padecía un decaimiento extremo, por lo que una junta médica lo debía evaluar al día siguiente. Pero amaneció muerto.

El preso, que cumplía 30 años de la cadena perpetua a la que fue condenado, fue encontrado muerto el sábado a las 06:40,hora local, en la cama clínica que ocupaba en el presidio en el que permanecía aislado y era atendido por un geriatra.

La captura en 1992 fue un golpe importante contra Sendero Luminoso, cuya actividad armada decayó desde entonces, minado por las divisiones internas.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: