El desmantelamiento de la URSS (el pescado se pudre empezando por la cabeza)

En Rusia los historiadores comienzan a analizar la caída de la URSS y cuestionan la interpretación que acompañó a lo que ahora se define como “Golpe de Estado antisoviético”. Las primeras reflexiones destacan el papel de Gorbachov y una “nomenklatura” que ejercieron de agentes del imperialismo, así como los factores económicos y de gestión que favorecieron la aparición de cierto tipo de cuadros.

Uno de esos historiadores es Yevgeny Spitsyn, al que ha entrevistado Viktor Kojemyako para la revista Pravda.

Hoy volvemos a recordar los acontecimientos de hace 30 años, que fueron fatales para la primera potencia socialista del mundo. Y una de las preguntas más importantes en la mente de muchos es si el golpe antisoviético y anticomunista que tuvo lugar en 1991 era inevitable.

La actitud inicial del régimen burgués que llegó al poder fue proclamar la inviabilidad del sistema socialista, que estaba, por así decirlo, condenado, y cuyo fin inminente estaba, en su opinión, predeterminado. Esto es lo que nos dice constantemente la propaganda oficial actual. Pero, ¿hasta qué punto estos argumentos se corresponden con la realidad?

— Si recuerdas, Evgeny Yurievich, la primera vez que discutimos el tema del socialismo en nuestro país fue hace unos cuatro años, cuando hablamos del centenario de la Gran Revolución de Octubre. Prometí volver sobre este tema más de una vez, y ahora, en vísperas del aniversario del ‘Agosto Negro’, tengo una razón para ello. ¿La derrota del socialismo estaba realmente predeterminada históricamente?

— ¡No, en absoluto! Lo digo con toda firmeza, basándome en los hechos. Sin embargo, al mismo tiempo, insisto firmemente en que la Unión Soviética necesitaba reformas, especialmente económicas. Su necesidad no apareció de repente en 1991, sino mucho antes, en los años 60 y 70 del siglo pasado.

Sin embargo, me gustaría hacer una reserva muy importante aquí. Estas reformas no fueron dictadas por la crisis del sistema socialista, como se suele presentar hoy, sino por la crisis estructural de la economía soviética.

— Esta es una gran diferencia, en mi opinión.

— Por supuesto. Y fue nada menos que uno de los economistas más eminentes del mundo, el premio Nobel y nuestro compatriota Vasili Leontiev, quien llamó seriamente la atención sobre este punto. Fue invitado especialmente a la Unión Soviética para evaluar el estado de la economía socialista y dar un asesoramiento competente.

— ¿En qué año fue esto?

— Era ya 1987, cuando Gorbachov, bajo la bandera de la perestroika, comenzó su gran demolición general. Creo que Leontiev fue invitado con la esperanza de que aprobara y apoyara los cambios en la dirección capitalista.

— ¿Y qué dijo al respecto?

— En resumen, su reacción fue: “¿Qué estás haciendo? Tienes un sistema que funciona muy bien y no necesitas cambiarlo. Su principal problema es la estructura de su economía”.

— ¿Podrías explicarlo, por favor?

— La estructura implica prioridades de desarrollo económico por sectores. Tradicionalmente, las prioridades de la economía soviética eran el complejo militar-industrial, la construcción y la agricultura. En otras palabras, se trataba de redistribuir los fondos entre los sectores, cambiar la estructura de la economía para, por ejemplo, desarrollar más el mercado de consumo, etc.

— ¿Y qué es precisamente lo que indica una crisis estructural?

— La disminución de la tasa de crecimiento de la producción. Esta tasa fue muy alta durante el cuarto y quinto quinquenio 1946-1955 y los pocos años siguientes. Fue entonces cuando las “fantasías” de Jruschov, que no perseguían tanto objetivos económicos como políticos, empezaron a surtir efecto. La búsqueda de una solución efectiva al estancamiento de algunas ramas vitales de la economía se pospuso hasta mediados de los años ochenta.

Se podría decir: es como si nunca hubiera habido un Stalin. En consecuencia, muchas de las transformaciones que había emprendido con cierto retraso antes de la guerra y que reanudó después de ella quedaron bloqueadas. Esto se revela de forma bastante convincente en los trabajos de economistas tan eminentes como Grigory Janin y Rem Belusov.

— Sin embargo, Leontiev no atribuye la desaceleración de la economía soviética al sistema socialista. Este es el punto más importante, ¿no?

— ¡Exactamente! Como mínimo, Leontiev no es rival para un titán del pensamiento económico como Chubais.

— O Yegor Gaidar. Junto con los otros ‘Chicago boys’, fueron los ‘capataces’ directos de la transformación de la economía socialista en capitalista.

— Sí, la idea de que el sistema socialista es insostenible y, por tanto, está condenado como utopía, está muy extendida ahora. Básicamente, ¡viva el capitalismo, que nos trae sus beneficios!

— ¿Y cómo ve usted este famoso capitalismo?

— Como un fenómeno completamente artificial. Por eso se planificó, preparó y ejecutó el golpe de Yeltsin, y la perestroika de Gorbachov fue el prólogo.

Ya se ha dicho y escrito mucho sobre cómo ocurrió todo. Por ello, hoy sólo destacaré algunos de los resortes cuya acción insidiosa aún no es muy evidente en la conciencia de las masas. Sin embargo, fueron éstos los que empezaron a socavar los cimientos del socialismo, conduciendo a la catástrofe final.

— Nuestros lectores, por supuesto, tendrán curiosidad por los hechos concretos…

— Por ejemplo, la abolición del monopolio estatal del comercio exterior, que tuvo lugar poco después de que Gorbachov llegara al poder. ¿Causó mucho revuelo? ¿Hubo alguna oposición seria? No, no lo había. En su momento, en 1987, pasó casi desapercibido.

Sin embargo, vale la pena recordar aquí la vehemencia con que Lenin se opuso a tal medida en sus últimos meses. ¿Y por qué? Comprendió la amenaza que supondría para la existencia misma del socialismo. Y no lo permitió, logró convencer a sus compañeros de armas.

— ¿Así que Gorbachov descuidó la lección de Lenin?

— No sólo eso, ¡ese es el problema! En general, la destrucción del socialismo y el colapso del gran país soviético fueron en gran medida el resultado del hecho de que los dirigentes de la URSS dejaron de basarse verdaderamente en la experiencia de Lenin y Stalin.

— ¿Incluso antes de Gorbachov?

— Ciertamente. Sabemos el daño que hizo Jruschov con su supuesta lucha contra el “culto a la personalidad” y sus temerarias “reformas”. Pero incluso Brezhnev, volviendo al sentido común, fue incapaz de restaurar el modelo estalinista de trabajo con cuadros, que dependía esencialmente de la calidad de la gestión.

— ¿Qué quiere decir con esto?

— Recordemos cómo se hacían los nombramientos de dirigentes bajo Stalin. Una persona con educación superior, si era un especialista inteligente y prometedor, era enviado a la producción. Allí tenía que demostrar plenamente no sólo sus conocimientos, sino también su capacidad de organización y de dirigir a los demás. Y si se confirmaba esa capacidad, no se le mantendría en un puesto subordinado durante mucho tiempo, sino que se le daría un trabajo de mayor responsabilidad y envergadura lo antes posible. Así es como se hacían los ascensos a la cima, según los méritos.

— ¿A la cima?

— Es precisamente de los comisarios del pueblo de Stalin, es decir, de los futuros ministros, de los que me gustaría hablar en particular. ¿Quiénes eran antes de la guerra? Por regla general, las personas que habían recibido una educación superior en la primera mitad de los años treinta. Sólo tenían 30 ó 35 años. Recuerda: Baibakov, Malyshev, Tevosyan, Lomako, Kosyguin, Ustinov… Y así sucesivamente.

Soportaron la enorme carga de la guerra y la recuperación de la economía en la posguerra. Porque cada uno de ellos combinaba juventud, experiencia y eficacia.

— Stalin daba especial importancia a los jefes de la industria, ¿no es así?

— Sí, y destacó que era el trabajo más duro y “varonil” que requería la fuerza de los jóvenes. Llegó a decirles a Molotov y a Mikoyan, que tenían cincuenta años, que ya eran demasiado viejos y que no eran adecuados para este trabajo. ¿Qué le habría dicho a Slavsky, por ejemplo, que se convirtió en ministro en 1965, pero dejó el cargo cuando ya tenía 88 años?

— La falta de la necesaria rotación de personal, tanto económica como de partido, ha dado lugar a todo tipo de prácticas, nepotismo, clientelismo, etc.

— Además, no podemos cerrar los ojos ante la corrupción muy real de algunos dirigentes, que ha penetrado hasta el más alto nivel del aparato del Partido. Bajo Stalin, el carácter moral del comunista era de suma importancia. Por eso Dmitri Trofimovich Chepilov se quedó tan sorprendido cuando visitó a Ilichev, que bajo el mandato de Jruschov iba a dirigir la Comisión Ideológica del Comité Central del PCUS, es decir, a convertirse en el ideólogo principal del partido.

Así, en sus memorias, Chepilov escribe que quedó asombrado no sólo por la colección de cuadros de artistas occidentales que le mostró su anfitrión, sino también por los comentarios de Ilyichev. Ilyichev le explicó básicamente que se trataba de una inversión inestimable. Y aquí Chepilov reflexiona sobre el aburguesamiento de los cuadros del partido, que, tal como lo entendemos hoy, desempeñó un papel colosal en la tragedia de 1991-1993.

— ¿Querían vivir con lujo a costa del trabajo de los demás, sin verse obligados a esconderse?

— Hoy en día esto se reconoce abiertamente. Antes, la propiedad y el consumismo se enmascaraban simplemente con fuertes eslóganes sobre la lucha por la democracia. Por supuesto, el modo de vida socialista, el régimen soviético y la disciplina del partido frenaron las aspiraciones depredadoras de muchos. Querían deshacerse de todo esto y así se aceleró el declive de los cuadros del partido.

— ¿Qué cree que ha contribuido a ello?

— En primer lugar, lo explico por el hecho de que en 1956 Jruschov, con su informe sobre el “culto a la personalidad”, creó desorden y confusión en la situación ideológica del Partido. La segunda circunstancia importante ligada a la primera es la creación de la revista internacional “Problemas de la Paz y el Socialismo” (*) en 1958.

— ¿Le das tanta importancia?

— Sí, y con razón.

— Pero bajo Stalin, había una revista internacional, ‘Por la paz duradera, por la democracia popular’. Este periódico se publicó en Bucarest y la revista en Praga…

— ¡Son ediciones muy diferentes! El hecho es que, bajo Stalin, el consejo de redacción de la revista internacional estaba compuesto por representantes de los partidos comunistas gobernantes en los países socialistas. Mientras que el consejo de redacción de Problemas de la Paz y el Socialismo, de forma paritaria, incluía también a representantes de los principales partidos comunistas de los países capitalistas, especialmente de Francia e Italia, lo que influyó mucho en la política de la revista.

Tras el XX Congreso del PCUS, estos partidos comenzaron a promover activamente las ideas del llamado eurocomunismo. Se convirtieron entonces en el principal instrumento para la descomposición de la burocracia de nuestro partido. De hecho, más de la mitad del personal del Comité Central del PCUS pasó por la redacción de Problemas de la Paz y el Socialismo.

— ¿Es realmente tan importante?

— Sí, incluyendo a casi todo el personal de los dos departamentos internacionales del Comité Central, que estaban dirigidos por Yuri Andropov y Boris Ponomarev. Se convirtieron en mencheviques en lugar de bolcheviques—leninistas tras ser infectados por este mismo «eurocomunismo». Se llegó a tal extremo que Brezhnev, que era un hombre con suficiente discernimiento, los llamó en broma «mis socialdemócratas». Justo en el clavo, digo yo.

— ¿Qué eran esos ‘socialdemócratas’?

— Debo decir que conocí personalmente a algunos de ellos. Por ejemplo, Fyodor Burlatsky, que trabajó para nosotros en Pravda y luego fue redactor jefe de Literaturnaya Gazeta después de 1991. Por cierto, este personaje tan escurridizo fue despedido de Pravda por flagrantes violaciones de la disciplina editorial pero, para nuestra sorpresa, se encontró de repente en la cima.

El término “escurridizo” está bien definido. Se puede ver en su escritura. Sin embargo, todos se parecen en este sentido, ya que hubo un tiempo en que tuvieron que contorsionarse y esquivar para ocultar sus verdaderos rostros. Pero durante la perestroika de Gorbachov, todos ellos se unieron a la cohorte de traidores a su partido, contribuyendo activamente a su destrucción: los mismos Burlatsky, Bovin, Shishlin, Chernyaev, Tsipko y otros.

— ¿Podría ser más específico sobre lo que era serio en la broma sobre ‘mis socialdemócratas’?

— Lo he dicho antes: eran mencheviques. ¿Cómo los definió Lenin en su época? Un partido pequeñoburgués al servicio del gran capital. Y lo que es más importante, fueron ellos los que reclamaron la dirección del Partido y del país no a Romanov, Grishin o Shcherbitsky, sino a Micha Gorbachov. Se convirtió objetivamente en el portavoz de la posición de esta podrida nomenclatura del partido en el aparato del Comité Central.

— A juzgar por la pequeña frase que citaste de Brezhnev, él percibió algo en esta gente.

— Por supuesto, pero no obstaculizó sus planes, no los detuvo y no los despidió.

— ¿Y por qué no lo hizo?

— Pensó e incluso dijo que había una especie de acompañante suyo en la persona de Mijail Souslov. Pero no tuvo en cuenta que Souslov no era inmortal, y a principios de 1982 desapareció.

Es revelador que cuando los chicos se enteraron de su muerte, se pusieron a bailar. Pero cuando Andropov llegó al poder -que estaba ideológicamente en desacuerdo con ellos- esta noticia fue recibida con un júbilo aún mayor. Y ojo, todos ellos hablaron de Andropov en sus memorias en un tono admirativo.

— ¿Significa esto que no tiene ninguna duda sobre su afinidad ideológica con Andropov o incluso su consanguinidad?

— No. Hay diferentes argumentos para ello. Citaré sólo uno: se trata del famoso artículo de Andropov, publicado en mayo de 1983 en las páginas de la revista comunista.

— ¿Dónde dijo que no conocemos la sociedad en la que vivimos?

— Exactamente. Pero ahora quiero hablar de otra tesis, que no es menos importante para el tema que nos ocupa. En ella, Andropov postuló que habrá períodos de flujo y reflujo en nuestro movimiento para construir el socialismo.

Así que resulta: el “período de flujo y reflujo” comenzó con Andropov – Gorbachov. Y en este artículo, el autor parecía dar carta blanca a tal periodo, legitimando el fenómeno esperado y supuestamente natural.

— ¿Con qué fin?

— Para justificar el retroceso del socialismo. Recuerden la oda a la NEP que los citados Burlatsky, Tsipko y los de su calaña cantaron al principio de la «perestroika». De esta manera prepararon un paso atrás del socialismo como sistema, eso es lo principal.

— ¿Y cómo se explica que el hombre del KGB, Andropov, que debía mantener y reforzar la seguridad del Estado, adoptara esa posición?

— Es un profundo error pensar que Andropov era un hombre del KGB. Simplemente desempeñó, en un momento dado, como presidente del KGB el papel de una especie de supervisor de los servicios de seguridad. Pero era, como se dice, un trabajador del Partido hasta los huesos. Empezó con Otto Kuusinen, miembro activo de la Comintern, que se convirtió en su papa político. Y cuando Andropov regresó al aparato del Comité Central desde Hungría en 1957, fue Kuusinen quien convenció a Jrushchov de crear un segundo departamento internacional “bajo sus órdenes”.

— De hecho, ya había uno.

— Como secretario del Comité Central, Souslov lo supervisaba y Ponomarev lo dirigía. Este departamento siguió encargándose de las relaciones con los partidos comunistas de los países burgueses, mientras que el nuevo departamento debía ocuparse de los problemas de los países socialistas.

— Richard Ivanovich Kosolapov me dijo más de una vez que Kuusinen era un personaje complicado y algo dudoso. ¿También se lo transmitieron a Andropov?

— Creo que sí.

— ¿Sigue viéndolo como el precursor de Gorbachov?

— Sus acciones deben considerarse con especial atención en el contexto del periodo de distensión que se inició a finales o incluso mediados de la década de 1960. Y el punto principal para nuestros oponentes en la escena internacional lo hizo entonces Henry Kissinger. Argumentó que, en las circunstancias actuales, era imposible tomar la Unión Soviética desde el exterior. La guerra también es imposible, porque el mundo entero arderá en fuego nuclear. Por lo tanto, el país líder del socialismo debe ser desarmado más activamente desde dentro, incluso mediante la acción intensiva de los agentes de influencia.

— En general, en la política de distensión, cada parte tenía su propio interés, perseguía sus propios objetivos…

— Por supuesto. En el plano ideológico, entre otras cosas, nuestros adversarios apuestan por la convergencia, es decir, desde su punto de vista, por la posible combinación de socialismo y capitalismo en la Unión Soviética. Recuerdan que el académico Sajarov escribió y habló mucho sobre la convergencia, fue propagada intensamente por otros partidarios de la transición de la URSS al capitalismo.

Sí, la distensión ocultaba una insidiosa agenda occidental.

— Recuérdame cómo evolucionaron las relaciones de la Unión Soviética con los principales países del mundo capitalista durante la distensión.

— En primer lugar, quiero señalar que al principio de la distensión, que comenzó en los años 60, no nos relacionamos con los estadounidenses, sino con los europeos. Y muy importante en este sentido fue la visita de De Gaulle a Moscú en 1966.

El día anterior, había realizado una serie de movimientos y declaraciones de alto nivel que reflejaban la actitud de los europeos (en particular, los franceses) ante el dominio de Estados Unidos en el sistema occidental. Como, por ejemplo, la retirada de Francia de las estructuras militares de la OTAN.

— ¿Y cuál era el objetivo?

— Uno de los objetivos de De Gaulle era precisamente obtener una respuesta de Moscú. Lo consiguió. De ahí su famosa fórmula sobre Europa desde el Atlántico hasta los Urales, que proclamó por primera vez estando en la capital soviética.

— ¿Una visita muy simbólica?

— Y al mismo tiempo, la nueva política de Willy Brandt en Alemania Occidental iba tomando forma. No fue en 1969, cuando se convirtió en Canciller, cuando lanzó esta política, sino dos años antes, cuando la coalición de partidos de Alemania Occidental llegó al poder y Brandt se convirtió en Ministro de Asuntos Exteriores. Debo añadir que hay un nuevo presidente en los Estados Unidos, Nixon, y esto también suscita algunas esperanzas para el liderazgo de nuestro país.

— ¿En qué se basaban estas esperanzas?

— Se sugirió a Brezhnev que si la Unión Soviética podía llegar a un acuerdo sobre las principales cuestiones con Francia, de la que Pompidou se había convertido en presidente, y con Alemania y Estados Unidos, determinarían juntos, como los «Tres Grandes» durante la Segunda Guerra Mundial, el destino del mundo.

— ¿Y se dejó convencer Brezhnev?

— Le gustaba la perspectiva. Por desgracia, no fue así: todo se vino abajo en 1974. Ese año, Pompidou murió, Brandt dimitió y luego Nixon. A finales de ese año, a su regreso de una reunión con el presidente estadounidense Ford en Vladivostok, Brezhnev sufrió un ataque asténico en Mongolia, que marcó el límite de su actividad política y el comienzo de una grave enfermedad.

— Pero, ¿cuál fue el efecto de los acuerdos alcanzados?

— Sí, es cierto. Sobre el desarme, la creación de confianza y seguridad, etc. Y así, en el marco de estos acuerdos, surgieron inevitablemente ciertos problemas humanitarios, y empezamos a buscar formas de resolverlos. Me gustaría centrarme en un hecho que tuvo consecuencias tangibles. Se trata de la creación de una sucursal del Instituto de Análisis de Sistemas de Viena en Moscú. Estaba dirigido por el académico German Guvishiani.

— Es una personalidad muy conocida. Se decía que era el yerno de Kosygin…

— En este caso, esto no es importante en absoluto. Lo que es más importante es que era hijo de un miembro de alto rango del servicio de seguridad soviético, que llegó a ser general bajo Beria. Y a través de él, Guishiani se acercó a otra figura importante de la misma dirección: Evgeny Pitovranov. Este último, como teniente general, fue viceministro del servicio de seguridad en la época de Abakumov, Ignatiev y Beria.

El punto principal es este. Para Andropov, cuando se encontró en el sistema del KGB, fue este Pitovranov quien actuó como una especie de guía. También se convirtió en una inspiración ideológica para las discusiones tácitas entre los representantes de los servicios occidentales y nuestros servicios especiales.

— ¿Se llevaron a cabo tales negociaciones?

— Sí, lo hicieron. En línea con la misma distensión. Las propuestas de nuestros oponentes fueron las siguientes. La Unión Soviética pasa a formar parte del conjunto y tiene un lugar propio en la política y la economía mundiales, si converge con el sistema occidental.

— ¿Y cómo reaccionó Andropov?

— Parece que cayó en esa trampa.

— Guishiani y su rama del Instituto de Viena también estaban incluidos en este proceso que se había iniciado, ¿no es así?

— Muy activamente. Por eso he elegido el Instituto de Análisis de Sistemas para ilustrar lo que ocurría entre bastidores en aquella época. De hecho, todos los principales actores de las reformas de Gaidar estaban allí: el propio Gaidar, Chubais, Aven y otros. Además, el KGB también supervisó el infame seminario de la “Colina de la Serpiente”, cerca de Leningrado, donde las mismas personas fueron supervisadas directamente nada menos que por el general traidor Oleg Kaluguin.

— ¿Se trata de un seminario permanente?

— Sí, estuvo en funcionamiento durante bastante tiempo.

— Bueno, que me aspen. Has dicho ‘infame’ pero es la primera vez que lo oigo.

— Por desgracia, ha salido mucho a la luz, pero por razones comprensibles, como dicen, era “ampliamente conocido en círculos reducidos”. Ahora es el momento de explorarlo más profundamente y sacarlo a la luz, que es en lo que pretendo centrarme en mi nuevo libro.

Pravda, núm. 87, 13-16 de agosto de 2021 https://gazeta—pravda.ru/issue/87—31147—1316—avgusta—2021—goda/o—nekotorykh—pruzhinakh—antisovetskogo—perevorota/

(*) El nombre en castellano era “Revista Internacional” y en inglés “World Marxist Review” (https://en.wikipedia.org/wiki/Problems_of_Peace_and_Socialism)

comentario

  1. Por si tenéis a bien publicarlo.
    Está –como veis– en inglés
    Fue un artículo que publiqué
    cuándo viviamos en Hawaii, en Kailua-Kona, Big Island

    West Hawaii Today,
    Friday, May 1, 1992

    «The fall of socialism was the result of social manipulation»

    By Manuel Cidoncha
    Kailua-Kona

    The so-called «fall of communism» in the Soviet Union (S.U.) has been one of the most important historical turning point of this century; and at the same time it has been also the most incredible social manipulation, what the ‘newspeak’ call: «historical engineering.»

    After the triumph of the Soviet peo­ple over the slave capitalist state of the Tsar, international capitalism trembled to death. «The security of .the United States» (U.S.) was therefore «in danger.»

    Woodrow Wilson «and his allies saw their actions in a defen­sive rather than in an offensive con­text» when they invaded the S.U. after the Bolshevik revolution.

    When Presi­dent Wilson called for the intervention the New York Times responded by urging that «We drive the Bolshevik! out of Petrograd and Moscow.»

    It took three quarters of a century to drive them from all the country. The «defensive context» was pro­longed, after the failure of the inva­sion, with the Wilson Red Scare in which was demolished labor unions, dissidents, independent politics, free thought and free speech, on the prin­ciple that the state is entitled to pre­vent improper thought and its express­ion.

    As Attorney General Palmer said: «Information showed that communism in this country was an organization of thousands of…filthy aliens.»
    It con­tinues with the incorporation of Nazi war criminals into the U.S. intelli­gence apparatus. The most important of the Nazi-U.S. alliance was the Gehlen organization.

    Reinhard Gehlen was the head of Nazi military intelli­gence on the Eastern Front. Among those eagerly snapped up by U.S. in­telligence were Franz Six and his sub­ordinates, Emil Augsburg, Horst Mahnke and Stanislaw Stankievich (who worked for Radio Free Europe until his retirement), all of them prominent Nazi gangsters who had been involved in horrifying massacres of Jews and others on the Eastern front.

    Six was charged with the re­sponsibility for developing a «secret army» under U.S. auspices in order to be parachuted inio the S.U. to make contact with forces left behind there bv the Nazis.

    In 1949, the CIA initiated a three-year program to establish a network of active resistance movements behind Soviet lines, and U.S. aircraft stripped of identifying marks dropped CIA-trained Ukrainian operatives to join a partisan army, formerly encouraged by Hitler.

    These «defensive» policies was called the «rollback strategy» and was made official in 1950 in National Sec­urity Council (NSC) 68, as intended to «foster the seeds of destruction within the Soviet system» and make possible to «negotiate a settlement with the S.U. or successor state or states.» This «settlement» would come 40 years later under Yeltsin ‘open doors’ policies.

    In February 1951 the main apostle of the ‘cold war,’ C.D. Jackson, was named the president of the «National Committee for a Free Europe» (NCFE); its battle slogan: «To Halt Communism and Save Freedom.»

    For success it was necessary for psycho­logical warfare to appear to be inde­pendent from the government, to seem to represent «the spontaneous convic­tions of millions of freedom loving in­dividuals.»

    Jackson was the leading «balloonatic,» and was delighted by the success of this operation that worked for years with constant danger to the civil aviation of the socialist nations.

    The first balloons was re­leased on Aug. 19, 1951: 11,000 bal­loons carried 13 million leaflets to fortify «the spiritual resistance» until «the day of liberation.»

    In March 1954, the U.S. entered the most Dra­conian subversion policies. NSC 5412 determined that: «In the interest of the world peace and U.S. national sec­urity, the overt foreign activities of the U.S. should be supplemented with covert operations.»

    All «covert opera­tions» were to be executed so that «U.S. responsibility for them is not evident…and if uncovered the U.S. can plausibly disclaim any responsibility for them.»

    This new strategy was a crystal clear attempt to destroy the so­cialist nations and any rational move­ment opposed to the imperialist plun­ders. NSC 5412 ended all pretension about territorial integrity, national sovereignty and international law.

    From now on there would no be fron­tiers and barriers to stop U.S. plutoc­racy. By 1960 the CIA had 15,000 agents in all corners of the planet…

    …Cutting the branches of the tree of Social Justice in Iran, Guatemala, Brazil, Congo, R. Dominicama, In­donesia, Chile, Grenada, Nicaragua. Panama…in order to strangle one day the trunk: Russia: «the source of all problems in the world.»

    On Sept. 15, 1970, in a meeting of the NSC to set a plan to overthrow Allende’s demo­cracy in Chile it is known that the operation was centered in one essential point: «to make Chile’s economy scream.»

    The same plan was going to be applied to S.U. in the next decade with the same success.

    In March 1981, Richard Pipes, a se­nior member of the NSC in charge of Soviet affairs declared:

    «Soviet leaders would have to choose between peace­fully changing their Communist system in the direction followed by the West or go to war.»

    In the reality, what was tinkling under Pipes’s cryptology was nothing else than to try to alarm S.U. and force them to increase their military expenses at the cost of the social needs…»spending them into bankruptcy.»

    In May 1982 an official of the White House had a press con­ference; in the cable that Helen Tho­mas, correspondent of UPI, wrote it was implicit the epicenter of the issue:

    «A Senior House official said that Reagan approved an eight-page NSC document that undertakes a campaign aimed at internal reform in the S.U. He affirmed that it could be called a ‘full court press’ against the S.U.»

    In the same month, and like in a gigan­tic puzzle in which all the loose pieces start to compound a com­prehensive figure, W. Clark, the ad­viser of Reagan in the NSC, declared: «We must force our principal adver­sary, the S.U., to bear the brunt of its economic shortcomings.»
    It was clear by now that the economy of Russia was going to «scream» until death» (Like in Chile).

    One needs to do nothing else that to read the documents of the «National Endowment for Democracy» (NED), the «Free Congress Foundation» (FCF). the RAND Corporation, the Depart­ment of State and the «U.S. Advisory Commission on Public Diplomacy,» to have an idea of the magnitude of the U.S. aggression against the Soviet people.

    The FCF, for instance, founded by Paul Weyrich in 1974 as a cover of the CIA, is a known orga­nization linked to international terror­ism and with a fascist base.

    In 1989, Weyrich and four of his associates went to S.U. and East Europe to in­doctrinate ideologically its ultra-rightwing leaders (today in power) in «electoral and political techniques.»

    The FCF had declared with pride: «We have trained Yeltsin and his group in their efforts to take control of the Russian Republic.»

    Weyrich stated upon his return that his visit to Moscow was «the most in­credible experience of our lives.» The people of the S.U., today, also are having an «incredible experience,» but in this case of hunger, humiliation and despair: the three blessings of the «Free Market.»

    The people of the S.U. have been mortally deceived by U.S. oligarchy through a Russian bourgeoisie class of traitors and lackeys at the service of the Millionaires Club that rules, owns and ruing the Earth and humanity under the «democracy» of their per­sonal greed.

    With the speed of light, before the deceived people had suffi­cient time to react, they have raised the salary of the Army and the police forces, and, by the astronomical in­crease of indispensable foods, the masses have been reduced to expend all their energies in survival in detri­ment — among others basic necessi­ties — of the political consciousness that they need in this essential momentum of their history — our his­tory. And also they are going to dis­mantle the nuclear arsenal and sell it to ‘Wall Street’ in a package includ­ing the entire country.

    These kind of changes at such speed does not have
    any precedent in human history.
    It has been a well-documented flagrant,
    piratical assault by the United States of America,
    not only against the Soviet people,
    but against mankind,
    whose only alterna­tive for survival
    in this endangered planet
    is people before profits:
    the diametrical opposite to capitalism.
    …………………………………………..
    https://sisifocansado.blogspot.com/2012/06/the-so-call-fall-of-soviet-union-was.html

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: