El confinamiento ha sacado a 20.000 alumnos del sistema escolar británico

El confinamiento ha tenido muchos efectos secundarios lamentables, que sólo se conocerán con el paso del tiempo. Uno de ellos es que en Reino Unido han desaparecido 20.000 alumnos de las listas escolares y, lo que es peor, su paradero no está nada claro. Pero hay algo aún más dramático: nadie pregunta por ellos.

A diferencia de España, en Reino Unido la escolarización no es obligatoria. Los padres pueden llevarla a cabo en sus casas o con profesores particulares. Cuando a causa del confinamiento se cerraron las escuelas, había un determinado número de alumnos y cuando se reabrieron faltan 20.000 niños y adolescentes sin que nadie parezca interesarse por su suerte.

Los muertos por el “covid” preocupan mucho, pero la desaparición de niños del sistema escolar no tanto. Cuando Anne Longfield era comisionada para la infancia, investigó el asunto, pero nadie sabe cuántos alumnos se educan en casa. No hay ningún registro. La mejor estimación es de unos 75.000 alumnos, aunque la cifra aumentó casi un 40 por ciento el año pasado a causa del confinamiento.

Los ayuntamientos pueden iniciar una investigación y si sospechan alguna irregularidad, pueden ordenar que el niño vuelva a las aulas. Pero tras el confinamiento hay demasiados casos para investigar.

Se ha producido un crecimiento de las escuelas ilegales. Victor Shafiee, funcionario del Ofsted (Office for Standards in Education), calculó que habría unas dos docenas de escuelas de ese tipo, pero encontró más de 700, algunas de ellas en oficinas ruinosas y sin ventanas. En el último recuento se calcula que hay 340 escuelas fuera del sistema escolar.

Pero no se trata sólo del confinamiento. Los recortes presupuestarios también han sacado a muchos niños del sistema escolar y las consecuencias se verán a largo plazo porque las encuestas realizadas entre los presos muestran que casi dos tercios han sido excluidos de la escuela en algún momento. Dos de cada cinco habían sido expulsados de forma permanente, y esas son las personas con más probabilidades de ser reincidentes.

Hace unas semanas, las autoridades de Oxfordshire publicaron un informe sobre el caso de un joven de 16 años que se había sumergido en el mundo del tráfico de drogas y había sido encontrado muerto en su habitación. Llevaba dos años sin ir a la escuela y había sido reprobado por todos. El informe mencionaba la “importancia primordial del papel de las escuelas para mantener la seguridad de los niños”, lo que se ha olvidado durante el confinamiento.

Dado no se llevan registros, la cifra de 20.000 abandonos escolares desde el confinamiento podría ser errónea. Podría haber muchos más. La cifra procede de una encuesta realizada el pasado mes de octubre, antes del último confinamiento. Nadie sabe cuántos alumnos volvieron a la escuela después de Semana Santa y nadie se preocupa de averiguarlo.

Fraser Nelson https://www.telegraph.co.uk/news/2021/04/22/conspiracy-silence-among-politicians-hidden-victims-lockdown/

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: