El Banco Central Europeo se prepara para que Grecia abandone el euro

El Banco Central Europeo está llevando a cabo preparativos para afrontar la salida de Grecia del euro, incluyendo simulaciones por parte los técnicos del instituto emisor sobre cómo afectaría al resto de países de la eurozona, según una información a la que ha tenido acceso la revista alemana «Der Spiegel».
La revista alemana destaca la fuga de depósitos sufrida por las entidades del país heleno, a pesar de que desde Frankfurt el Banco Central Europeo ha desmentido la imposición de controles de capital en Grecia.
La fuga de depósitos sufrida por los bancos griegos se ha acelerado en los dos últimos días hasta superar los 1.000 millones de euros cuando apenas falta algo más de una semana para que expire el actual plan de asistencia que prestan a Grecia sus socios de la zona euro.
El Fondo Monetario Internacional sostiene que la salida de Grecia de la zona euro sería manejable, después de que los europeos hayan levantado en los últimos años los cortafuegos necesarios para evitar el contagio de la crisis.    
Las absurdas noticias cotidianas acerca de la deuda griega, como la mayor parte de las noticias sobre economía, tienen en común que presentan a los efectos como causas y a las causas como efectos porque es la major manera que encubrir la verdadera situación de bancarrota. Lo que nadie está explicando es lo siguiente:
a) la crisis económica griega ni es económica ni es griega sino que es una crisis del capitalismo, que es un sistema mundial, o sea, imperialista

b) dicha crisis es mucho más que una crisis económica; es también una crisis política internacional que afecta, en particular a la Unión Europea, y que se manifiesta crudamente en sus eslabones más débiles, como Grecia, entre otros

c) dicha crisis tiene consecuencias sobre el capital financiero, cuya bancarrota multiplica la profundidad de la crisis

d) el capital financiero es parte integrante del capitalismo monopolista de Estado; ante el hundimiento del capitalismo el Estado nacionaliza las pérdidas y por lo tanto las deudas que se contraen para pagarlas, como hizo Grecia en 2012, por lo que parece que las deudas privadas son públicas, o sea, que quien debe pargarlas es Grecia, lo cual es falso

e) los prestamistas hacen lo mismo: ante la imposibilidad de cobrar las deudas, las nacionalizan y se comprometen a pagarlas si los deudores no las pagan, lo cual supone asegurar que el capital financiero tendrá beneficios en cualquier caso

f) la intervención de la Unión Europea, además de reforzar el círculo vicioso de la deuda, tiene un efecto enmascarador: compromete a unos Estados respecto a otros (y contra otros) por lo que parece que las responsabilidades son ajenas, exteriores; pero tanto en los deudores (Grecia) como en los acreedores (Alemania, España) no hay más que un responsable de la situación, que es político: los gobiernos respectivos
Las deudas son impagables, tanto las de Grecia como las de los demás países europeos porque la quimera que ha alimentado hasta ahora al capitalismo es eso exactamente: una quimera. Todas las ensoñaciones de la teoría económica burguesa se fundamentan en una concepción cíclica de la crisis, es decir, que nos encontramos en «los malos tiempos», una fase pasajera del ciclo económico.
Pero hace 100 años Lenin demostró que en su etapa imperialista, la crisis forma parte del propio capitalismo, que no puede salir de ahí, salvo mediante la guerra. La famosa «salida a la crisis» consiste en salir del capitalismo, para lo cual es imprescindible la revolución socialista.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: