Deshojando la margarita de las pruebas de coronavirus: ¿positivo, ¿negativo?, ¿los dos?, ¿ninguno?

El gobernador de Ohio, Mike DeWine
El martes el gobernador de Ohio, Mike DeWine, se hizo una prueba rápida de coronavirus para acompañar a Trump en una gira de campaña por el estado. Dio positivo y lo notificó a la Casa Blanca.

El jueves le realizaron una segunda prueba recurriendo a la PCR, considerada como más fiable. El resultado fue negativo. DeWine se realizo ayer una tercera prueba PCR y volvió a dar negativo.

El gobernador convocó una conferencia de prensa para anunciar los resultados contradictorios y su perfil de Facebook se llenó de comentarios jocosos de los usuarios.

“¿Cuántos falsos positivos estamos agregando a la cuenta?”, preguntaba una mujer. “Es increíble. Las vidas de las personas están siendo destruídas en base a posibles resultados de pruebas erróneos”.

Un diputado, Nino Vitale, se sumó a la indignación, describiendo las pruebas como fallidas y la pandemia como sobredimensionada. “Si DeWine puede dar positivo y luego negativo en unas pocas horas, ¿cuántos miles de pruebas son erróneas? Yo diría que TODAS”, escribió.

Vitale dijo que no tenía intención de hacerse ninguna prueba porque “el gobierno y los medios lo están usando para inflar los números e inflar el miedo”.

A la Vicepresidenta del gobierno español, Carmen Calvo, le ocurrió lo mismo que al gobernador de Ohio, pero al revés. Una primera prueba le dio negativo y la siguiente le dio positivo.

Incluso los que defienden que una prueba como PCR detecta el coronavirus, no se ponen de acuerdo sobre su grado de fiabilidad. La mayor parte de ellos no le dan un margen superior a la mitad.

Muchos de los fallos ocurren no por un defecto en el aparato sino porque no se saben utilizar. Otras veces ocurre que al realizar pruebas en masa, los reactivos o incluso los guantes quedan contaminados.

Debido a su escasa fialidad, en China a partir de cierto momento dejaron de hacer PCR y empezaron a diagnosticar con radiología, con TAC.

En la provincia de Almería, donde se anunciaron importantes rebrotes, hubo que repetir las pruebas porque ninguna de ellas era fiable.

En abril un artículo científico publicado en la revista “Mayo Clinic Proceedings” volvió a llamar la atención sobre los errores en las pruebas de coronavirus. Los fallos aumentan a medida que aumenta el número de personas sometidas a la prueba.

“En California, las estimaciones dicen que la tasa de infección por Covid-19 puede superar el 50 por ciento a mediados de mayo. Con una población de 40 millones de personas, 2 millones de resultados falsos negativos se esperarían en California con pruebas exhaustivas. Incluso si solo el 1 por ciento de la población se sometiera a pruebas, se esperarían 20.000 resultados negativos equivocados”, decía el artículo.

Los autores insistían especialmente en los errores con el personal sanitario. “Si la tasa de infección por Covid-19 entre los más de 4 millones de personas que proporcionan atención directa al paciente en Estados Unidos fuera del 10 por ciento, muy por debajo de la mayoría de las predicciones, se esperarían más de 40.000 resultados negativos falsos si todos se hicieran las pruebas”.

No puede extrañar que en Aranda de Duero, donde han vuelto a imponer el confinamiento otra vez, el viernes una manifestación de los vecinos gritara: “¡Falsos tests, falsos positivos!”

comentario

  1. "Aranda de Duero, donde han vuelto a imponer el confinamiento otra vez, el viernes una manifestación de los vecinos gritara: “¡Falsos tests, falsos positivos!” "

    No son imágenes de Aranda, son de Barcelona, en Aranda no han movido un dedo, siguen aplaudiendeo con las orejas la creación de su gueto

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: