China se prepara para soportar las mismas sanciones que han impuesto a Rusia

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar… China se prepara para soportar las mismas sanciones que las potencias occidentales han impuesto a Rusia. Según el Financial Times, el gobierno de Pekín está evaluando el impacto de las inminentes sanciones económicas (*).

El Banco Popular de China y del Ministerio de Finanzas se reunieron el 22 de abril con representantes de bancos nacionales y extranjeros para prepararse. Una provocación o incluso una guerra con Taiwán podría ser esta vez el pretexto.

Si esas previsiones son correctas, ¿por qué China no ha tomado una postura más beligerante en la Guerra de Ucrania? La neutralidad china ha sido meramente retórica, de cara a la galería. Aunque a principios de marzo llegó a enviar ayuda humanitaria a Ucrania, su postura respecto a Rusia no ha cambiado en absoluto. Debido a su asociación estratégica con Moscú, no puede condenar la intervención rusa en Ucrania.

China sabe que es el siguiente de la lista, tanto si hay guerra en Taiwán como si no la hay y lleva años preocupada por la extraterritorialidad que Estados Unidos impone al mundo entero, es decir, que sus leyes no se limitan sólo a su territorio sino a cualquier país del mundo.

El gobierno chino planea proteger los activos del país en el extranjero de unas sanciones estadounidenses similares a las impuestas a Rusia, lo cual supondría un expolio de buena parte de sus reservas estratégicas: 3,2 billones de dólares que podrían sacar de algún apuro al capital financiero internacional… si es que el dólar sigue manteniendo algún valor, lo cual es discutible.

En 2007 Hongbing Song publicó un libro en mandarín titulado “The Currency Wars”, que ha vendido millones de ejemplares en China. Los militantes del Partido Comunista lo han leído y ha influido fuertemente en el pensamiento chino y, sobre todo, en la desconfianza de Pekín hacia las finanzas mundiales, controladas por Estados Unidos.

Los “expertos occidentales” que, como es habitual, no entienden nada del asunto, reconducen el problema a cuestinoes tales como la reducción del crecimiento económico en todo el mundo que supondrían las sanciones y la respuesta china ante las mismas.

Pero lo que está en juego no son los índices de crecimiento económico o la recesión, sino la hegemonía, es decir, la dominación imperialista, cuyo objetivo es excluir a China de los mercados internacionales, del comercio y de las bolsas mundiales.

Drogados por los números, los economistas en occidente se fían de sus propios artificios contables. Creen que los papeles, las acciones o la moneda fiduciaria aún valen algo. En otros países, como en Rusia o en China, cuentan en términos de millones de metros cúbicos de gas, toneladas de trigo o maquinaria.

Por si los “expertos” no se han enterado, el cierre económico impuesto en China con la política de “cero covid” es un anticipo de lo que puede llegar con un bloqueo naval o un embargo de los activos en el extranjero.

(*) https://www.ft.com/content/45d5fcac-3e6d-420a-ac78-4b439e24b5de

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: